////// Año XIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Prefiero ser martillo que yunque", Julio Popper ///

lunes, 21 de octubre de 2019

CLARÍN: FIN DE CICLO…



Los resultados de las PASO –que según todo indica se ampliarán el próximo domingo- no sólo sepultaron a Macri bajo los escombros de su fracaso, sino que le avisaron a Magnetto que hubo un tiempo que fue hermoso pero ya se terminó. El periodismo de guerra iniciado en 2008 contra Cristina Kirchner, acaba en una costosa derrota que están dispuestos a repetir.

LAS RUINAS CIRCULARES




Peronistas de la tercera edad gustan subestimar el poder de los grandes medios invocando aquella graciosa paradoja de Perón “cuando tuvimos los diarios en contra, ganamos, y cuando los tuvimos a favor perdimos”.
No les bastó la crisis de 2008, cuando los cuatro machos del agronegocio pasaron a ser “el campo”, y hasta los pobres salieron a defender a la Sociedad Rural, una de las instituciones más golpistas del país. No les bastaron las elecciones de 2015, cuando las operaciones mediáticas contra Aníbal Fernández definieron la Provincia y en dominó la Nación. No les bastó la conversión de Cristina en la gran chorra argentina, y en simultáneo la de Macri –nada menos- en una esperanza de transparencia... Hoy todavía muchos repiten como una verdad inoxidable aquella vieja paradoja de Perón. Más aún después de las PASO, cuando la formidable derrota del oficialismo, los llevó a creerla definitivamente.
Pero Perón dijo eso desde su exilio, refería sus primeras presidencias, hablaba de un país con apenas tres diarios importantes, la televisión era más un intento que un invento, y las pocas radios influyentes apenas se oían más allá de la Capital. Perón no enfrentó la televisión masiva, el cable, señales de noticias 24 horas, celulares, redes, streamings, trolls… otro país, otro mundo. Si hay verdades eternas, es porque existen las otras.
Con mucho esfuerzo, gran despliegue, sin reparar en gastos ni en éticas, en 2015 el Grupo Papel Prensa alcanzaba por fin el gobierno con uno de sus socios más sucios, procesado por asociación ilícita y escuchas ilegales; ya condenado alguna vez por contrabando agravado; en conocimiento incluso de los Panamá Papers –porque ellos tuvieron esa información antes de las elecciones de octubre-, y aún así consiguieron convertir a Macri en un símbolo de “transparencia”. La historia demostró hasta qué punto era todo mentira, puro marketing… el poder específico del Grupo.
Pero todavía algún viejo peronista repite aquella sentencia de Perón que el tiempo deshizo en chiste.
No ven, no pueden o no quieren ver lo que de verdad sucedió. Los resultados de las PASO no fueron solo una victoria del Frente de Todos sobre Macri, sino y sobre todo una derrota contundente de Clarín, lo que es, supone y oculta.
El triunfo del candidato elegido por Cristina contra el candidato sostenido por Magnetto, es mucho más que un resultado electoral. Es el resultado de esa “guerra con los medios” propalada por el propio Grupo desde 2008 contra el gobierno de Cristina. Su confeso “periodismo de guerra”, su derrota.
Once años de persecución mediática sin respiro con el apoyo invalorable de jueces y fiscales… Once años de diarias injurias en cuerpo catástrofe, allanamientos espectaculares, maniáticos perforadores de la Patagonia, detenciones humillantes en vivo y en directo, y un coro permanente de espías y/o periodistas –eso está por verse- cacareando acusaciones sin pruebas, apretando testigos, extorsionando gente… once años de lucha y sacrificio, entregando la poca credibilidad que les quedaba, y todo y tanto acabaron el 11 de agosto, cuando un 70% de la ciudadanía les dijo que ya no les creía más.  
TN lleva meses cayendo en las mediciones, C5N es el líder. Clarín es el diario que más lectores perdió en los últimos 15 años. Lanata no da más. Fantino vuelve vencido al periodismo deportivo. Majul, Leuco, Feinman hablan como debajo del agua, entre borbotones de furia, burbujas, ni se les entiende ni se les oye. La guerra con los medios terminó, perdieron.
Cristina no les ganó una elección: le demostró al pueblo que mentían, que no hacían periodismo sino política, y que estaban del lado de los saqueadores del país, de los hambreadores, del enemigo... Pastorcitos sin lobo, hoy nadie les cree ya. Ahí el fin.
Porque más allá de las tiernas ilusiones de Alberto Fernández y el fin de su grieta, cuando asuma el nuevo gobierno ellos seguirán ahí, siempre dispuestos a concentrar poder y marcarle la cancha, acaso renovados, caras y nombres, un nuevo lanata y otro majul, aquél delgado y éste capaz de articular cuatro oraciones, o un leuco sin leucocitos, y variantes así, make up y cartón pintado, pero los mismos métodos, los mismos recursos, las mismas prácticas que sin embargo los llevaron a semejante derrota. Ahí el fin.





