////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 30 de noviembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA: DIA 7.

Los Curas en la Opción por los Pobres les respondieron a sus jefes del Episcopado. ¿Qué tiene que ver la navidad con el 7D?
Zaffaroni habla a través de los fallos, y de los medios.
Telefé acata la ley, y la elogia. Clarín cada día más y más solo y más lejos de la ley.
El 7D no pasará nada, no, pero todo habrá terminado, sí.





Día 7

Mañana 

Ni tan locos ni tan solos, los Curas en la Opción por los Pobres también relacionaron el apuro del Episcopado en dar a conocer su crítico documento navideño, con la proximidad del 7D, y no del 24D.
Con la pierna a la altura de los dientes, los Curas por los Pobres emitieron hoy su propio documento marcando largas distancias con la cúpula eclesiástica: “lo menos que podemos decir es que nosotros, que estamos en los barrios, entre la gente, con los pies en el barro, tenemos una mirada muy distinta de la que presenta el documento episcopal”.
Cuando entre bueyes hay cornadas…
Porque tampoco a estos curas les cierra el apuro del Episcopado en dar a conocer el documento navideño, tan luego un mes antes de la navidad: “para la liturgia católica, la Navidad cae siempre el 25 de diciembre (en el calendario unisolar de la liturgia, no ocurre lo mismo con la Pascua) y esta fiesta se prepara con el tiempo de Adviento que comienza recién el próximo domingo, por lo tanto un saludo de Navidad parece más preparativo del 7D, día que la independiente Corte de Justicia fijó para el fin de las cautelares ‘eternas’ contra la plena aplicación de la ley 26.522 votada por el Congreso de la Nación y conocida popularmente como la ley de medios”.


En declaraciones radiales, el juez Zaffaroni, que ayer habló para decir que la Corte hablaba por sus fallos, hoy habló de nuevo para decir que “no hay presiones”, que “los alegatos de oreja son accidentes de la profesión”. “La preocupación no es presión”, dijo, y dijo que los “políticos pasan y los jueces quedan”. Y dijo más: “no hay sanciones arbitrarias a jueces o destituciones arbitrarias, los jueces tienen la garantía de estabilidad".
Aludía, claro, a la nota amplifica ayer por Clarín y firmada por los jueces de la Cámara donde justamente la cautelar del Grupo lleva tres años atascada…
 Más bueyes, más cornadas…

Telefé hizo pública su decisión de adecuarse a la ley antes del 7 de diciembre; en tanto reconoció en ésta no sólo su espíritu democrático, sino que además fomenta la producción de contenido en el país, con medios y técnicos y artistas locales.
Clarín cada día más solo.


Tarde

Se deshilacha el viernes y en sus hilos la semana. De vuelta del domingo, faltarán apenas 4 días para el 7D, cuando nada habrá sucedido, no, pero todo habrá terminado, sí.
Claro que el 8 Clarín, el Grupo, funcionará igual que el 6. Pero ya no será lo mismo.
Poco a poco, pedazo a pedazo, a partir del 7, habrán de entregar (devolver), lo malhabido, el excedente de tantos excesos cometidos durante la dictadura, y consagrados durante los 90 en monopolio monitor de los destinos argentinos. Eso habrá terminado.
Desprendidos como fuera de las más de doscientas licencias que les sobran, con cada una de ellas se irá un brazo de poder, un agente de presión, un cómplice en la mentira, un socio de la fuerza… y así el poder que fueron se irá diluyendo en nuevos medios y otras voces ya menos dispuestas a cubrirlos en sus delitos, en sus atropellos, en sus maniobras… en sus mentiras.
Despedazados por sus propias víctimas, secretos magníficos saldrán a la luz, exconvictos del monopolio no dudarán en cobrarse sus deudas con información calificada y recuerdos explosivos. Y la verdadera historia de Clarín será por fin conocida.
Sus dueños actuales, responsables personales de todo, irán presos, o desfilarán por los tribunales hasta el final con el cencerro en el cuello de los apestados. Imputados por crímenes de lesa humanidad; cómplices del genocidio de principio a fin y aún después; todavía es mucho más que Papel prensa lo que deben aclarar.
El 7D no pasará nada, no. Pero todo este final habrá comenzado. Lento pero sin pausa, día por día, pedazo a pedazo…  
Hasta que por fin ellos también, simplemente, cumplan con la ley como cualquiera.






* * *

jueves, 29 de noviembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA: DIA 8.




Asesores de Videla defienden al Grupo, y a Lanata.
El Episcopado apura la navidad porque el 24 de diciembre viene después del 7, claro.
Jueces unidos culpan al rival por los goles que se comen.
Los habladores de TN ya no encuentran con quién charlar, y en el diario ya se rebelan los lectores. ¿Y si abolimos el 7 y después del 6 amanece el 8? No hay fantasía, no, que resuelva la realidad.  
Vencen los gauchos. Los bárbaros vencen. 








