////// Año XIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Prefiero ser martillo que yunque", Julio Popper ///

domingo, 19 de mayo de 2019

MACRI LO HIZO: FERNÁNDEZ AL GOBIERNO, FERNÁNDEZ AL PODER




Campeón mundial de Tiro por la Culata, hundido en las encuestas, sin más rumbo económico que el abismo inminente, ni sin más opciones que el fraude o la derrota, perdido por perdido, el gobierno de la 2ª Alianza guardaba su última ilusión electoral en el juicio a CFK. Pero otra vez ella les corrió el arco, renunció a su candidatura, y desbarató la campaña oficial, reducida a tapar con la ajena, el magno desastre de la propia gestión. Los grandes medios agitaron los fantasmas de Cámpora y Perón. Pero esta vez el grito no les sirve.

FERNÁNDEZ AL GOBIERNO
FERNÁNDEZ AL PODER

Foto: Fabian Marelli



Varias veces medalla de oro en la disciplina Tiro por la Culata, el equipazo gobernante alcanza una nueva marca con los resultados obtenidos por la formidable persecución a CFK. Ella se baja de la candidatura presidencial, y ahora todo lo pensado para enfrentarla en campaña –lo único pensado- les explota en la cara como un chasco barato.
Argentina extraña. Mientras Mauricio Macri se defiende de los propios para imponer su candidatura, Cristina Kirchner renuncia a la suya pese al clamor de los propios.
En esa simetría perfecta que ofrecen ambos en todo (desde el sexo a la oratoria, pasando por las ideologías y la consideración en las encuestas), acaso representen la Argentina total, eterna, incesante. En términos prácticos: la del peronismo y el antiperonismo.
Las dos fuerzas que se enfrentan a lo largo de la historia aún antes de llamarse así, la que construye y la que destruye; la que amplía derechos y la que bombardea civiles; la que glorifica a los militantes, y la que los fusila, la que los multiplica, y la que los desaparece; la que se integra a Latinoamérica, y la que la desprecia; la que incluye y la que excluye; la de las multitudes en la Plaza, y la de las vallas en la Plaza; la que reclama Malvinas, y la que las entrega. Las dos se enfrentan otra vez.
Pero son días inéditos. La exitosa destrucción nacional llevada a cabo por la 2ª Alianza –superadora de la 1ª- no registra por lo tanto precedentes. El gobierno que viene no heredará un país en ruinas, sino una colonia sitiada. Su economía dirigida desde Washington, su aparato mediático-cultural alineado con la Embajada, un PBI ya embargado, su oro en Londres, y parte del territorio nacional ocupado por Gran Bretaña y las fuerzas de la OTAN. No habrá deja vu. Días inéditos.
Entre impericias y codicias hace rato que Macri ya no baila sino al borde del abismo que la historia le reserva a los peores, un abismo sin fondo y sin olvido. La web y sus redes volverán inmortales sus dislexias y sus fursios, sus mentiras y sus delitos, desde las cloacas de Morón a la entrega nacional. No será precisa la venganza, bastará con la justicia. No puede perder.
Centro solar del universo político argentino, Cristina Kichner volvió a sorprender como sorprenden siempre los distintos. Tan distinta que recupera el protagonismo con una renuncia sin embargo. Con la gracia de un paso de danza salta la grieta y pone en su lugar a uno de sus mayores críticos. Y como si esta vez sí fuera magia, convierte en un montón de dólares confederados todo el odio acuñado por el oficialismo.
La genialidad de la jugada la destacaron inmediatamente sus mejores detractores. Rápido se apuraron a criticarla Eduardo Duhalde, Guillermo Moreno, Julio Bárbaro, Miguel Pichetto, Elisa Carrió, Eduardo Feinmann, los portales de Clarín y La Nazión, Hernán Lombardi, y la izquierdita argentina. Sólo faltaba Spruille Braden. Ya todo estaba dicho.
En Olivos no comenzaba el sábado que ya el fin de semana se había terminado. Se frotaban las manos esperando el juicio por el cual tanto se las habían ensuciado manoseando a la Corte Suprema, cuando de pronto otra tormenta que tampoco vieron venir los sacaba de rumbo y los mandaba de vuelta contra los arrecifes ¿Y ahora? Macri y su muñeco Marquitos, de viaje el ventrílocuo oficial Duran Barba, apelaron a frases hechas hace mucho, de esas que se hacen cuando no se sabe qué hacer. La noticia saltaba como un sapo desde un pastel de bodas.   
Con los restos del odio y los medios que los encubren, enseguida probaron suerte con la teoría del títere; sacudieron los fantasmas de Campora-Perón –sin advertir que esta vez el grito sería “Fernández al gobierno, Fernández al poder”-, y hasta agitaron la sospecha de una posible conspiración vicepresidencial como la que tanto le aplaudieron, esos mismos sectores, al hoy inexistente Julio Cleto Cobos.
Pero nada de eso basta –saben- para cubrir el fracaso transversal obtenido en todos los planos de su gestión.
Tan solo resta la foto del banquillo que es toda su fortuna, el juicio a Cristina, un juicio literalmente flojo de papeles y basado de arranque en los testimonios de Daniel Santoro, Leonardo Fariña y Marcelo Dalessio. Tres tristes truchos.
Pero el “plan Lula” también se derrumbó. El candidato es otro, y aún si el gobierno consiguiera presionar a esos jueces hasta meter presa a Cristina, la jugada ahora sería más riesgosa que antes. Encerrada al cabo de un injusto proceso (el arrugue de la Corte el jueves no alcanzó para borrar con el codo lo escrito el miércoles y para siempre), su voz alcanzaría una potencia mayor y el caudal de votos para su candidato aumentaría. Y la Corte que no pudo soportar la presión de esas multitudes que el otro día ni siquiera Clarín pudo encontrar, tendría que enfrentarse a esas multitudes que el otro día coparon la Rural bajo la lluvia, y que ni siquiera Clarín pudo ocultar. Todas las encuestas y los hechos, el libro y las multitudes, demuestran el claro efecto rebote que tuvieron los ya más de once años de acusaciones y persecuciones mediáticas y judiciales ¿Por qué la cárcel funcionaría peor?
Pero no hay más. El resto es fracaso.
La lluvia de inversiones, los brotes verdes, la luz al final del túnel, la pobreza cero, la justicia independiente, la inflación, la deuda externa… y la causa de Dolores, donde el juez Ramos Padilla sigue hundiendo el escalpelo hasta el hueso presidencial del mejor equipo de los últimos 50 años. Vestigios de sí mismos, ellos también son los restos del odio.
Sin embargo están perdidos pero no vencidos, y cuanto más perdidos, más peligrosos, más feroces. Saben que la derrota entraña la cárcel y no están dispuestos.
En nuestro post del 23 de marzo, El final es inminente, advertíamos que tal y como iban las cosas las únicas esperanzas de reelección que le quedaban a Macri eran el fraude, o una oposición descompuesta.
La oposición se compone.
Mejor estar atentos.



* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como tantos medios públicos, EL Martiyo no deja de ser privado, y por lo tanto se reserva el derecho de pubicar o no los comentarios recibidos.