* * *

sábado, 12 de octubre de 2019

PARADOJAS ARGENTINAS: MACRI EN SU LABERINTO…



Saliente y sin salida, ausente sin que se note, Macri pasea su fracaso por las calles de un país que se descompone en la incertidumbre y la miseria. Ninguneado por el FMI, abandonado por el Círculo Rojo, ignorado por Trump, apenas la oposición lo sostiene en el gobierno. Pero son tantas sus víctimas, que a la hora de la Justicia ya ni Cristina podrá salvarlo.


LOS EJÉRCITOS DE LA MEMORIA

"Manifestación", Antonio Berni. 



Paradojas argentinas.
Repudiado en las urnas, astillada su Alianza, negado por sus propios candidatos, ninguneado por el FMI, olvidado por Trump –aunque no deje de arrodillarse-, abandonado por el Círculo Rojo –con Magnetto a la cabeza-, a Macri ya nada más lo sostiene en su cargo el peronismo, Alberto, el candidato de Cristina, o sea, Cristina. Bastaría una sola palabra suya…  
Mientras tanto pasea su derrota y sus vestigios por las calles vacías de la patria, con potentes altoparlantes que le enseñan a nadie los cantitos populares que escribieron sus comunity manager en un focus group; con su fiel Hernán Lombardi saltando como si bailara para animar a esas multitudes escuálidas o no, depende con cuáles se las compara, si con las que convoca Cristina allí donde aparece, o las que junta Lavagna en ninguna parte.
Pero el mérito no es solo de Cristina. Su equipo médico, también lo mantiene, sino en su cargo, al menos en marcha. El presidente es además el candidato y hay que darle cuerda. No hay otro. Entonces la química presidencial y su dinámica de calefón, que lo lleva sin escalas intermedias de la euforia al llanto y de la risa al enojo, de la gratitud a la amenaza, de la certeza mesiánica a la disculpa llorosa, de los ardores del infierno cuando estalla, a la calma de una llama de la nada.
Y grita, arenga, balbucea su dislexia y hace chistes todavía; le besa los pies a una jubilada que se sabe su papel; promete de nuevo lo que ya no cumplió, se envuelve en una bandera, se pone una bincha, un gorro, saluda a nadie al pasar, y a pedido de su claque repite a voz en cuello su no se inunda más como el viejo payaso con sus viejas gracias ante su vieja platea que igual hace que ríe bajo los escombros del circo.
Alrededor el país se descompone en la miseria, el hambre, la incertidumbre y el abandono. Más allá de las infantiles excusas oficiales, ya ni ellos consiguen negar la ruina económica, la destrucción total y el consecuente desastre social logrado en poco más de tres años por el mejor equipo de los últimos 50. “La pesadilla de llegar a fin de mes”, según el propio Macri. Sí, sic.  
El espionaje ilegal a jueces de hasta la Crote Suprema, acaba de estallar como una bomba absoluta. Su onda expansiva recién comienza. El presidente que subió procesado por escuchas ilegales, y que rápidamente fue sobreseído, quizá más rápidamente…
Por mucho que se acaloren majules y leucos, las excarcelaciones de Cristóbal López y Fabián de Souza abren la caja de Pandora de la extorsión, persecución y otros delitos cometidos también por el gobierno contra el Grupo Indalo en pos de C5N. Un expediente al que sumó ya su valioso aporte el defraudado macrista Daniel Vila, en nombre del Grupo América, y también por extorsión.
Y esa es sólo una causa de las cientos que les esperan, ya imposibles de enumerar en el marco de un breve post: ARA San Juan, Correo Argentino, Parques Eólicos, Autopistas del Sol, Panamá Papers –o sea, evasión y lavado de activos-; Aportes truchos, MacAir, las coimas de Odebretch, el Soterramiento del Sarmiento, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Iron Montain, D´Alessio & Co… en fin, la lista es demasiado larga, y confiamos en que Macri y sus funcionarios la conocen mejor que nosotros. Y que saben desde ya que no hará falta ninguna venganza, que bastará con la Justicia.
Que ni siquiera será el futuro gobierno el que tenga que ocuparse, porque el tendal de heridos que dejaron, entre propios y ajenos, es un ejército vivo que no olvida ni perdona. Socios desplazados, cuando no traicionados. Empresarios defraudados, cuando no encarpetados y encuadernados, manoseados, devaluados, escrachados y hasta encerrados. Exfuncionarios y adversarios políticos encarcelados por el testimonio de arrepentidos ahora arrepentidos de arrepentirse. Arrepentidos presionados, involucrados, cuando no traicionados. Los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan. Varios altos oficiales de la Armada. Muchos espías, como Rolo Barreiro o el propio Jaime Stiuso, hoy querellante contra Marcelo D´Alessio. Marcelo D´Alessio, abandonado, traicionado, preso. El propio Calcaterra, de pronto procesado por culpa del tarambana de su primo. Y los millones de pobres y empobrecidos, indigentes, desocupados, degradados, arruinados, perseguidos, reprimidos, desposeídos por su fatídica gestión… un inmenso ejército, incontables hombres y mujeres sedientos de Justicia, sin olvido y sin perdón.
Y ellos lo saben.  
Entonces pasean su derrota por todo el país, y cantan cantitos que no terminan de aprenderse, y bailan, saltan, hacen bromas, ríen, gritan, besan pies, revolean gatos, se disfrazan, se desdibujan, desesperan… sienten que se van, y al mismo tiempo, que no tienen salida. 
Paradojas argentinas.


