////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 29 de febrero de 2016

BERGOGLIO Y MACRI: FRANCISCO Y EL LOBO...

Jorge Lanata, Elisa Carrió, Pamela David, y otras cumbres del pensamiento nacional, hicieron público su desencanto por el Papa Francisco. Su diplomacia de las periferias, su discurso anticapitalista, su rosario a Milagro Sala, y de remate, su (des)encuentro con Macri y su fúnebre esposa el sábado en el Vaticano.
Contrariando 20 siglos de Iglesia Católica, el Sumo Pontífice cosecha enemigos por donde corresponde.

HIPÓCRITAS Y FARISEOS






El 18 de marzo de 2013,  a pocos días de la consagración de Jorge Bergoglio como nuevo papa, Cristina se reunía con él, y El Martiyo publicaba un post titulado La misa criolla, que empezaba así:
“Aunque egresado de colegio de curas, El Martiyo volvería a la fe católica –de la que tanto le costó huir- si este papa Francisco de verdad le mostrara y demostrara al mundo que es mejor que los demás hombres, que está más cerca de Cristo que cualquier otro, que en serio es Su enviado...
Si lo viéramos expulsar del templo a los mercaderes, aunque no fuera a palazos; si uniera y se uniera a los pobres, a los necesitados y a los buenos, y le dejase al César lo que es del César; si usara los infinitos recursos del Vaticano para multiplicar los panes y los peces; si a su paso se encresparan de odio los hipócritas y los fariseos, si arranca la hierba que nunca dará frutos; si echa al abismo a todos los cerdos de su rebaño; si no le tiembla la voz ni se vende frente a Caifás ni frente a Pilatos; si fuese capaz de inspirar amor, ya no sólo de predicarlo; pues entonces El Martiyo podría revisar y hasta perdonar la tremenda decepción que le generó una institución presentada como sacra y santa, y descubierta enseguida tan repodrida por dentro”.
En ese mismo post comentábamos también que el día anterior, 17 de marzo, Joaquin Morales Solá, desde La Nazión, auguraba lleno de esperanzas una pésima relación entre CFK y el nuevo Papa, y que éste, más o menos, se ocuparía personalmente de voltear al gobierno nacional.
Por eso aquel nuestro post del 18 cerraba así:
“Será fácil entonces reconocer si este papa es quien queremos que sea. En cuando los medios del miedo lo empiecen a atacar, a ningunear, a cuestionar, cuando veamos a los hipócritas y a los fariseos que se encrespan de repulsa a su paso, tendremos una señal, sabremos que él es, sí, el enviado”.
Pasó el tiempo y muchas cosas, y aunque todavía no estamos en condiciones de afirmar que este Papa sea –o cuando menos trate de parecer- el Enviado, en cambio sí podemos afirmar ya que a su paso se encrespan de repulsa hipócritas y fariseos.
Elisa Carrió, Jorge Lanata, Alfredo Leuco, Pamela David y otras cumbres del pensamiento nacional, ya hicieron público su desencanto ante un Papa que prometía tanto para el Occidente capitalista, católico (y blanco), y que resultó ser al final otro cabecita negra, peronista de mierda, kukaracha y zurdo, y medio montonero para colmo.
Al principio parecía simpático, gauchito y hasta gracioso, ¡uy cómo se reían cuando en su primera visita internacional en Brasil lanzó ante la juventud en el Santuario de Aparecida su hoy epigramático “hagan lío”!... Qué risa, uf… Si hasta revoleaba la camiseta de San Lorenzo en plena plaza San Pedro, y gastaba a los de Boca. Un pingazo. Parecía.
