////// Año Xº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 20 de julio de 2018

MAURICIO MACRI: NI EL GLOBO DEL FINAL...


En una conferencia de prensa que la historia recogerá como síntesis de su tartamudez y su impericia, Mauricio Macri retomó la campaña de 2015, contestó cada pregunta sin responder ninguna, pero anunció sin anunciar, enredado entre promesas vencidas y metáforas descartables, la propia incompetencia, y el final de su gobierno.  


La Hecatombe de la Alegría




Como un idiota que se acerca a un bosque en llamas con un pomo de carnaval, así el presidente y su gobierno pretenden enfrentar la inmensa crisis que encendieron, con arengas de vestuario y marketing de cotillón.
Con sus ya evidentemente insuperables problemas de dicción, entre tartamudeos, lapsus, furcios, metáforas erradas, promesas perimidas, inexactitudes y mentiras simples, Mauricio Macri fue más lejos que el idiota del pomo, y salió apagar el fuego que lo consume con la manguera de la nafta.
Adiestrado para la ocasión por el mejor equipo de los últimos 50 años, con auricular y todo para mantenerlo vivo en vivo, blindado contra cualquier repregunta, casi a control remoto, enfrentó una conferencia de prensa para contestar cada pregunta sin responder ninguna, mientras se evadía entre evasivas apuradas y balbuceos insustanciales, tropezando a cada frase con las tremendas verdades que sólo su gobierno consigue ignorar.
Enredado en metáforas tristes que sin embargo dan risa; con nada nuevo que ofrecer más que las viejas promesas incumplidas, sin presente que presentar, el presidente pisa el pasado y augura incansable un futuro feliz, por lejos que se aleje cada día… la gloria inminente que iba llover en el segundo semestre de hace tres, ahora quedó para dentro “cuatro o cinco años”… así como la pesada herencia, tan reciente recientemente, de pronto se estiró a “70 años”, impactando de lleno al gobierno de don Roberto Marcelino Ortiz en plena década infame…
El horror está servido.
Con la economía en manos del FMI, y el estallido que late como una bomba bajo la cama presidencial, Macri confirma el rumbo que nos llevó al abismo por donde se desbarranca la Argentina que todos conocimos hasta hace tan poco, por mucho que ahora la cuenten como quieran…
Aturdido por el estruendo de su propio derrumbe, el presidente gira que te gira con una sonrisa cada vez más nerviosa, perdido por el laberinto que solito supo construirse. Y no encuentra la salida porque no la tiene.
Su frente político –de alguna forma hay que llamarlo-, se resquebraja por dentro, pero los crujidos ya se oyen desde afuera, y de lejos.
Es dable imaginar el pánico a bordo… todos esos voceros periodísticos que se jugaron la credibilidad a un globo inmenso que así revienta… esa jauría de funcionarios de segunda y tercera línea que dejaron la firma y los dedos puestos por todas partes, y cuya sola suerte serán la cárcel y el oprobio cuando todo lo que ya empezó a terminarse se termine del todo… Seguramente los funcionarios de primera línea acaso ya tengan su túnel de escape cavado, pero la venganza de los propios abandonados en la fuga, será larga y feroz…
Bomba de tiempo de cualquier rejunte, la gran esperanza de Cambiemos es la tétrica y a la vez desopilante Elisa Carrió, ya ida, ya sin retorno, fuera de control y de sí.
La princesa sonriente María Heidi Vidal, ya no sonríe como antaño. Apestada por el escándalo de los aportes truchos, le aparecen pelos en la cara y dientes como colmillos. 
Mirtha, Leuco, Feinman, el Baby “Echecolatz”, rápido se atropellan para abandonar el barco… el Sacrosanto Mercado que todo iba a resolverlo, resultó ser la cuña del mismo palo que ahora tanto le duele… Melconian, Prat Gay, ¡Gerardo Morales!, ¡su fiel Julio Bárbaro!, Aranguren, el fuego amigo… si hasta Clarín, ya cerrada y sellada la fusión con Telecom, empieza a sacudírselo como si fuera caspa. Magnetto no lo necesita más. Lo anuncian entre aullidos sus mejores perros: Bonelli, Lanata, Blanck, Van der Koy… es el desbande, la hecatombe de la alegría.
Como un chasco barato y sin embargo atómico, las Lebacs le explotan en la cara mientras su Toto Caputo -otrora estrella de los fondos buitres de pronto al frente del Banco Central-, rompe todos los récords mundiales de fuga de divisas, endeudamiento externo, tasas de interés y quema de reservas… Pero a cambio consigue una inflación imparable.
Sus grandes amigos del campo de toda la vida, ya le dijeron que con ellos no cuente para nada. Sus muchachos de la barra del escolaso financiero, el lavado de activos, y la fuga de capitales, ya le dijeron que ellos no quieren más que más. Y sus nuevos amigos del mundo al que volvimos, acaban de declararle la Argentina “país hiperinflacionario”. La tan anunciada lluvia de inversiones, acabó en esta tormenta perfecta en la que ahora zozobra su gobierno.
Ya ni la presidente Christine consigue creerle... ¿Será que lo vio saludar a la multitud ausente de una plaza vacía?...
Cualquier argentino mayor de 30 años sabe lo que viene ahora por mucho que no quiera verlo. El ajuste propuesto que arderá en las calles, la previsible represión de un gobierno sin respuestas ni salidas, su consecuente soledad política inmediata, el caos del vacío… el final del final, y el espanto del después.
Lo decíamos aquí en El Martiyo el 16 de enero de 2016, apenas ejecutada la primera  gran devaluación del peso en un 50%, bajo el festivo anuncio del “exitoso fin del cepo”:
“Del otro lado de la pantalla, el ciudadano de a pie que lo votó, con la flexibilidad ideológica propia de un contorsionista moral, se resiste a la sola verdad de la estupidez del odio que lo llevó al error que tampoco todavía admite. Pero sólo pasaron treinta días de gobierno. Hay que darle tiempo.
Como el ciego que cree volar mientras cae al vacío, todavía disfruta de la victoria en la que se hunde; todavía se divierte con la aniquilación de Víctor Hugo Morales, 678, TVR; todavía goza con los atropellos al AFSCA y en brochet a la justicia; con el triunfo de Clarín, los ñoquis de la Cámpora, la grasa militante, los carísimos chistes de Alfonso Prat Gay, las patéticas incoherencias de Alfredo Caseros, y sobre todo, con el oprobio a Cristina como en los días de la Fusiladora con Perón y Evita. El odio es un gran combustible, y Magnetto una fuente inagotable.
Pero Dios perdona siempre, el hombre perdona a veces, y la realidad no perdona nunca.
Porque ningún odio pagará las tarifas por venir, ni parará la inflación que se anuncia encubierta en el nuevo plan monetario; ningún odio impedirá la progresión de los despidos que siguen y suman, y por lo tanto la caída del salario real, y por lo tanto la del consumo, y por lo tanto más despidos, y por lo tanto... Porque el odio es una fiesta muy cara, un lujo de los ricos, de los hartos. El hambreado, el humillado, el desocupado, tiene otras urgencias. Otros sentimientos”. 
El post se titula La fiesta del odio.
Esa fiesta se terminó.
Nos deja su desastre, y el horror de haber sido.