* * *

martes, 8 de octubre de 2019

PATRAÑAS AMARILLAS: LA GUERRA CONTRA EL NARCO...




Desastradas en mentiras simples todas sus grandes promesas, el mejor equipo de los últimos 50 años nunca más dijo nada de la revolución de la alegría, los brotes verdes, la lluvia de inversiones, o la pobreza cero devenida en emergencia alimentaria. 
Pero con la cara que le queda se retira repitiendo que enfrentó al narcotráfico.

EL ÚLTIMO GLOBO

 Villa 31, pibe cartornero. 
(¿Acaso jefe del  Cartel de Jalisco?)



La pretensión de acabar con el narcotráfico reventando villas, equivale a creer que se puede controlar el dengue con espirales.
Esta estupidez obvia, sin embargo, fue la base fundamental de la estrategia desplegada por Cambiemos en su promocionada guerra contra el narco. Una estrategia estúpida, sí… pero mucho más estúpido es que la promocionen.
Mejor, peor: es la última mentira que mantiene el gobierno en su retirada. Nunca más habló de revolución de la alegría, brotes verdes o lluvia de inversiones ni de luces al final de ningún túnel, incluso llegó a negar que había hablado alguna vez de pobreza cero… pero se derrumban repitiendo que enfrentaron al narcotráfico. Qué risa.
Según sus propias cifras, en los tres primeros años de gobierno amarillo, se realizaron “casi 60.000 procedimientos contra el narcotráfico, se duplicó la cantidad de detenidos  alcanzando a 57.000 desde el comienzo del gobierno de Cambiemos”. Más y mejor: “También se incautaron 440.000 kilos de marihuana y en 2018 se alcanzó el récord histórico con 185.000 kilos, 26% por encima de lo que se había incautado en 2015. Algo similar pasó con las incautaciones de cocaína, las cuales fueron récord histórico en 2017, triplicando los niveles de 2015, y en 2018 volvieron a ser elevadas, duplicando el numero de 2015. En tres años se incautaron 26.000 kilos de cocaína”.
Bravo, sí. 
Pero si en algo están de acuerdo todas las fuerzas de seguridad y las agencias de inteligencia dedicadas al tema en todo el mundo, es que sólo se incauta, a lo sumo, el 10% del total que circula. Lo cual permite esta regla de oro: cuanto mayor incautación, mayor tráfico.
Para rubricar el desastre está la propia Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar), según la cual entre 2010 y 2017 el consumo de marihuana, cocaína y drogas sintéticas, arrojó “una tasa de incremento de alrededor del 100%”.
El alegre festival de cifras oficiales tampoco aclara que 4 de cada 10 detenidos por infracción a la Ley 23.737, son por tenencia para consumo o tenencia simple, es decir, ciudadanos con derecho a su privacidad, como usted o nosotros, estimado lector, o en términos técnicos: perejiles.
Las estadísticas de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) indican que en 2018 hubo en todo el país 22.321 causas iniciadas por infracción a la Ley 23.737 en el fuero federal. El 37% de ellas también fueron por tenencia para consumo personal, y otro 7% por tenencia simple.
En CABA la Policía y la Justicia tienen competencia en causas por narcomenudeo a partir del 1° de enero de este año. Desde entonces y hasta el 31 de julio ingresaron a las Fiscalías de la Ciudad 13.153 causas por drogas. De ese total, el 68% fueron por consumo personal, el 7% por tenencia simple, y sólo el 22% por comercialización. O sea, un 75% de perejiles.
Desde luego nada de esto acabará con el inmenso negocio mundial del narcotráfico, pero así el gobierno rellena sus estadísticas para impresionar a la masa menguante de incautos que todavía le queda.
Inútil además de absurda, esa avanzada contra el usuario fue también costosa. Según la RESET -una ONG compuesta por abogados, psicólogos, trabajadores sociales, sociólogos, politólogos, licenciados en comunicación y estudiantes-, en sus primeros tres años de fracaso Patricia Bullrich y sus pistoleros gastaron 122 millones de dólares para encausar perejiles. 