Día 8

Mañana:

Cuando la realidad te abandona, la fantasía no es un refugio, es un desierto de espejismos que la sed agita.
Rechazado el pedido ante la Corte; sofocado con el propio cuerpo el incendio desatado por las denuncias contra periodistas; esparcido el pánico entre sus propias estrellas que ya no saben de qué lado ponerse; Clarín se aferra  a la loca ilusión de un 7 de diciembre inexistente, y que después del 6 amanezca, per saltum, el 8.
Hoy como ayer –y siempre- intentan confundir a los lectores con más y nuevas  interpretaciones del fallo de la Corte en contra de ellos.
Bajo el sintético título –cuando se labura sin ganas las cosas salen así- “Coinciden constitucionalistas en que el fallo de la Corte pone en crisis el 7D”, dan paso a una serie de opiniones que no hacen más que oscurecer mientras aclaran.
Como número atracción nos ofrecen la voz de Félix Loñ, abogado que no hace mucho representó a Jorge Lanata en su épico amparo para librarse del cepo cambiario; pero que mucho antes, en los días de plomo cuando gobernaba el genocida confeso Jorge Rafael Videla, y a pedido de éste, el doctor Loñ integró un equipo de civiles que diseñaría una salida política para el genocida de su jefe.
 . "Loñ integraba un equipo de civiles dentro de la Secretaría General. Entre ellos estaban: Juan Carlos Paulacci, Raúl Castro Olivera, Victorio Sánchez Junoy, Virgilio Loiácono, José María Lladós y Francisco Mezzadri. Asesoraba al régimen de Videla en función de que se pudiera perpetuar bajo disimuladas formas, dando los argumentos constitucionales y políticos, para que la dictadura se prolongara bajo otras formas", consignan María Seoane y Vicente Muleiro en su libro El Dictador.
Allí los “constitucionalistas” de Clarín.
Sorprenden sin embargo los mensajes de los lectores al pie del artículo: tres de cada cuatro están en contra del Grupo.
El agua ya alcanza la cubierta.

Horacio Vertbisky anticipa en Página 12 el documento navideño que el Episcopado católico anticiparía con sospechoso apuro recién por la tarde.
Y es que el 24 viene despuès del 7, que espere Nuestro Señor, habrán dicho los obispos...


Tarde

Clarín.com agita chocho una nota enviada a la Comisión por la independencia de los jueces creada por la Corte Suprema, y firmada por los magistrados integrantes de la Cámara Federal en lo Civil y Comercial que atiende, a la sazón, la cautelar de Clarín.
Se quejan, estos jueces, por las recusaciones constantes, como quien culpa al contrario por los goles que se comen. No dicen por qué los recusan. Ni por qué esa cautelar lleva tres años sin resolverse.
“No hay antecedentes de una cosa así en la historia argentina”, pontifica feliz uno de los habladores vespertinos de TN, que de vez en vez lanzan un galletazo al aire...
Fabricantes de tinieblas, por momentos logran que la cuestión central se pierda de vista: hay una ley, no lo olvidemos, una ley nacional, impulsada por el ejecutivo, sí, pero aprobada por el legislativo en sus dos cámaras (sin mayoría del oficialismo), ratificada por el judicial, y celebrada hasta por las Naciones Unidas; y del otro lado una empresa privada que se resiste a cumplirla sin importarle nada ninguna de todas estas instituciones de la democracia.¿Quiénes se creen?
Y todo eso y lo anterior y más, en defensa de sus exclusivos privilegios económicos de monopolio parido por la dictadura; y bajo la piel de cordero de la “libertad de expresión” y “una justicia independiente”… ¿Qué clase de boludos se creen que somos?...


Con sospechoso apuro en el marco del 7D, El Episcopado católico emitió su documento navideño bajo el tíutlo “Reflexiones de los obispos al acercarse la navidad”.
En líneas generales, ninguna sorpresa.
Niegan su sin embargo ya demostrada complicidad del genocidio, mientras previsiblemente, ataca al actual gobierno, que tanto facilita tales investigaciones… no dice el documento, pero todos lo sabemos.
Con esa prosa palaciega propia de los ámbitos eclesiásticos, los obispos católicos se muestran preocupados por el riesgo de que los argentinos se dividan en “dos bandos irreconciliables”, (y esta vez les toque el más frágil); cuestionan también el “caudillismo” (que la misma Iglesia alentaba en Videla); se rasgan las sotanas por la pobreza (cómo no), por la desocupación (faltaba más); y por fin observan, al cabo de veinte siglos de pedofilia, que “La necesaria preparación para la vida cívica de niños y jóvenes debe excluir la politización prematura y partidista de los alumnos”.

(Relacionar el apuro del documento con el 7D, es una paranoia de éste cronista… y de Vertbisky también).