* * *

lunes, 2 de julio de 2018

SELECCIÓN ARGENTINA: UNA DERROTA DE ÉPOCA...




Una generación brillante como un espejismo, terminó por esfumarse en Rusia de una vez por todas. Después de masticarse ocho-técnicos-ocho, se lleva en su caída a toda la dirigencia, y en un efecto involuntario -aunque deseado-, a todo el periodismo deportivo. 
Pasajeros, tripulantes y parásitos de un Titanic cuyo capitán no es inocente, y cuyo espantoso naufragio, también es un clima de época.



Ilusiones Messiánicas






“Antes de la caída, es la soberbia”.
Proverbios, 16:18



Un lema de hierro de los navegantes reza: “dos capitanes, hunden la nave”.
La Selección Argentina tenía tres o cuatro. Así salieron las cosas.
Una generación brillante como un espejismo, se evaporó el sábado en Kazan, de una vez por todas.
No se fue sola. Se llevó a toda la dirigencia, se fagocitó ocho técnicos, y en un efecto involuntario aunque deseado, arrastró en su caída a todo el periodismo deportivo nacional, que de un lado y del otro del negocio, mostró en su propio deterioro el deterioro absoluto de ese inmenso negocio que es -¿era?- el fútbol argentino. Adormecidos por los facilismos de la tecnología, cualquier whatsapp resulta una “buena fuente”, y así el conventillo se consagró como la primavera. Todo salió mal.
La Selección desplegó en sus presentaciones apenas la suficiencia de unos cuantos “millonarios prematuros” –al decir de Bielza- que se creyeron de verdad lo que los diarios decían de ellos, y no reconocieron más autoridad que la propia. Está en La Biblia: “antes de la caída, es la soberbia”.  
Sin importarle la realidad, un grupo de exjugadores –Mascherano, Di María, Higuaín, Biglia, Banegas-, creyó a su vez lo que los medios decían de Messi. Que él solo podía ganar un torneo –cosa que jamás hizo en el Barcelona, y mucho menos en la propia Selección-, y así decidieron  que bastaban ellos y el resto del campo podían rellenarlo con unos cuantos buenos pibes obedientes. Meza, Pavón, Enzo Pérez, figuras intrascendentes. Ningún Iccardi.
Quizás algún día el resultado contra Francia engañe desde las estadísticas. Pero mientras quede un testigo vivo recordará la velocidad y facilidad con que los franceses cruzaban el mediocampo, la soltura con que le ganaban las espaldas a los defensores argentinos, las dificultades argentinas para alcanzar el arco francés y abrirse espacios, y los tres goles que acaso engañen al futuro: uno inútil, otro de carambola, y otro de media distancia porque no podían entrar el área ni con un camión.
Se terminó mal, porque se venía mal. Hasta Rusia llegamos venciendo a un Ecuador ya eliminado, y de resaca. No se le pudo ganar a Islandia, nos desnudó Croacia, y se le ganó con lo justo a Nigeria, un equipo desordenado, sin ideas y sin fe. 
Estalla por simpatía toda la dirigencia de la AFA, que abocada a esta Selección, abandona las inferiores, destrata a la Selección Femenina, de remate mete al país en el conflicto de Medio Oriente, y todo lo que consigue a cambio es uno de los mayores fracasos mundiales de nuestro fútbol.
Agarrados a este Titanic como parásitos de mar, los periodistas deportivos vernáculos –a un lado y al otro del negocio- estaban esperando la caída de estos muchachos que tanto los putearon y que supieron cerrarles los micrófonos. Dispuesta inmolarse en pos de la venganza, la prensa se adhirió al casco esperando el iceberg.
Sin rigor profesional, sin formación técnica, sin vocabulario, detrás de la ilusión de que alguna vez “el ídolo” les de una nota; un ejército de habladores trataron y tratan de engañar y de engañarse sin coraje para enfrentar al verdadero responsable de todo este derrumbe: Lionel Messi.