Botón de muestra, tan sólo en la fiscalía que dirige Federico Delgado, en 15 días de agosto de 2018 -último mes analizado- el 73% del total de causas iniciadas por infracción a la ley 23.737 fueron por tenencia de drogas para consumo personal. El costo promedio de cada causa, asciende 2.600 dólares.
Pero el gobierno se jacta. Enajenado por la derrota, promociona su naufragio, lo difunde. En su triste marcha solitaria y final por las calles vacías de la patria, entre arengas de vestuario y promesas vencidas, Mauricio Macri todavía agita el tema como una banderita. Las encuestas con que se mintieron hasta el 11 de agosto, ahora dicen que les dicen que Patricia Bullrich tiene buena imagen porque revienta villas. O sea, porque se enfrenta al narcotráfico. La ex-hada, ex-promesa y ex-sonriente María Eugenia Vidal asoma cada vez menos pero siempre que lo hace es para recordarnos su valiente lucha contra el narco en toda la Provincia, donde también dice que incautaron más (porque se trafica más, no dice). Pero más valiente y aguerrido aún es su ministro de seguridad Cristian Ritondo, que no para de "voltear" bunkers por todo el conurbano a punta de pistola... ya volteó como cuatrocientos, dice…
Desde luego toda esta patraña no sería posible sin la valiosa colaboración de los medios de siempre, donde nunca falta un rolando graña dispuesto a meterse en una villa, onda cámara oculta, la voz bajita denotando peligro, el dedo fácil y la sospecha gratis entre potenciales irresponsables o conjeturas desopilantes, “ese seria uno de los capos”, “aquél sería un soldadito”, “la campera azul sería el uniforme de los soldaditos”… 
En 2012 el prestigioso banco HSBC fue condenado en los Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico, y sentenciado al pago de una multa de 1.900 millones de dólares. Cambio chico para un banco de su porte, sí, pero a cambio no lo clausuraron ni lo cerraron ni le quitaron su licencia. Nada de eso. Bastó con un breve pero sentido pésame de su director Stuart Gulliver: “Asumimos la responsabilidad de nuestros errores pasados. Sin embargo HSBC es hoy una organización fundamentalmente diferente a la que cometió esos errores”. Y chau, a seguir lavando…
Después de todo el HSBC no es el único en el ramo. Por los mismos delitos fueron condenados en distintos países bancos como el Standard Chartered, Wells Fargo, Bank of America, Citibank, American Express Bank, Western Union, y siguen las grandes firmas.
Sobra decir que ninguno de sus directivos, ejecutivos y/o responsables, vive en una villa. Ni uno solo, qué va. Prefieren barrios mejores, con agua potable, cloacas, en fin… barrios privados con seguridad privada, cosas así… barrios donde la Gendarmería no te patea la puerta, ni periodistas de cuarta se adentran con el viejo truco de la camarita escondida y la voz en un susurro para darle más tensión a las imágenes mientras señalan a cualquiera acusándolo de cualquier cosa total ninguno importa nada… barrios donde los punteros no se plantan en las esquinas ni se dedican al menudeo, al contrario, son gente fina, dirigen grandes bancos, colaboran con el hogar policial, y tienen un vecino juez al que el año pasado le otorgaron un crédito blando.
Y no usan espirales. 


* * *

domingo, 6 de octubre de 2019

BRULOTES BRUTALES - Hoy: MIGUEL PICHETTO...


Diluido Macri en su propio fracaso, Vidal encapsulada en su derrota, Carrió empastillada y a la deriva, aterrado Larreta por el remolino que se los lleva, sólo el osado Miguel Ángel Pichetto mantiene bien en alto las banderas del odio, agita todos los miedos, y reparte resentimientos como si fueran promesas. 
Es su hora protagónica, y la disfruta...
¿O sabe que viene en caída y sueña que vuela?