Noche

Se dispersa el día, no la batalla.
Como el Laprida de Borges, agónico Clarín comprende con las horas que la victoria es de los otros. Vencen los gauchos, los bárbaros vencen.
Convertidos ya en un detergente que ensucia la ropa, se advierte con los días que deserta o se espanta el coro de habladores de ocasión que desfilaba por los medios del Grupo cambiando argumentos favorables por un ratito de pantalla.
Gastada la Carrió hasta su propia caricatura; inútil Cobos por inútil en sí; hundido Shocklender por su propio peso; abrazados por fin a Lanata confundiendo un ancla con un salvavidas, mina que fuiste en otros tiempos… ya nadie va por el bulín.
Perdidos en la propia niebla, de sangre y de sudor bañado el rostro, sus medios  vociferan la nota de los jueces a la Corte, lamentan que Argentina no caiga en el default, sueñan que hunden la Fragata Libertad, gritan los gritos de los obispos… pero cada vez más solos frente a un presente espantoso por la carga del propio pasado.
Por fin se encuentran con su destino sudamericano.




* * *

miércoles, 28 de noviembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA: DÍA 9.

Clarín retira y no su denuncia contra periodistas, pero dice y se desdice mientras hace y se deshace. Van der Koy a pura mentira, Kirchbaun ratifica que rectifica, Inmorales Solá esconde el bosque detrás del árbol, y Zaffaroni hace la gran Pilatos.
Misteriosa resolución de la Corte, le devuelve poder a los jueces despuès de 100 años.
Estrategas de la derrota, la garantizan.
Faltan 9 días.
Nada es para siempre.







Día 9


Mañana:

Ese auténtico duro de leer que es el coronel de Clarín Eduardo Van der Koy, se despachó en la edición de hoy con una columna que pretende quitarle trascendencia al 7D, y que arranca con esta franca mentira tan transparente: “Las consecuencias de pretender jugar siempre a todo o nada están a la vista. Una sobredosis de tensión inconveniente invade a la política por la proximidad del 7D. Se trata del viernes de la próxima semana, fecha que Cristina Fernández estableció como un límite inflexible y caprichoso para aplicar de un sopetón dos artículos de la ley de medios (161 y 45) amparados hasta ese día por una medida cautelar”.
El 7 de diciembre no fue una fecha establecida por “Cristina”, sino por la Corte Suprema de Justicia, como todo el país sabe, incluyendo, creemos, también Van der Koy ¿Por qué entonces dice lo que dice? Por lo mismo que más abajo excusa al Grupo que lo mantiene de las denuncias por incitación a la violencia que hizo contra algunos periodistas, pero se cuida muy bien de condenarlas en forma tajante, para reducirlas apenas a un simple “error político”. “La guerra de nervios cruza todo el escenario, y facilita los errores políticos”. ¿Por qué hace esas cosas Van der Koy? Porque le pagan, exacto, y a él, como a sus amos, le interesan más que nada sus propios negocios, ma´qué libertad de expresión, democracia o compañeros denunciados.
Ya más abajo en la misma columna intenta confundir al lector con su propia confusión, mientras le da algunos consejos al juez que ahora retiene la cautelar para que no se expida nunca.
La Nazión, por supuesto, ni lerdos ni más serenos ante el derrumbe inminente, le encargó la urgencia a su estrella Inmorales Solá, que allí interpreta la decisión de la Corte según la conveniencia de sus dueños, y aunque razonable, y por pasajes sólido, parte sin embargo de una base por completo equivocada: reduce toda la cuestión a una pelea del gobierno contra Clarín, obviando lo central: que hay una ley promulgada por el Congreso hace dos años, ratificada ya por la Corte Suprema, y que es una sola empresa la que no quiere cumplirla. Pretender que “Cristina” o “el kirchnerismo” sacan ventaja de esto, es esconder el bosque detrás del árbol.
Por supuesto las interpretaciones de los diarios más cercanos al gobierno, son otras y más festivas; pero más allá de subjetividades, hubo un hecho que admite aún más y más intrincadas elucubraciones: ayer la Corte, al mismo tiempo que rechazaba el pedido de Clarín, emitía un decreto que autorizaba a cualquier juez a dictar la inconstitucionalidad de oficio de cualquier medida establecida por el poder político.
Hace más de cien años que los jueces no tenían ese poder.
Ayer de lo devolvieron.
Ayer nomás, sí.  
?.



Junto alos delirios de Van der Koy, en la misma edición, Clarín escupe una curiosa solicitada sobre los periodistas que habían o habrían denunciado –eso tampoco lo dejan muy claro-, y en un galimatías que rápido aburre, nos explican que no hicieron lo que hicieron, que lejos de ellos, por favor, denunciar a un periodista apenas por lo que dice o piensa, ¡jamás!, ¿Clarín? Nunca, ja... La idea de la denuncia no era denunciarlos, mucho menos “imputarlos”, qué va, no, apenas se creyó que tales periodistas “podían aportar datos” contra los funcionarios también denunciados… “pero se pensó que queríamos responsabilizarlos a ellos por los hechos de otros” ¿Clarín? Pero no, por favor, eso jamás Si seremos mal pensados, ja.
Desvergonzados por la derrota, en otra de sus páginas el general Ricardo Kirchbaun considera que el Grupo “nunca debió haber mencionado a periodistas en una denuncia penal”: El título del artíuclo es Una rectificación imprescindible, pero apenas en el primer párrafo reconoce que la nueva presentación de los abogados del Grupo corrige el desvío al “ratificar”…(“que no existe de nuestra parte, ni de nuestra representada, bla bla blá)… ¿Ratifica, o rectifica, Ricardo, en qué quedamos?...
Como un boxeador que no da más y rifa sus golpes a ciegas, así Clarín dice y se desdice, hace y se deshace.
No es necesario perder la dignidad en la derrota, es una opción de los vencidos.