Seis goles en cuatro mundiales, todos es primera ronda; cuatro finales jugadas, cuatro perdidas; y su mentado fútbol formidable, que nunca apareció.
Decíamos aquí después de la última Copa América perdida: “Es justo que Messi se haya ganado su lugar en la Selección por su fútbol en el Barcelona. Pero sería justo que lo mantenga por su fútbol en la Selección. Cualquiera quiere a Messi en su equipo. Pero si juega.”
Messi nunca llegó a jugar. Al menos no cuando hizo falta. Su “épico” partido contra Ecuador, no sólo nos recuerda qué clase de Ecuador era, sino que hasta allí, hasta esa instancia desesperada, llegamos también de su mano. El Súper Messi del Barcelona, se quedó atrapado en las pantallas de la play station.
Sin embargo y pese a las sucesivas frustraciones y desconciertos, renuncias y retornos, idas y vueltas, a sus caprichos se entregaron todos: dirigentes, perdiodistas, y demás deudos. Ungido Messías,  eligió técnicos, jugadores, y sistemas de juego. Todo fue suyo. El fracaso también.
Los habladores que todavía sueñan con que algún día “el héroe” les de una nota, ahora apuntan a Sampaoli, a Tapia, a Angelici… que si son responsables lo son antes que nada por armar exclusivamente “el equipo de Lío”. El resto es todo de Lío.
Su pobre actuación en la final contra Alemania, el penal rifado en la final contra Chile, el penal contra Islandia, su ausencia inexplicable contra Croacia, sus intermitentes apariciones de buen jugador y nada más contra Francia, sus depresiones, sus vómitos, su cara de culo, su padre, y sobre todo, sus amigos… suyo es el fracaso, como suya hubiese sido esta Copa.
Hoy hay quienes tratan de conformarse… hubiese sido peor no clasificar, hubiese sido peor no pasar la primera ronda, hubiese sido peor comerse un 7 a 1 si seguíamos…
Quizás el mayor logro del gobierno de Macri haya sido ese: rebajarnos las expectativas, arrebatarnos los sueños. Enseñarnos a vivir sin plasmas, sin celulares, sin luz, sin gas, sin comida, sin vacaciones y sin ambiciones.
Conformarse con tener el mejor equipo de los últimos 50 años, el mejor jugador del mundo, y mentiras así.



* * *

domingo, 1 de julio de 2018

EFEMÉRIDES: UN CUENTITO DE GORILAS...


Efemérides

Juan Domingo Perón



Un día como hoy, 1º de julio, moría el general Juan Domingo Perón, tres veces presidente de la Argentina por el voto popular, y derrocado en 1955 por un golpe de estado que incluyó el bombardeo de la Plaza de Mayo, el asesinato de más de 300 civiles, y el fusilamiento de incontables militantes en todo el país y sin juicio previo. Fueron responsables directos de todos esos crímenes, las Fuerzas Armadas, las corporaciones económicas, el Departamento de Estado norteamericano, la Sociedad Rural, La Iglesia Católica Argentina, la banca extranjera, el resto de los partidos políticos -desde conservadores a socialistas-, y desde luego, los grandes medios de la hora, ya con Clarín y La Nazión a la cabeza.
Tras 18 años de exilios, injurias, persecuciones, oprobio y proscripción (con la anuencia incluso del “honestísimo” Arturo Illia), los citados responsables de todos aquellos crímenes, lo fueron a buscar a España porque habían arruinado el país y ya no sabían cómo seguir.
Perón volvió y fue millones.
En las elecciones del 23 de setiembre de 1973 ganó con el 62% de los votos.
Murió el 1º de julio de 1974 y fue enterrado con todos los honores de su Ejército, su Nación, y su pueblo.
Así terminan los cuentos de gorilas.


* * *

miércoles, 20 de junio de 2018

MALVINAS - Diario de la Guerra: El Blog...