EL SUELO PUEDE ESPERAR






Caricatura de sí mismo, suficiente, canchero, mezcla rara de sabihondo y de suicida, Miguel Ángel Pichetto atraviesa por estos días su instante protagónico, y en ese mismo brillo se consume como una cañita voladora que se incendia si se enciende, y cuyo propio esplendor a la vez la fulmina.
Sin territorio y sin votos, sin mañana y sin retorno, abrazado a Macri como a Di Caprio en el final de Titanic, cuenta Verbitsky que ya un compañero le dijo: “Miguelito, Miguelito, tantos años en el peronismo para terminar velado en un local del Pro”.
Oficialista inquebrantable, otrora mártir de la 125, alguna vez supo enfrentarse a los machos del agronegocio, para acabar ahora a su entero servicio. Bravo y fiel escudero de Cristina en el Senado, apenas asumió Macri gritó que por fin se “sentía libre”; y así, negando hoy lo afirmado ayer, al cabo de una rápida metamorfosis -como en un karma kafkiano repleto de kas-, una mañana Pichetto despertó convertido en una misteriosa kukaracha pro.
La malas lenguas hablan todavía de un carpetazo contra su hijo, Juan Manuel Pichetto, hoy de regreso al ruedo en Río Negro como asesor del gobernador Wereltinekc, pero ayer mano derecha en el Anses del también encarpetado y no menos adaptable Diego Bossio. Resulta que una auditoría realizada por el gobierno en 2016 habría descubierto un más que extraño manejo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, negociados con el plan Procrear, y otras peripecias financieras que además involucrarían a grandes empresarios. Nota del redactor: aquí valen los potenciales porque aquél informe nunca se hizo público. El gobierno, antes, prefirió charlar con Bossio y los dos Pichetto. Las consecuencias de esas charlas, diría La Biblia, “por sus frutos las conocéis”.
Fuera por lo que haya sido, un día Pichetto se arrancó la careta y dio el gran saltó.
Pero un salto es un salto y nadie se vuelve en el aire sin antes alcanzar el piso. Y como el gran salto era muy grande, el piso quedaba muy lejos y desde entonces Pichetto no para de caer.
Empezó descubriendo virtudes ocultas en el gobierno fallido de Cambiemos, y cuanto más fallido, más virtudes. Se lanzó a la campaña acusando a sus adversarios de marxistas y comunistas. Ante la carcajada general, llegó a decir que había sido una broma, pero enseguida metió quinta y ya no paró. Sin perder la calma displicente de su tono, con ira coloquial, embistió contra lo pobres y los negros -nacionales o extranjeros, pero sobre todo extranjeros (tercermundistas siempre)-, le adjudicó el inmenso negocio del narcotráfico a los villeros paraguayos, bolivianos y peruanos; todos los africanos se volvieron delincuentes ante sus ojos, y ya casi en éxtasis propuso dinamitar las villas. Todo. “Hay que dinamitarlo todo, que vuele todo por el aire”, decía el candidato a vicepresidente, muy suelto de cuerpo, tranquilo, como recostado en su caída, canchero, sabihondo… suicida.  
Aunque tal vez en el fondo de su alma triste, jugado por jugado, perdido por perdido, el único sueño que le queda es heredar ese 30 por ciento de odio que Macri dejará mostrenco la noche del 27.
Esa multitud ciega de furia que lo llenó de ilusiones en Barrancas de Belgrano, por mucho que ahora se deshilache y se deshaga conforme se aleja de la General Paz… ese pueblo entusiasta y rabioso capaz de aplaudirlo sólo porque había abjurado del peronismo… esa buena gente que no pide más que abolir a los ká y a cambio está dispuesta a votar la destrucción nacional, el endeudamiento infinito, la miseria absoluta, desde luego el 2x1… esa señora de bien que en 1968 tocó un pobre; esa otra, que aún mayor consiguió descubrir por sí sola la dependencia de Cristina del “populismo cubano” que a su vez “ya se sabe de dónde viene”… ese buen hombre que “trabajó toda la vida” y que hoy no pide más que “el fusilamiento de los peronistas”… toda esa pobre gente, todo ese pueblo que pronto perderá a su líder aplastado por la derrota, ¿en quién podrá confiar entonces si no en él?... El hombre sin pelos en la lengua, el héroe decidido a exterminar cabecitas, pobres, inmigrantes, narcos, planeros, franelitas, gays, lesbianas y travestis, zurdos, diestros o ambidiestros, vendedores ambulantes, hormigas, mendigos, monotributistas, jubilados, cartoneros, sindicalistas, electricistas, intermediarios, organizaciones, opositores, indecisos, socios y exsocios, todo, “dinamitarlo todo” para por fin reinar sobre el 30 de los escombros del odio…
Aunque tal vez tampoco.
Tal vez en el fondo de su alma triste sabe que el salto que dio fue un salto al vacío, que el próximo 27 él también encontrará el suelo de su suerte, y mientras tanto nada más disfruta su cuarto de hora como el que alucina que vuela en caída libre... 
Porque sabe también que cuando se salta al vació el suelo queda demasiado lejos y nunca se alcanza. Nada más se revienta.