Tarde:

Hermético y conciso, en declaraciones asépticas como un lavado de manos, el juez de la Corte Raúl Zaffaroni dice: “la corte habla por sus fallos. Hicimos todo lo que se podía sobre este caso”.
La historia nos develará el misterio de sus palabras, porque la historia también juzga a los jueces.

Pero entonces la Corte emite una resolución complementaria en la que declara "inadmisible" el pedido de Clarín para que ése tribunal se haga cargo del tema. Y los mandó de vuelta por dónde habían venido. Como si todas las pilas de todos los timbres se fueran secando...

Noche

A esta altura uno se pregunta qué clase de cerebros conducen la pelea del lado de Clarín, si después de tanta derrota insisten aun con las mismas estrategias.
Desde el 2008 no hacen más que ceder terreno, poder y prestigio.
Y el capital insustituible de cualquier medio de comunicación: la credibilidad.
Apostaron su entera suerte contra la suerte de un gobierno que tres años después aplastaba en las urnas a todos sus candidatos, figuritas de ocasión por ellos mismos borroneadas.
Pero aún aplastados siguieron mintiendo, subestimando a sus lectores, ninguneando al 55 por ciento que triunfó en las urnas, bañando la realidad en sangre y mierda como si así al fin y al cabo les hubiera ido tan bien…
Uno se pregunta, claro, qué clase de cerebros conducen esa pelea, pero sabe sin embargo que no hay estrategia ni milagro que puedan borrar ese pasado que por fin se les vino encima.
36 años de hacer con el país y con su gente lo que se les dio la puta gana.
Nada es para siempre.
(continúa...)


* * *

TIEMPOS MODERNOS: El presente de un pasado sin futuro...

El Martiyo Producciones Presenta...


Tiempos Modernos XXXVI

No importa dónde, importa cuándo: hoy.


* * *

DESTELLOS AJENOS - Hoy: VICTOR HUGO

Destellos Ajenos:


“Se suben algunos escalones, y desde el jardín se pasa al huerto propiamente dicho. Allí murieron en menos de una hora mil quinientos hombres. El muro parece pronto a volver a empezar el combate. Aún existen allí las treinta y ocho troneras abiertas por los ingleses a alturas irregulares. Delante de la decimosexta hay dos tumbas inglesas construidas de granito. Sólo hay troneras en el muro del sur, porque el ataque principal procedía de aquella parte. Dicho muro está oculto exteriormente por un gran seto vivo; los franceses llegaron, creyendo no tener que vencer más obstáculos que el seto, lo atravesaron, pero hallaron en el muro obstáculo y emboscada, porque detrás estaban las tropas inglesas, y las treinta y ocho troneras haciendo fuego a la vez; fue aquella una verdadera tempestad de balas y metralla; allí sucumbió la brigada Loye. Así comenzó Waterloo.”

Víctor Hugo

martes, 27 de noviembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA



Urgidos por la marcha imparable de todos los relojes, abandonamos la estética habitual del blog, y pasamos al relato crudo a sólo exactamente 10 días para el 7 de diciembre, cuando 36 años de gobierno soterrado del Grupo Clarín sobre la Argentina, habrán por fin concluido, más allá de su inercia, su resaca y su agonía.  




Día 10:

Mañana:

Aturdido todavía por el cañonazo por la culata que fue la denuncia contra algunos periodistas (y algunos funcionarios); ante el fallo inminente de la Corte sobre el último rebusque cautelar que intentaban, El Grupo Clarín convocó desde temprano una marcha en Tribunales “por una justicia independiente”, mientras agitaban por Twitter con un hagstag del todo sospechoso “LorenzettiNoMeFalles” –nótese que no se dirigían a la Corte, sino a uno de sus miembros, ¿que acaso suponían propio?-, y hasta mandaron a sus empleados de Cablevisión con camionetas incluidas (todo muy espontáneo, sí), pero muy al pedo también: poco antes del mediodía, la Corte ya se había expedido y les dijo “no”. No y basta, la verdad les dijo.