En el Día de la Bandera, y de la entrega de la independencia económica al Fondo Monetario Internacional,

El Martiyo presenta... 


M A L V I N A S 
Diario de la Guerra 


Foto de Ricardo Canga


Bajo el título DÍAS INDELEBLES/1982, entre el 29 de marzo y el 16 de junio, publiqué en Facebook una suerte de diario retrospectivo del otoño extraordinario de 1982, cuando yo tenía la edad para ser un soldado y tuve la suerte de ser un corresponsal de guerra.
A pedido de algunos pocos –pero buenos (y por lo tanto suficientes)- lectores, aquí lo recopilo en su propio blog, presentado por El Martiyo, y como un aporte más a la memoria de esa guerra que tratamos de olvidar.
Pase, lea y sepa o recuerde...


* * *

martes, 12 de junio de 2018

Los Chistes de Perón - Hoy: Las Malvinas, el perro y la correa...

Los chistes de Perón 


Si alguna vez los argentinos consiguiésemos el nirvana tangible de una divisa estable, esa nueva moneda debería llevar impresa, en sus dos caras sin ceca, las imágenes yuxtapuestas de Borges y Perón; como el yin y el yang de una Argentina sola, que en su doble anverso, grabara así la riqueza de nuestras más hondas contradicciones, unidas entonces por las solas banderas de la gracia de la inteligencia, la agudeza de la sensibilidad, y la sabiduría siempre que revela el humor. 
Por ello aquí El Martiyo, en un gesto estético histórico -pero histórico por estético-, reúne, funde, en un mismo marco, en idéntico formato, a este dueto imposible, y sin embargo… Esperamos que así como los peronistas disfrutan de Los chistes de Borges, así también la otra Argentina disfrute de Los chistes de Perón, quien supo tener, indiscutido, el sentido de la risa que es propio de los grandes. Y que nos hace mejores.




Durante el primer gobierno de Perón Inglaterra atacó un refugio argentino en la Antártida. La pequeña guarnición nacional instalada allí, armada de ametralladoras, consigue repeler a los ingleses, que rápido se retiran, no sin antes clavar la Union Jack sobre el refugio destruido. Un cabo argentino la arranca y se las arroja al bote en el que huían. 
Pocos días más tarde, el embajador británico fue a pedirle explicaciones al presidente Perón.
-- Vino a verme el embajador británico y tuve con él una pequeña conversación más bien amistosa, en el curso de la cual me preguntó: ¿Cómo van a arreglar ustedes ese asunto de la Antártida? Le contesté : ¿Y qué derecho tienen ustedes a la Antártida?; entonces él me replicó: La Antártida es una prolongación de las islas Malvinas. Y fue ahí cuando yo le dije: eso me recuerda a un tipo que una vez me robó un perro. y al día siguiente vino a pedirme la correa.


* * *

miércoles, 9 de mayo de 2018

NUEVA SECCIÓN: VERSOS INFAMES…


Versos Infames

La poesía nace, no se hace.
Y cuando de verdad es poesía, nunca muere. Sobrevive a su tiempo , vence el olvido.
Claro que no todo verso es poesía, ni toda poesía es verso. Sólo cuando esos versos nacen del alma, del corazón, digamos, allí donde adquieren la legitimidad de los sentimientos de verdad sentidos. El resto es trabajo, orfebrería, oficio.
Más allá de la forma, estos Versos Infames no son poesía, pero son eso: son la bronca, el dolor, el desasosiego, el temor, el espanto, y por lo tanto la rebeldía que nos inspira la época que vivimos, la destrucción nacional que nos toca asistir, la fractura moral de una sociedad que no termina de aprender, el destino de un pueblo que no acaba de ser libre, y un gobierno que se deshace entre la impericia y el odio.
A los ya publicados Escupidas al cielo y A que no sabés; como oferta de presentación, hoy van dos piezas por el precio de una.


El camino del olvido


El saqueo a los discapacitados, a los excombatientes, a los jubilados
Los 44 del ARA San Juan
Los 42 gendarmes de Jujuy
Santiago Maldonado, Rafael Huala, Facundo Burgos, Juan Pablo Kurkok, y siguen las firmas
Iron Montain
Cien años de deuda
El 2 x 1
La educación como un gasto
Las Malvinas como una sobra
La angustia frente al rey
Los Granaderos con la bandera española
La banda de la Fuerza Aérea tocando God Save the Queen en la embajada británica
Los bolivianos, los peruanos, los negros de mierda, la grasa militante, el odio como única estrategia
No olvidemos nada


La lluvia de inversiones
La pobreza cero
La luz al final del túnel
El segundo semestre
Los brotes verdes
Volvimos al mundo
El crecimiento invisible
La herencia recibida
Los ricos no roban
La inflación es una pavada
No habrá devaluación ni tarifazos
El fútbol será para todos
La salida del cepo fue un éxito
El mejor equipo de los últimos 50 años
Lo peor ya pasó
No olvidemos nunca


Feinman, Fantino,
Leuco y Leucocito
Longobardi, Loperfido y Lombardi
La Carrió, Lanata y Majul
Melconian, Sturzeneger: ¡CAVALLO!
Su, Mirtha y Mariú
Micheti, Picheto y Magnetto
Los dos Caputo
Los dos Bullrich
Peña y todos sus Braun
Niki, Toto y Nico
Macri y todos sus Macri
No olvidemos a nadie, nada, nunca.