* * *

martes, 1 de octubre de 2019

ANTIPERONISMO: EL AMOR AL ODIO…



Cadáver a cuerda, fantasma creado por su sola ilusión, Mauricio Macri inició el sábado en Barrancas de Belgrano una marcha nacional destinada apenas a disimular que ya todo ha terminado. 
Una multitud lo acompañó sin embargo. 
Senil o escueta, no basta para negar esa tercera parte de la Argentina capaz de obviar cualquier desastre y siempre dispuesta a cualquier fracaso en su fervor antiperonista.

EL PUEBLO DEL ABISMO





Terminado, fantasmal, entre el adiós y el ridículo, en la agonía de una gestión cuyo deslumbrante fracaso le asegura la inmortalidad, el sábado en Barrancas de Belgrano Mauricio Macrí aparecía sobre el escenario alzando un cartelito que decía, todavía, “sí se puede”. Todo final es triste, cuando no patético.
El Martiyo le pega a Macri desde sus inicios. Basta recorrer en especial su sección La patria escrita. Nunca nos engañamos con el hijo de Franco ni con su famiglia, nunca ignoramos su pasado delictivo, ni dejamos de apreciar jamás su formidable precariedad personal, su incultura general, su dislexia galopante, esa impronta de pelotudo que tanto le endilgaba su padre (ver Un vivo bárbaro). Pero aquí nos detenemos.
Árbol caído hace mucho, ya ni para leña da. Todo en él es final, escarnio, burla. Sus candidatos se despegan de su figura, lo borran de los afiches, lo niegan mil veces antes de que cante cualquier gallo. Sus funcionarios ya no le responden más ocupados en prevenir sus propios porvenires judiciales. Sus periodistas más fieles ya no se endulzan con sus dulces sobres. Amores de estudiantes, nunca más supo nada de Christine Lagarde y su FMI. Ni noticias del amigo Donald… si hasta Mirtha Legrand lo llamó “fracasado”.
Nos parece suficiente.
No es de caballero pegarle en el piso, mejor taparlo con diarios y pasar a otro tema.
Desde el fondo de esa montaña de escombros que es hoy el gobierno de Cambiemos, surge viva, intacta más allá del tiempo y los fracasos, esa tercera parte de la Argentina que todavía lo apoya, que todavía lo sigue como al flaco Abel del tango, que se les fue y aún los guía. Pero es que no siguen a Macri, sino apenas la ilusión que encarna: el viejo sueño de abolir al peronismo. Un sueño imposible, y sin embargo…
Y sin embargo allí estaban el sábado en Barrancas de Belgrano, corazón gorila de la ciudad gorila, una multitud senil, cierto, irrelevante en términos electorales, sí, pero representativa de esa tercera parte aún briosa, llena de fe más allá de cualquier evidencia, vivando con entusiasmo la destrucción nacional, la decadencia social que al mismo tiempo la succiona hacia abajo como un remolino; la miseria que la rodea y la acosa; la deuda eterna que pagarán hasta los nietos de sus nietos, y allí estaban igual… sin necesidad de propuestas, de ideas, soluciones, argumentos, nada, ¿para qué?... arriba del escenario tenían al hombre que había prometido pobreza cero, y se va en emergencia alimentaria; que se burlaba de la inflación, y la duplicó; que auguraba una lluvia de inversiones, y acabó en default, y sin embargo, ellos allí como si nada, abrazados al fantasma en el eco de sus arengas, repitiendo como una victoria no se inunda más, eufóricos, en trance, más allá de Macri, más allá de cualquier realidad…
En otra clara demostración de su incapacidad para comprender lo que sucede, arriba del escenario Macri parecía contento. Una y otra vez le agradecía a la multitud como si fuera propia. El 28 de octubre sabrá que no. Desilusionada, defraudada, despechada, derrotada, toda esa gente lo habrá abandonado ya la noche del 27, y que pase el que sigue… Vidal o Videla, Onganía o De la Rua, Illía, Alfonsín, Macri, Braden o Lagarde, no importa, nadie importa, nada importa. Sus líderes son coyunturales y por lo tanto descartables, sus convicciones son pocas, elementales, pero férreas. Todo lo que les importa es el peronismo. Abolirlo.
En esa obsesión, cualquier cosa se entiende. Tanto clausurar el Congreso como bombardear Buenos Aires en defensa de la República. Tanto violar la Constitución, como fusilar en su nombre. Tanto invocar a Dios, como desaparecer, torturar y asesinar porque Cristo Vence. Todo vale menos el peronismo.
A través de las generaciones cargan en la memoria de su sangre las tremendas imágenes del aluvión zoológico y sus patas en la fuente. Desde entonces nunca más durmieron tranquilos. Un pueblo horrible, oscuro, sucio de aceite industrial, un pueblo que creían lejano y sentían ajeno, de pronto surgía de las profundidades y había llegado.
Y eran muchos. Más.
Y no se iban, se quedaban.
Y ocupaban sus mesas en sus mismos restaurantes, y ensuciaban las playas con sus hijos, y llegaron a usar sus mismas ropas hasta que ya cualquiera parecía igual a cualquiera. Las divisas sociales se volvieron difusas. Distinguirse era cada día más arduo, más inútil. Llegó un momento en que cualquier cabeza se te compraba un plasma. Algo había que hacer.
Se unieron. Por la gracia de todos los espantos, de ningún amor. Y marcharon.
Arrancaron un día de noviembre allá por el 45, del brazo del embajador norteamericano y de radicales y socialistas y comunistas y lo que venga, y así, cantando La Marsellesa en francés, o no se inunda más en castellano, así marchan desde entonces, a través de las calles y del tiempo, hasta pasar el sábado por Belgrano ya dispuestos a seguir por todo el país, detrás de un hombre vencido entre consignas inútiles, no importa, hasta el final de la historia si hiciera falta, sin ideas, sin propuestas, sin más combustibles que el odio rumbo al abismo que ni siquiera pueden advertir… porque ellos son el abismo.  