Tarde:

En términos simples, Clarin le pedía la Corte (Suprema), puenteando todo tipo de instancias, extender la cautelar con la cual viene esquivando el cumplimiento de la ley, y la corte les dijo que no, y le ordenó al juez que entiende esa cautelar, expedirse inmediatamente. Y chau, y termínenla.
La Corte rechazó el pedido de Clarín”, salieron a gritar inmediatamente todos los medios, menos los del Grupo, cuyos editores debieron esperar una horita larga y más hasta saber qué carajo decir. Por fin envolvieron la verdad con las mentiras de siempre.
La Corte le pide al juez “el inmediato dictado” de una sentencia definitiva”; bajito silbaba Clarín.com por la tarde, subrayando así, no que rechazaron el pedido del Grupo in limmine (es decir, sin tratarlo siquiera), sino más bien que la Corte, “a raíz de un planteo hecho por Clarín”, decidió apurar al juez… Serían cómicos si no fueran trágicos.
Cuando lo que se precisa es calma, el pánico no es buen consejero, está visto.
La impresentable denuncia contra un grupo de periodistas erizó los cueros más duros y no halló eco siquiera entre sus propias estrellas, que viendo tan cerca el fin que ellos jamás creyeron tan cierto, ahora salvan sus trapos como pueden, y rápido se despegan del gran vencido. Nelson Castro, Chiche Gelblung, no sobrevivieron en el oficio tantos años justamente por boludos. Pareciera que el agua ya anegó las bodegas.


Noche:

Se termina la noche oscura bajo la cual brilló Clarín, y la luz de un día nuevo los alumbra y los descubre. Nadie esperó nunca que se entregaran sin pelear, y pelean como saben, como son. Ayer socios del genocidio, hoy reclaman una “justicia independiente”. Jo.
36 años de un poder extraordinario se terminan el 7 de diciembre que se viene. 36 años de monitoreo constante sobre el humor nacional, y por lo tanto, sobre su agenda, su suerte y su destino. 36 años de un poder que no se limita, “apenas”, al manejo del 90 por ciento de los medios de Capital y Gran Buenos Aires, y 247 licencias en todo el país, contra las 24 permitidas, más los diarios más importantes del interior, más más y más. Un poder que puso y depuso presidentes, y ahora nomás, supo despreciar al Ejecutivo, ignorar al Legislativo, y dudar del Judicial.
Una cosa así no cae sin hacer ruido.
Pero cae.
Tic. Tac.


(continúa)...
* * *

viernes, 23 de noviembre de 2012

MEMORIAS DE UN MERCENARIO - HOY: "Pequeñas alegrías de un oficio rudo"

* * *

“El periodismo es un negocio de extorsión, la prensa libre no existe, y estamos todos rodeados”; fue dicho en el post del 10/11/08, Una puta inmaculada, que sirve de introducción a esta sección, y donde a la vez anunciábamos estos rápidos relatos destinados a refrendar con hechos las palabras, porque una buena historia vale más que mil imágenes.
El autor se retiró de lo que ha dado en llamar "el periodismo industrial" no arrepentido, pero si medio asqueado, al cabo de 25 años de oficio.
De su experiencia, estos recuerdos.

* * *

El Martiyo Producciones presenta…


"Memorias de un mercenario"
 




“Los mercenarios que he tratado, y con quienes a veces he compartido la vida, combaten de los veinte a los treinta años para rehacer el mundo. Hasta los cuarenta, se baten por sus sueños y por esa idea que de sí mismo se han inventado. Después, si no han dejado la piel en la batalla, se resignan a vivir como todo el mundo –a vivir mal, porque no cobran ningún retiro- y mueren en su lecho de una congestión o de una cirrosis hepática. El dinero nunca les interesa, la gloria rara vez, y se preocupan muy poco de la opinión que merecen a sus contemporáneos. En esto es en lo que se distinguen de los demás hombres”.

Jean Lartéguy 

* * *


Hoy: "Pequeñas alegrias de un oficio rudo"