Pero depués empezó dale que te dale con su discurso anticapitalista, denunciando la codicia, la usura y la explotación; al toque desplegó su diplomacia de las periferias y se abrazó con los indios en Latinoamérica, reinvindicó sus derechos ancestrales, y allí fue cuando llamó mentirosos a los mentirosos; y descendió a los infiernos del Africa más profunda y sangrienta; y visitó las cárceles, Ciudad Juárez, Chiapas, Cuba; y se mostró entre carcajadas con Dilma, con Evo, con Correa, con Fidel, con Maduro, y sobre todo –y seis veces- con Cristina; y encima le mandó un rosario a Milagro Sala, ignoró la victoria de Macri, y por fin le dispensó sin una sonrisa 22 minutos de tensión eterna.
Hipócritas y fariseos no pudieron soportarlo.
Las cloacas de los comentarios de los portales del Grupo y sus satélites, se incendiaron de furia con la vulgaridad y la cobardía que el anonimato insufla.
Elisa Carrió prometió no ir a Roma. No importa que nadie la haya invitado, ella no irá. Punto.
Alfredo Leuco dudó del entorno de Su Santidad, de sus asesores… Quizá Durán Barba pudiera ayudarlo, esclarecerlo, no se animó a sugerir, pero…
Pamela David, otrora bataclana, hoy esposa y madre católica y señora conductora de un programa en el canal de su marido; sufrió una crisis de fe. El rosario a Milagro Sala fue demasiado.
Y le faltaba aun ver el (des)encuentro del sábado en el Vaticano, aquella foto tan buscada, que por buscada resultó forzada. Allí ahora quedarán para siempre Mauricio Macri y su fúnebre esposa, y entre los dos un Papa cuyo gesto en tornasoles va del disgusto al desprecio.
No hubo esta vez Antonia que lo salve; la tétrica indumentaria de Juliana Awada, parecía un sarcástico homenaje a los esclavos caídos en sus talleres clandestinos; las respuestas recitadas de Macri, sus evasivas y sus “lagunas”, no ayudaron a aflojar tensiones. Las promesas panóramicas como expresiones de deseo –tipo pobreza cero, unión de los argentinos, lucha contra el narcotráfico, etc- tampoco.
En pocos minutos, el visitante fue despachado.
Católicos apostólicos feroces como romanos, no aguantaron más y salieron a decirlo. Veinte siglos de sacro santa institución eclesiástica, echados a la basura. Veinte siglos de una Iglesia que supo proteger al Occidente capitalista y blanco, imperialista y monopólico, amparando dictaduras, encubriendo genocidios, bendiciendo ejércitos, guerras, ¿y todo para nada? ¿Todo para que un sudaca peronista venga a decirnos que habíamos vivido equivocados? Las redes ardieron, arden.
Cacerolos y globeros no lo perdonarán jamás. Mostró la hilacha. El cura ese. Algunos incluso se indignan porque habría colaborado con la dictadura genocida que sin embargo esos mismos indignados aún añoran.
Aquí y allá, los escribas y habladores de Magnetto, jugando a la vida es bella, hicieron y siguen haciendo no pocos pero infructuosos esfuerzos para explicar la frialdad del papa con una gripe, una “relación protocolar”, una empleada que se le murió… todavía explican, arden todavía.
No, no podemos afirmar que Jorge Bergoglio sea ese Enviado que los justos esperan.
Pero ya es un hecho que a su paso se encrespan de repulsa hipócritas y fariseos. 