* * *

jueves, 26 de septiembre de 2019

Crónicas & Blues: Bellas visiones de un futuro limpito por fin...


Bellas visiones de un futuro limpito por fin


Un cuarto del tamaño de un templo revestido en algo mejor que el aluminio.
En su centro, gira que te gira, una pantalla esférica de un cristal líquido más líquido que el agua: es el mundo.
Sentada alrededor, en butacas numeradas, callada, absorta, los ojos fijos, la humanidad entera lo mira girar, lo mira y mira: es la vida.

Afuera, ajena, perimida, quedó la Tierra, lo que era el mundo.
Gira también, gira todavía, pero ya no siempre, ni nunca más igual.
Siglos de basura fermentada, en capas de un estiércol más hediondo que el estiércol,
la envuelven y entorpecen, y cada vuelta cada vez le cuesta más.
Igual no importa.

El sol tampoco importa.
Nunca más lo miramos.
Un día se enturbió,
se empañó,
se embarró…
No importa.

Adentro del cuarto del tamaño de un templo revestido en algo mejor que el aluminio,
la humanidad entera tiene en pantalla un mundo mejor que el mundo, y lo contempla.
Y gira.
Y gira bien, no como el mundo que supimos descartar.
Gira incluso más rápido.
(¡Es 4G!)
(¡Es cristal líquido!).
Afuera quedó La Tierra,
seca
yerma
inútil
envuelta en basura,
basura ella también.

Y nadie se mira más con nadie,
Nadie se toca más con nadie.
No hay más peligro de ningún contagio.
Todos fuimos finalmente conectados.
El cuerpo, la carne, ya no hacen falta.
Somos un nick
un app
un waps
un click.

Y cibernéticos más que nadie,
tampoco nos morimos más.

Uno a uno
a su debido tiempo
la papelera de reciclaje
nos limpia sin ensuciar.


* * *

lunes, 16 de septiembre de 2019

REVOLUCIÓN FUSILADORA: BREVE CRÓNICA DE UN LARGO FRACASO…



En la agonía de otra ruinosa aventura del antiperonismo, en medio de una crisis social histórica, en emergencia alimentaria, en default, mientras el gobierno de Macri se diluye en su propia impericia; vale recordar el mediodía del odio de estos mismos sectores que en 1955 -siempre en nombre de la libertad y la república-, desconocieron la ley, destruyeron al país, 
y masacraron a su pueblo.