El olvido nos trajo hasta aquí.

*

Oración Oportuna

Por los pobres
Por los niños
Por los enfermos
Por los presos
Por los animales
Por mí

Por los que no comen ni dos veces por día, ni una
Por los sin techo, los sin escuela, los sin futuro
Por los desocupados, los indigentes, los laburantes.

Por los viejos que nos quedan
Por la patria que nos queda
Por los muertos y los vivos
Por la memoria, la verdad y la justicia

Por el bien de todos
Por vos mismo
Por tus hijos
Por Dios… andáte.


* * *

viernes, 4 de mayo de 2018

44º FERIA DEL LIBRO: LA VIGENCIA DE UN FRACASO





Ajena a su propia realidad, una nueva edición de la Feria del Libro de Buenos Aires transcurre y ya se acaba. Alrededor agoniza la industria porque ya no existe el mercado, cierran las librerías, funden las editoriales, se extinguen los lectores y no importan los escritores. Pero la Feria como si nada. Como un oasis ilusorio en el ancho desierto de los desastres.


HAMBURGUESAS SÍ 
LIBROS NO



Cantidad de libros publicados en caída libre, ventas ídem, librerías que cierran, editoriales que se funden o en el mejor de los casos se reconvierten en meros importadores de trabajo extranjero… En dicho catastrófico contexto transcurre la 44º edición de la Feria del Libro de Buenos Aires. 44 años de grandilocuencia inocua. 44 años de un negocio bueno aunque breve –y justamente por ello no dos veces bueno- de libreros y editores con algunos escritores de relleno. 44 años durante los cuales los lectores argentinos no hicieron más que mermar, extinguirse. 44 años y cada vez se vende menos, cada vez se publica menos, cada vez se lee menos, y si por acaso cada vez se escribe más, cada vez importa menos.
Ajena a su propia realidad, y contrariamente a todas sus pretensiones y su marketing, la Feria del Libro de Buenos Aires no es un evento destinado a difundir la literatura en sus variados géneros, ni la lectura como un hábito básico y a la vez distintivo, eso, a lo sumo, dura lo que dura la Feria, y se va con ella. Mucho menos pretende alentar, sustentar o cuando menos proteger a los escritores argentinos que siguen sin cobrar sus derechos, que ya ni anticipos reciben, que jamás podrán controlar por sí mismos la veracidad de las liquidaciones que les hacen, que ven sus obras pirateadas con total impunidad; ni siquiera es tampoco para defender cuando menos a los editores y libreros que dicen organizarla… nada de eso.

La Feria del Libro de Buenos Aires es cada vez más un negocio exclusivo de las megaeditoriales y las grandes cadenas de librerías, un albur para las medianas y pequeñas que junten la guita para el stand, un programa de atracciones que asegure la concurrencia, algunos autores locales vendiendo sus novedades, renombradas estrellas importadas relanzando sus grandes hits, y sobre todo, fundamentalmente, un evento político. El resto, la sustancia, es sólo excusa.
Durante unos días una vez más algunos pocos de los escasos lectores argentinos que van quedando, se mezclarán, amontonarán, empujarán con ese gran público “que siempre algo te compra”, aunque después nada te lee.
Los sellos más poderosos presentarán sus novedades mejor publicitadas. Autores de moda, libros de coyuntura. La última investigación de algún periodista de la tele, las confesiones de una vedetonga, las memorias de un chismógrafo, y en tal caso algún que otro narrador o poeta en la línea “que alguien se haga el ebrio pa´disimular”.
Las hamburguesas y las birras se venderán más que los libros.
Luego todo habrá terminado, una vez más.
Las fulgurantes estrellas importadas se habrán ido, como apagado.
Los libros volverán a sus sótanos o a sus mesas de ofertas, y entonces sí serán verdaderas ofertas las falsas ofertas que sobraron de la Feria.
En los bares, el subte, los trenes, veremos cada vez más gente con su celular, y menos con un libro.
Un mes de Netflix seguirá siendo más barato que la edición más barata de Los Miserables.
Las editoriales publicarán cada vez menos, importarán cada vez más, y algunas ni siquiera eso.
Los escritores seguirán escribiendo, total...
Las librerías seguirán cerrando, total...
O vendiendo otras cosas. Juguetes, pastillas, cigarrillos.
Reconvirtiéndose.
Y el año que viene asistiremos a la 45º edición de la Feria del Libro de Buenos Aires.




* * *

sábado, 24 de marzo de 2018

24-3-76: HOY UNA TRISTEZA, AYER UNA ILUSIÓN...

No todos lloraron ese día...   