* * *

sábado, 13 de febrero de 2016

RESISTIR, NO HABLAR DE RESISTENCIA: EL PLAN MARTIYO


Mientras rápido y furioso el gobierno avanza y avasalla, se queda con todo, y entrega el país; los políticos de la oposición se mastican entre ellos, los capos de los sindicatos se abrazan con la patronal, y los grandes medios nos cantan mil versiones del arrorró. 
¿Qué hacer? 
El Martiyo arrima un plan. 
Porque se habla de resistencia, se agitan las plazas y las calles, pero son esos mismos resistentes los que todos los días le dan de comer al chancho que tanto combaten.

LA CULPA NO ES DE MAGNETTO







Dicen los italianos que una cosa è morire, e altro piú differente è parlare di morire.
Lo mismo ocurre con la resistencia. Una cosa es resistir, y otra… parlare.
En dos meses de gobierno, Macri no se privó de nada, censuró periodistas, avasalló leyes, ignoró al Congreso, manoteó la Corte Suprema, se realineó con el Departamento de Estado, consiguió su primer preso político, desató a la policía, reprimió protestas -hasta disparó contra una murga hiriendo niños-; instauró la pena de muerte sin juicio previo, y le devolvió a las Fuerzas Armadas el control de la seguridad interior; devaluó la moneda y desató la inflación; rompió todos los récords en DNU,  levantó las retenciones para las grandes agroexportadoras pero ahogó a los pequeños productores; despidió más de cincuenta mil personas y suma y sigue; se abrazó a David Cameron pero obvió hablar de Malvinas; elevó en 16 mil millones de dólares la deuda externa; aceptó el retorno del FMI para revisarnos las cuentas y darnos consejos; sentó a su perro en el sillón de Rivadavia, descolgó los cuadros de Hugo Chávez y Néstor Kirchner –como un vampiro frente a dos crucifijos-, y nos puso en cuatro ante los fondos buitre.
A todo esto los capos sindicalistas ya ni siquiera disimulan que no representan más que sus propios negocios, los peronistas se mastican entre sí los pedacitos de la derrota, el resto de la oposición resultó oficialista, los traidores se multiplican, y nadie hace nada.
Exceptuando algunas honrosas excepciones, pero excepciones al fin, de los grandes y no tan grandes medios ya no hay nada que esperar. Son todos de Magnetto.  
Si alguna esperanza, posibilidad de resistencia queda, está en el pueblo, en ese colectivo repleto de individuos. En uno. En cada uno de nosotros.
No tenemos los medios, pero tenemos medios: las redes sociales, las plazas, y la calle. Y sobre todo, un arma poderosísima: la billetera.
No enfrentamos un partido, una ideología: enfrentamos un monopolio económico que sólo tiene intereses. Una bestia de cien mil cabezas y ningún corazón. El mayor conglomerado periodístico de América Latina. El único Grupo periodístico en la historia del mundo, que se adueñó de todo el papel para diarios de un país. Un monstruo incomparable, y sin embargo…
Decía Perón: “una hormiga no puede matar a un elefante, pero muchas pueden comérselo”.
Cada uno de nosotros debe entender, aprehender, que el enemigo es, se hace, vive de nuestro dinero. Esa es su sangre, y su sangre por lo tanto es nuestra. No se la demos más.
¿Qué pasaría, vale preguntarse, si por un año, o menos, ese 49 por ciento que no votó a Magnetto, renunciara a sus productos completa, absolutamente?...
Un año o menos de no consumir ninguno de los productos del Grupo: ni comprar el diario Clarín, ni visitar su portal Clarín.com, ni Olé, ni diario Muy, ni La Razón, ni la revista Genios, Guapas, o lo que sea. No mirar Canal 13 (ni siquiera el fútbol), ni TN ni Metro, ni sus repetidoras; no escuchar radio Mitre ni las incontables radios del Grupo en todo el país. No comprar, no leer ni repetir los diarios Los Andes de Mendoza, ni La Voz del Interior de Córdoba, ni la revista Rumbos, todos productos de CIMECO, propiedad del Grupo Clarín. Y tampoco los diarios La Nazión, Perfil, sus portales, sus revistas, y otros satélites secundarios del Grupo.
No usar Fibertel ni contratar Multicanal, Cablevisión o Nextel.
No asistir a sus producciones teatrales, musicales o “culturales”.
Mucho menos a Expoagro.
No comprar sus libros.
No comprar ningún libro en las librerías Cúspide.
Nada.
Una comisión especial del gobierno de los Estados Unidos se dedicaba específicamente a controlar cada producto que se comerciaba en el mundo entre sus socios, y/o, colonias. Si en alguno detectaban aunque más no fuera un tornillito de origen cubano, allí también ejecutaban su bloqueo.
¿Por qué no hacer lo mismo y mantenerse siempre atentos a cualquier producto que pudiera incluir alguna partícula del Grupo Clarín, y evitar su consumo, bloquearlo también?…
Porque de qué valen las plazas abiertas y las redes sociales, si todos los días alimentamos a la Bestia, vamos con nuestro platito, y le damos de comer.
Si el 49 por ciento que no lo votó aguantara un año o menos esta acción colectiva, los ingresos del Grupo mermarían fatales, pero su fuerza política desaparecería casi por completo. Entonces el escarmiento popular tronaría materialmente, se derrumbarían las ventas y la publicidad, y la eficacia electoral de sus medios se licuaría inexorable.
Un año, menos.
Pero el 49%.
Todos.
Sin fallar.
Ninguno.
Eso sí sería resistir, más que hablar resistencia. 


* * *