El mundo es un pañuelo y la farándula un moco.
Estamos ahora en el invierno de 1991. Pocos meses antes yo trabajaba para la revista Noticias de Perfil, y cubría el caso María Soledad en Catamarca, donde la estrella de la hora, ungida por Carlos Menem, era el comisario Luis Abelardo Patti.
Procesado ya entonces por apremios ilegales, el presidente de la nación le encomendaba sin embargo el caso María Soledad Morales, cuyas intrigas y sospechas sublevaban esa provincia mientras indignaban a todo el país.
Como era de esperar, Patti llegó a Catamarca seguido por todas las cámaras y los micrófonos argentinos, con su público detrás, sedientos de sangre todos, y entre todos, yo.
No voy a extenderme sobre el caso, ya lo referí en el episodio Mea Culpa. Lo que ahora importa es que allí conocí y descubrí al ya terrible comisario Patti, torturador y asesino, y pronto advertí en él esa profunda debilidad, que con algunos colegas, para divertirnos, agrupábamos en lo que secretamente llamábamos el C.A.F., Club Amigos del Flash. Lo desarmaba la fama. La propia, pero también la ajena.
Encantado por su nuevo perfil de policía popular, codiciado de pronto por la prensa, cholulo de alma, se entregaba a nosotros como una modelo en pleno ascenso que no se niega a nada. Y nosotros simulábamos gratitud y lealtad en busca de más información, de alguna exlusiva, de un dato que el otro no tuviera, en fin...
Para que a nadie le faltara lo que teníamos todos, pronto policías y periodistas nos movíamos juntos, sin despegarnos: comíamos juntos, y hasta compartíamos los días libres con asados los domingos. Patti parecía descubrir el flower power.
Suelto de boca en una sobremesa de esas –y tengo testigos- yo mismo se lo advertí no sé por qué:
– No te engañes... los periodistas somos como ustedes. Cualquiera de los que hoy come acá con vos, mañana te manda preso sin ninguna culpa… Incluso yo, que te lo estoy diciendo... –y todos nos reímos como si fuera un chiste.
Pero no lo era.
Apenas unos meses después yo ya estaba en otra revista y otra editorial –Tele clic, de Atlántida-, y haciendo otra cosa: espectáculos, no policiales.
Sin embargo, como ya expliqué en el episodio titulado Sangre, sudor y lucro: indiferente al alma del hombre que interviene, el cirujano no varía sus técnicas. Allí tiene un corazón, y hay que abrirlo.
Policiales o espectáculos, para un periodista industrial, la cuestión será siempre vender más ejemplares, y el escándalo, para eso, es el pan fresco de cada día.
Y allí Patti me regaló uno que ardió durante meses.
Por eso les decía que el mundo es un pañuelo, pero la farandula un moco.
Pese a su final sin pena ni gloria en el caso María Soledad, la fama de Patti crecía y se desplegaba. De las páginas de policiales, pasaba ya a las del corazón.
Trastornado por los medios, descubrió que no sólo proyectaba una imagen de hombre recto –o rígido-, sino que también había en él algo sexy, y cholulo como era, ya mezclado en el “ambiente” de tanto frecuentar canales, y aunque casado y con tres hijos, allí va y se envuelve en un romance con Liliana Caldini, exmodelo y exesposa de Cacho Fontana, y por aquellos días conductora de un programa en los mediodías de ATC.
El romance, por supuesto, era secreto, y por lo tanto, muy comentado, así que esa semana, en la tapa de la revista Gente, presionado por su esposa, Patti lo negaba todo en forma pública, y chau. “Entre Liliana Caldini y yo, no hay nada”, supuso concluír el comisario.
Pero Liliana Caldini estalló de rabia.
Apenas vio la revista la llamó a su amiga Marcela Tauro –a la sazón redactora de Tele clic-, y le contó, sin vueltas ni eufemismos, todo. Cuánto hacía que salían, que ya conocía a sus hijas, y hasta las promesas de abandonar a su esposa que el recto comisario le había hecho.  
Para colmo Marcela Tauro –como todo periodista argentino de la hora-, pocos meses antes, para la revista Gente, también había estado en Catamarca; y como todo periodista allí, también se había hecho amiga de Patti, así que Patti, el Columbo argentino, esa mañana misma, también la llamó a Marcela Tauro para contarle, o más bien, para pedirle que intercediera ante “Liliana” porque él “no quería perderla”.
Y claro, como allí yo era el jefe, Marcela, muy bien, vino y me lo contó a mí.
Encima me dijo que “Liliana” estaba “dispuesta a todo”.
-- ¿Qué hacemos? - me preguntó Marcela.
En pocos minutos montamos la emboscada.
Marcela debía llamarlos a ambos y arreglarles un encuentro secreto que Liliana sólo aceptaría si fuera ella, Marcela, la mediadora presente.
Patti aceptó.
La cita fue en la Avenida Figueroa Alcorta frente al canal ATC.
Patti apareció en su coche particular ¡pero de uniforme! -como si se lo hubiéramos pedido-, acompañado por Marcela Tauro, quien allí, una vez estacionados, cruzó hasta el canal para buscar a Liliana (Caldini).
Minutos después, juntas las dos, volvieron al auto. Marcela entró atrás, Liliana Caldini en el asiento del acompañante, y conversó algunas pocas palabras con Patti, cuando por fin se besaron, y entonces, ahí, desde atrás de un árbol, surgió la Negra Mariza Márquez, fotógrafa de combate, disparando a repetición.
Fueron tapa, claro.
Y no sólo de Tele clic. Ja.
Todos los diarios levantaron la noticia y esa foto. El tema se incendió  por las radios y no sólo alcanzó la televisón, sino también sus noticieros. La pequeña revista dedicada a la farándula y la tele, se imponía a nivel nacional.
Antes de aquél cierre, cómo olvidarlo, Patti vino a verme personalmente a la redacción. Lo atendí, claro. Tal vez soñaba con parar la nota, me pareció, no llegó a pedírmelo. Antes le recordé aquél almuerzo en Catamarca, y mi advertencia.
-- Mirá al final quién te encanó: yo.
Sonrió. Vencido pero famoso, no dijo nada y se fue.
Aquella edición nos permitió dar un salto de varios miles de ejemplares, y a mí el gusto personal de mandar preso un comisario..
Pequeñas alegrías de un oficio rudo.


(continuará)...


* * *

ANÉKDOTAS - HOY: "El planeta de los simios", con Alejandro Dumas.