HOY UNA TRISTEZA
AYER UNA ILUSIÓN

"TOTAL NORMALIDAD" 




“Lo terrible no es que me hayas mentido,
sino que no podré creerte nunca más”.
Immanuel Kant.


El 24 de marzo de 1976 el Departamento de Estado Norteamericano impulsó un golpe cívico-militar en la Argentina, estructurado por José Alfredo Martínez de Hoz en representación conjunta de la banca extranjera y la Sociedad Rural, ejecutado por las Fuerzas Armadas, justificado por los principales diarios, y bendecido por la Iglesia Católica. A continuación, mancomunados, y conforme sus planes originales, destruyeron la industria nacional, consecuentemente la clase obrera, endeudaron al país por varias décadas, y lo bañaron en sangre.
Por la memoria de aquellos hechos, aquí El Martiyo cita a dos de sus protagonistas principales: los diarios La Nazión y Clarín, sin cuya colaboración dicho desastre nacional no hubiese sido posible; y quienes aquí se expresan en fragmentos escritos, impresos y publicados por ellos mismos, que así guardan, por lo tanto, el peso ilevantable de lo dicho para siempre.

* * *


Así nos alumbraba el diario Clarín ya el 25 de marzo de 1976 -o sea, apenas al día siguiente, dijéramos: rapidito rapidito- en su hoy histórico editorial:

"Aunque resulta innecesario justificar las motivaciones de la acción militar del 24 de marzo -porque nada fue más evidente que la incapacidad del anterior gobierno para modificar el rumbo que nos conducía a todos al desastre- ha sido oportuno que el país escuchara las explicaciones de su nuevo presidente. Ellas ratificaron el hecho conocido de que las Fuerzas Armadas no han interrumpido el proceso que se venía desarrollando, sino cuando tuvieron el convencimiento de que se hallaban agotados todos los recursos susceptibles de operar la indispensable rectificación".

Y así remataba para rematarnos:

"La palabra presidencial (el discurso de Videla), sin buscar aplausos anticipados, ha fijado un rumbo apto para la solución de los problemas nacionales. Y como el mismo Presidente lo expresa, el acierto de las decisiones del gobierno será en definitiva el que suscitará la adhesión de la gran mayoría de los argentinos".

Eso es, y será siempre Clarín.

Mitre, la Noble y Videla.
Los días dorados.


La Nazión, por su parte, festejaba así:

"La crisis ha culminado. No hay sorpresa en la Nación ante la caída de un gobierno que estaba muerto mucho antes de su eliminación por vía de un cambio como el que se ha operado. En lugar de aquella sorpresa, hay una enorme expectación. Todos sabemos que se necesitan planes sólidos para facilitar la rehabilitación material y moral de una comunidad herida por demasiados fracasos y dominada por un escepticismo contaminante. Precisamente por la magnitud de la tarea por emprender, la primera condición es que se afiance en las Fuerzas Armadas la cohesión con la cual han actuado hasta aquì. Hay un país que tiene valiosas reservas de confianza, pero también hay un terrorismo que acecha".

Eso es y fue siemrpe La Nazión.

Cuando todo era brindar,
callar y acumular.


N. del E.: este post con leves modificiaciones fue publicado el año pasado para la misma fecha y también el anterior y el anterior, y posiblemente lo publiquemos el año que viene, y el otro, y el siguiente...

* * *

domingo, 11 de marzo de 2018

ÉXITO OFICIAL: LA POLICÍA MATA A OTRO PIBE POR LA ESPALDA...




Gran triunfo de Patricia Bullrich y su jefe Macri.
Sin necesidad siquiera de escribirla, ni mucho menos consensuarla con nadie, apenas enunciada, la Doctrina Chocobar entró en plena vigencia, y cada vez más policías en todo el país se animan a matar pibes por la espalda.
Sin embargo no sólo Macri y su Bullrich merecen los laureles de este crimen.


¿Quién mató a Facundo?

Facundo Burgos, 11 años. 


En sintonía con la nueva aunque tácita pero igualmente letal Doctrina Chocobar, las fuerzas de seguridad argentinas, siguen matando pibes por la espalda.
Ahora fue el turno de Facundo Burgos, un chico de 11 (¡once!) años, en Tucumán. Iba en una moto, como acompañante. Atenta a los consejos presidenciales, la policía dio la voz de alto, y como los chicos no pararon, les tiraron y listo.
Lamentablemente para la nueva doctrina, el conductor -de 14 (¡catorce!) años-, sobrevivió, apenas recibió un tiro en una pierna, y el roce de un proyectil en la cabeza. Al otro, ya más eficientes, le acertaron en la nuca.
Patricia Bullrich y su jefe Macri deben estar chochos. Ni siquiera hizo falta escribir la nueva doctrina, debatirla, reformar la Constitución, o cagarse en todo y lanzar otro DNU, nada… Bastó felicitar a un solo matador, y la doctrina entró en plena vigencia.  
Es un escándalo que no sea un escándalo que los portales de Clarín y La Nación ni siquiera registren el hecho. Pero así es. Apenas ayer, La Nazión, más jugado, lo escatimaba bajo el título: “Murió un chico de 11 años en un tiroteo con la policía”. Y chau, total...
Con la misma lógica, esos mismos medios, en tiempos del genocidio, acuñaron la expresión “enfrentamiento armado”. Se entiende que esta vez no hayan recurrido al viejo sofisma, ya que resulta difícil explicar cómo es posible enfrentarse a alguien, y a la vez recibir un tiro en la nuca.
Pero el tiempo es maula también con las mentiras, y el paso de las horas disipa el humo que venden los grandes medios.  
Facundo Burgos, de 11 (¡once!) años, iba como acompañante en una moto con su amigo Juan de 14 años, que la conducía. Facundo fue su escudo, o Juan también estaría muerto. No estaban robando, acuchillando turistas, nada de eso. Presenciaban una picada de motos que dispersó la policía. En esa fuga les dispararon, y lo mataron.
Guiada por Clarín y La Nazión, la gente de bien que suele aprobar el asesinato de niños por la espalda, se pregunta entonces: ¿Y por qué no pararon, eh?...
Eso todavía no está claro.
Quizá porque eran menores y no tenían registro, papeles de la moto; o quizás por ese instinto de conservación que enseña a temerle a la cana, o quizá porque sí, porque la moto era robada y ambos pibes eran en realidad los capos del cartel de Sinaloa. Por lo que fuera que fue, la policía no lo sabía, no lo preguntó, no lo investigó, tiró a dar y listo, erró con uno, pero mató al otro. De un balazo en la nuca. Un cabecita menos, qué hay…
Los dos policías que dispararon, fueron inmediatamente detenidos e interrogados, e inmediatamente liberados.
Hicieron fácil. Explicaron que lo mataron “por circular en forma sospechosa”. Y listo.
Se diría que ambos criminales habrían sido beneficiados por algún tipo de “garantismo” y/o “puerta giratoria” que en este caso no molesta a nuestra gente de bien.
Y tal vez no molesta porque es el mismo garantismo que inspiró el fallido pero siempre latente 2x1, y la misma puerta giratoria que le pusieron en su chalé de Mar del Plata al genocida Miguel Echecolatz, y a tantos otros colegas suyos en la tortura y la muerte.
Por eso mismo las mismas voces que piden mano dura, ejecución sumaria, pena de muerte, “limpieza a seco”; todos esos que se indignan con Raúl Zaffaroni pero repiten como sagradas las verdades de Bebote Álvarez; ahora no dicen nada. Ni mú. No ven garantísmos ni puertas giratorias, ni asesinos libres, ni “justicia de mierda”.
Ven nada más que un negrito muerto en un charco de sangre en una calle lejana.
“Algo habrá hecho”, se dicen y chau.
Pero ellos también mataron Facundo.


* * *

jueves, 1 de marzo de 2018

MACRI EN EL CONGRESO: NI CRISTINA, NI EL PUEBLO...

Entre promesas vencidas, augurios otra vez, y problemas de lenguaje, el presidente de turno abrió las sesiones ordinarias del Congreso.
Cristina Kirchner no fue.
El pueblo tampoco. 

LA SARASA DEL CORAZÓN

                                                                 Foto: Ruben Digilio



Entre el autoelogio y la autoayuda, la negación y el augurio, con serias dificultades sintácticas y gramaticales, Mauricio Macri inauguró el año parlamentario con un discurso corto pero vacío, porque lo malo, si breve, mejor.
Sin logros que exhibir en lo económico, en un muy mal momento para hablar de la soga de la corrupción con tantos ahorcados en casa, en pleno naufragio la paritaria docente, desbocados el dólar, la inflación y la deuda externa, enfrentado con los sindicatos mientras unifica a la oposición, y mientras un coro de estadios lo putea, el discurso presidencial, previsiblemente, se deshilachó entre promesas vencidas, realidades intangibles, lugares comunes, y deseos navideños de paz, amor y prosperidad.
Sintomáticamente, comenzó invocando uno de los grandes fracasos de su gestión: el ARA San Juan y sus 44 tripulantes perdidos hasta hoy.
Entrados ya en el quinto semestre, lejos muy lejos quedó aquel segundo de las grandes ilusiones. Sin embargo, firme en sus principios, por nada de ello Macri dejó de prometer un futuro mejor: “Lo peor ya pasó –dijo-, ahora vienen los años en que vamos a crecer y ver los frutos”. (Sí, sic).
Sin renunciar a la innovación lingüística, en otro pasaje confesó que “pienso constantemente en ser serio con el déficit fiscal”.
Preocupado por la realidad, recomendó negarla: “hay que evitar diagnósticos apocalípticos”.
En lo que confiamos ha sido una charada, habló de "crecimiento invisible".
Como quien toma sol bajo la noche cerrada, en otro momento afirmó: “Los salarios le ganaron a la inflación”.
Conciente de los “conflictos de intereses” que hoy infestan su gabinete -y que si no fuera suyo se llamarían “corrupción”-, simplemente dijo que no, que “los funcionarios no estamos acá para beneficiarnos”, y que además ellos, sus funcionarios, tenían un “alto compromiso ético”.  
Lo mismo hizo con la inflación: “está bajando”, dijo y chau.
Ajeno a todas las consecuencias de la actual destrucción nacional, se jactó de ser “parte de la generación que está cambiando el país”, para por fin cerrar con una arenga de vestuario hablando del corazón y los sentimientos concluyendo que “los argentinos unidos somos imparables”.  
Los propios aplaudieron, claro.
Los opositores afilaron sus navajas y salieron al encuentro con la prensa.
Dos ausencias notables marcaron la jornada.
Cristina Kirchner pegó el faltazo, pero el pueblo también.
Afuera, frente al Congreso y sus adyacencias, no había más que vallas y fuerzas policiales bajo el sol de un día cálido, y sin embargo helado. 