Anékdotas

Hoy: "El planeta de los simios”

Con Alejandro Dumas

Alejandro Dumas padre era hijo de un marqués y nieto de un general, ambos casados con mujeres negras. Así que Alejandro Dumas era lo que entonces se llamaba un “mestizo”, cosa que no sólo no ocultaba, sino que tan luego había elegido para su fama, el apellido de su abuela: Marie Cassie Dumas, una esclava negra de Santo Domingo… Así una vez, en el marco de un agasajo, un hombre se le acerca, y toca el tema. Con decreciente paciencia, Dumas lo atiende.
-- Tengo una duda, señor Dumas… ¿es cierto que usted es mestizo?...
-- Lo soy, sí.
El hombre insiste
-- ¿Su padre era mestizo, también?
-- También…
El hombre no se rinde.
-- ¿Y su abuela?
-- Era negra…
-- ¿Y su bisabuelo?
Y allí ya la paciencia de Dumas se acabó
-- ¡Era un mono, señor mío, un mono!... Pues mi linaje comienza donde acaba el suyo.

* * *

jueves, 22 de noviembre de 2012

LAS CHICAS DEL MARTIYO: un segundo para verlas, una vida para olvidarlas...

“Las Chicas”

De esta chica nos atrae su sobriedad... 
A veces un simple sombrero basta. Y sobra.

* * *

INÉDITA FUERA DE ESPAÑA, POR FIN PARA TODO EL MUNDO: "El asesino entre el centeno", una espantosa novela de Daniel Ares...

ADVERTIMOS A NUESTRO PÚBLICO:

Esta novela contiene lenguaje adulto, escenas de alta crudeza, sexo explícito, violencia descarriada, y razonamientos irrebatibles.
(piénselo bien, tampoco porque sea barata se va a cagar la cabeza...)

 *

Publicada en el año 2007 en forma de libro por la editorial La ínsula (Barcelona), inédita hasta hoy  fuera de España; ahora, por fin, para todo el mundo, en versión digital, revisada por su autor, y a sólo U$S 1,99, o sea: exactamente para todo el mundo...


Ediciones del Martiyo presenta…


"El asesino entre el centeno"
una espantosa novela de Daniel Ares

*


Este es uno de esos relatos que no se pueden abandonar una vez comenzado… aunque sugerimos intentarlo.
Un asesino en serie, siete muertes que inician la trama y que no serán las únicas, un policía muy experimentado, un detective que se cree escritor, y una historia de la que al cabo nadie sale vivo.
El lector tampoco.
Parece un argumento de venta, pero sólo cumplimos en avisarle.
Pruebe, no precisa comprarla.
Con sólo acceder AQUI, y luego cliquear sobre la tapa, podrá leer las primeras páginas...
Si consigue dejarla, mejor para usted.
Y si no puede parar, por apenas dos dólares se llevará una de las novelas más originales y violentas de la lengua castellana.
Pero después no diga que no le avisamos.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

20N: PARO NACIONAL: LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA


Hubo algo increíble en el paro nacional convocado ayer: Magnetto abrazado a Moyano que se abrazó a Barrionuevo que se abrazó al Partido Obrero que se abrazó a la Sociedad Rural... Inverosímil, más que increíble. A tal punto que la tapa de Clarín hecha la noche anterior, ya nos contaba entonces lo que había sucedido mañana. ¿Es real todo esto? ¿O es ya el delirium tremens de un 7D que no pueden parar por mucho que paren?


LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA

Hugo Moyano, y el rígido ayer.