* * *

miércoles, 28 de febrero de 2018

lunes, 26 de febrero de 2018

MACRI: ENTRE PUTEADAS Y GILADAS...

Dicen que fue Vicente Saadi el que acuñó la frase que después difundiera tanto Carlos Menem: "en política el que se calienta, pierde".
Sin embargo se trata de una antigua verdad de la vida que suele ser aprendida ya en la escuela primaria: "si te enojás cuando te cargan, más te van a cargar".
Mauricio Macri y sus muchachos, tampoco saben eso.


EL HOMBRE BOBO



Un grito de corazón enciende y trasciende los estadios argentinos, alcanza los recitales, se derrama por las calles, se toma el subte, viaja, sigue y suma: Mauricio Macri la putá que te parió.
Estrenado espectacularmente por La Gloriosa hinchada de San Lorenzo en un Gasómetro a reventar, para luego volver a entonarlo en su estadio de basquet, pronto se sumaron al coro las sucesivas hinchadas de All Boys, River, Huracán, Lanús, Independiente, Racing, Chacarita, en fin… menos la de Boca, por ahora…
En un primer momento desde el gobierno pretendieron reducir la novedad a una cuestión apenas deportiva. Pero cuando el cantito se esparció por los recitales, el subte y las calles, el gobierno activó toda su “inteligencia” dispuesto a acallar lo que el propio diario La Nazión llamaba ya “el hit del verano”. Y con la ineficiencia que lo caracteriza, lo primero que  hizo fue dejar trascender que a Macri la puteada le molestaba y mucho.
Una de las primeras leyes que se aprenden apenas ingresar a la calle de la vida, establece claramente: "si te enojás cuando te cargan, más te van a cargar". Es difícil terminar el primario sin aprenderlo.
Pero suele ocurrir con los egresados de esos colegios muy caros, donde antes que nada les aseguran a sus alumnos un entrenamiento exhaustivo para el mundo material, y un aséptico aislamiento de lo peor de la sociedad –pobres, grasas, etc-, lo cual, a su vez, habrá de eximirlos para siempre de cualquier empatía con el llamado pueblo. Es así como esos chicos alcanzan la flexibilidad moral suficiente como para “triunfar en la vida”, pero a la vez carecen por completo de calle. Es decir: salen truchos, pero boludos.
Parece un detalle, y lo es. Pero por lo mismo nos revela muchísimo.
El mejor equipo de los últimos 50 años, resulta que no es más que una manga de herederos y ceos, hijos por lo tanto de alguna fortuna inexplicable o de alguna interna feroz, educados en burbujas de vidrio donde sólo tratan consigo mismo, donde la palabra amistad es lo único gratis, y donde aprenden que todo se paga y todo se puede si se tiene la guita para pagarlo. Chicos que conocen Nueva York al dedillo pero se pierden en Avellaneda, que le rezan a Dios pero sólo creen en el Mercado, que, como Macri, hablan inglés sin haber aprendido aún el castellano.
De allí el "errorismo de estado" que distingue a esta gestión, sus marchas y contramarchas, los escándalos estallándoles en la cara, Panamá papers, Paradise papers, el Correo, Flybondi, el Sarmiento, los peajes, Calcaterra, Caputo, Díaz Gilligan, Chocobar… perfectos tarambanas protegidos hoy por los medios como ayer por sus papis, se llevan todo puesto, y siguen como si nada, hasta que un día…
Porque no hay mal que por bien no venga.
Macri Blanco Villegas, los dos Bullrich, los dos Caputo, Quintana, los Peña y todos sus Braun, Etchevere sin su hermana, el patético Triaca –heredero de un gremialista del Jockey Club-, Miss Stanley, Aranguren el de la Shell, Dietrich en bicicleta, Bergman disfrazado de arbusto, Aguad sin Internet (y ahora también sin submarino), nos dejan esa esperanza: son corruptos pero bobos, más antes que después la historia va a descubrirlos porque Dios perdona siempre, el hombre perdona a veces, pero la verdad no perdona nunca.
Mientras tanto que disfruten.
Por ahora el trueno del escarmiento es apenas una puteada nacional.
Un grito de corazón: Mauricio Macri, la puta que te parió.


* * *