“El paro y los piquetes afectan al transporte, bancos y servicios”, ya gritaba Clarín por la mañana, en su tapa cerrada, escrita, la noche antes, no más allá de las nueve, diez de la noche.
Premonitorio, arengador, ayer el título se desplegaba por las calles. El paro menos que los piquetes, pero sí, “afectaron”.
También se vio, se oyó, se palpó entre los propios –y llegó a los medios, y no sólo a los oficialistas, (y más allá incluso de la posición frente al gobierno)-, la oposición al paro. La desconfianza hacia sus verdaderos motivos, y sobre todo, hacia sus dirigentes. Por algo éstos decidieron no movilizar.
La pregunta es: ¿Podían?... ¿Y luego tener que medirse con el 8N?,  y luego, para colmo, ¿pelear cada uno por su tajada en el suceso o el fracaso? ¿Magnetto contra Moyano, Moyano contra Barrionuevo, el Partido Obrero contra la Sociedad Rural, y así otra vez todos contra todos?... No movilizaron, pero antes de las diez de la mañana, todos ellos ¡y por unanimidad! habían decidido ya que el paro era “un éxito”, y era “contundente”.
Lo cierto es que al correr del día, los piquetes, los ataques a colectivos y negocios, las patotas y las amenazas, ensuciaron la supuesta victoria. Luego empezó, como es de uso, la batalla de los números.
Poco importa. La verdad de esos números se dirimió en las urnas hace apenas un año. Se eligió un gobierno, y un rumbo. Eso es lo que importa.
Mientras tanto, desde entonces y antes, el país crece, la tasa de desempleo no sube, y la balanza comercial cierra a favor.
El Banco Mundial -no el Indec-, informó que en los últimos diez años la clase media en la Argentina se duplicó, superando a toda la región; así como también fue el país de la región donde más descendió la desigualdad social.
En simultáneo, allende los mares, el último jueves se anunciaba que la Eurozona estaba otra vez en recesión. Las tasas de desempleo, allá, los ajustes, los recortes, y las ejecuciones hipotecarias estallan en paros continentales, suicidios y protestas y una represión como no se veía desde los días de acero de las más recias dictaduras latinoamericanas.
En ese contexto, nacional e internacional, estos dirigentes, tan disímiles entre sí, tan enfrentados desde siempre, de pronto, all together now -al menos por un día-; convocan a un paro nacional. ¿Qué buscan? O antes mejor: ¿qué los une?
Los planteos sociales en defensa del trabajador, no, porque a Barrionuevo no se le ocurrió un solo paro durante la última década infame, ni Magnetto lo hubiera apoyado tampoco. Mucho menos abrazado a Pitrola y a Moyano al mismo tiempo. Ningún planteo de los que plantean, es lo que buscan de verdad.
“La oposición a Cristina”, dicen.
Y sí, eso los junta, pero no los une, no los amalgama.
Los amalgama el 7D, Clarín. Otra vez Clarín, siempre Clarín, que conforme cae desespera y así nos descubre la verdadera magnitud de su poder y su fuerza.
Clarín, que recoge los vestigios de esa Argentina terminada, y les da como puede, con sus exhaustos columnistas, una sustancia política, inconsistente, ecléctica y confusa, pero también por ello muy maleable, útil para cualquier situación cuyo objetivo sea siempre el caos.
Sin el apoyo del Grupo (lo que es, supone y oculta), el paro no hubiese encontrado eco en ningún sector, y el flamante frente no sería sino lo que es en realidad y de hecho: una popular bolsa de gatos.
Más que unidos amontonados, allí estaban los vencidos del último octubre, y del próximo diciembre; más Moyano, que sonada su hora, ya doblegado su viejo enemigo el neoliberalismo, se vuelve a su casa y entrega su sitio … o se abraza a Barrionuevo y le da vida de nuevo.
Juego de manos...
Hacia las cuatro de la tarde en el edificio Azopardo, la conferencia de prensa. Moyano, Micheli, y los otros jefes, menos Magnetto, Barrionuevo y Biolcatti, ausentes por impresentables.
Los sí presentes, por su parte, abrieron la conferencia como si fuera un acto, se autofelicitaron por la victoria de un paro que decidieron, ellos, allí, casi total. “Un 90% o más”, dijo Moyano. ¿110, Hugo?... Y luego vinieron los discursos.
Hablaron varios, incluso Buzzi -adoptando la forma del recipiente que lo contenía (y acariciando sin parar, como asustado, los hombros de Moyano)-; pero todos dijeron más o menos lo mismo: que la soberbia del gobierno, que el ninguneo, que la falta de respuestas; repetían con exaltados, hasta que un cantito de la hinchada ganó el aire y delató la lucha: “Siga el baile, siga el baile/ al compás del tamboril/ si lo tocan a Moyano/ les paramos el país”.
Ahí la verdad. Recuperar o mantener los espacios personales de poder. Eso los junta, y Clarín los contiene. Y tan increíble les resulta a ellos mismos ésta su propia alianza, que ni siquiera se plantean un después. No traen propuestas, proyectos ni nada ¿Para qué? Después cada cual de vuelta por la suya.
Porque más allá de los cantitos y las caricias, un pájaro negro sobrevolaba la fiesta: la Ley de Medios, cuyo aprobación fue apoyada por la conducción de esa misma CGT, y ayer urgida, incluso, por Julio Piumato, de los judiciales… ¿Cuánto podrían durar, entonces, los besos de Bonelli y Moyano?, los arrumacos del propio Piumato con Inmorales Solá; Pitrola en la cama de Nelson Castro...
Así queda claro que el único plan que traen es el caos, barajar y dar de vuelta, y después otra vez cada cual por la suya. Clarín retomaría el manejo del país; sus socios de la timba financiera volverían a masticarse la producción nacional y sus puestos de trabajo; de nuevo Moyano tendría por qué pelear, y otra vez Barrionuevo nos pediría que dejemos de robar por lo menos dos años. Ese es el plan.
La Argentina vencida, perimida, no se retira sin resistencia, no se derrumba sin su correspondiente lluvia de escombros. Lo avisamos ya el 4 de marzo en nuestro post El año que vivimos en peligro: “Será prudente mantenerse alertas, leerlos con cuidado, ¡comprarlos jamás!, pero creerles mucho menos. Mienten, mintieron siempre, y mentirán cada vez más, como hace el pillo cuando ya fue descubierto”. Pocos días después, la Corte Suprema de Justicia le ponía fecha al fin: 7 de diciembre.
En esa lucha, en esa desesperación, al menos por un rato, ¿por qué no iría a abrazarse Magnetto con Moyano, si ya se abrazó con Shocklender en contra de las Madres?...
Todo es posible en la dimensión desconocida.
Sólo que ya de este lado, en la realidad real, no hay Magnetto ni paro que pare los relojes, y el 7D sigue su marcha hacia nosotros, y a por ellos...
Tic… tac.




* * *