El Tiempo de los Asesinos





“El peronismo no es ni bueno ni malo:
 es incorregible”.
J. L. Borges



90 días después de la fecha fundacional del terrorismo en la Argentina, cuando un grupo de sediciosos secuestró aviones de la Armada y la Aeronáutica para bombardear la Plaza de Mayo y sus aledaños, acribillando las calles, hiriendo y asesinando centenares para siempre incontables de civiles inocentes; aquellos sediciosos -ya también asesinos-, derrocaban al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón.
El levantamiento comienza en Córdoba, donde el general Eduardo Lonardi alza las unidades bajo su mando y comete el primer asesinato. Era sólo el principio de una masacre autoproclamada Revolución Libertadora, y cuyos crímenes contaban con la participación activa de la mayoría de los partidos políticos, especialmente la UCR –cuyos comandos paramilitares aterrarían el país por mucho tiempo-, la bendición de la Santa Iglesia Católica, la financiación de la Sociedad Rural Argentina, y los apoyos expresos del Reino Unido y el State Department.

El vandalismo, los atentados y los homicidios siguieron y se multiplicaron hasta el 23 de setiembre, cuando no cesaron, pero se volvieron oficiales. Ese día el general Lonardi asumía la presidencia de la Nación, y al cabo de una semana de matar y matar, probaba suerte con la frase “ni vencedores ni vencidos”. A su lado, bañados en sangre, Isaac Francisco Rojas y Pedro Eugenio Aramburu lo miraban de reojo. 60 días después, ya lo habían barrido, y asumían el poder, Aramburu como presidente, Rojas como vice, y desde luego, con todo el apoyo de la UCR, la Democracia Cristiana, el Partido Socialista, el Partido Comunista, la Santa Iglesia Catolica, los grandes medios de la hora (La Nazión, La Prensa, Clarín), la Sociedad Rural, el Reino Unido, y el State Department. La Plaza de Mayo desbordaba de gente, hay que decirlo.
Católicos apostólicos feroces como romanos, inmediatamente secuestraron el cadáver de Evita, y enseguida una ley abolió la memoria y prohibió los recuerdos. El decreto 4161 penaba incluso con cárcel la sola mención del "tirano depuesto" o su esposa muerta, exhibir imágenes de cualquiera de los dos, celebrar cualquier fecha instaurada por “el régimen”, y por supuesto, entonar siquiera silbando la marcha titulada Los Muchachos Peronistas.
Y mientras los comandos paramilitares de la UCR limpiaban a sangre y fuego sindicatos, unidades básicas, mutuales y centros sociales; en simultáneo sus correligionarios del comité organizaban las Juntas Consultivas, destinadas a sustentar la administración del Estado y otorgarle coartadas políticas al nuevo gobierno y su progresión delictiva.
Antes de un año, en junio del 56, más de 30 personas eran fusiladas. Obreros, militantes y militares. Aramburu era presidente. Alfredo Palacios embajador en el Uruguay. Américo Ghioldi, referente socialista, pasaba a la historia por la gracia de una sola frase: “se acabó la leche de la clemencia”. Y todos tan contentos.
Sin otro proyecto más que el odio, el fracaso estaba asegurado. Ocupados en destruir lo construido, rápido se complicaron los números y allí caían en dominó los salarios, el consumo, la producción, las exportaciones… Para 1957 Aramburu ya le pedía los primeros 700 millones de dólares al flamante Fondo Monetario Internacional.
Al año siguiente, corroída por su propia inoperancia, la Fusiladora convoca a elecciones con el peronismo proscrito, claro. Al grito de cualquiera menos Perón, los desarrollistas de Clarín proponen a don Arturo Frondizi y su tierno sueño de hacer una revolución sin pelearse con nadie. Gana con el apoyo del peronismo al que pronto desconoce. Tenía mandato hasta el 64, pero ya en el 62 no estaba más. “Entregó todas las cabezas, hasta que sólo le quedó la propia”, apuntaba Perón desde el exilio.
Un títere de apellido Guido allanaría el camino para la llegada del “honestísimo” Arturo Illía, a quien le basta un cuarto del electorado para quedarse con la presidencia, y así mantener al peronismo proscrito en nombre de la democracia y la república, claro. En junio del 66 lo sacaron a empujones de la Casa Rosada.  
Llegaba Onganía, su Revolución Argentina y sus noches de bastones largos, su pretensión de caudillo, su catolicismo delirante... “Onganía se cree Franco, pero Franco en España tuvo un millón de muertos, y Onganía en la Argentina tiene más de un millón de vivos”, se reía Perón desde Madrid.  
Sin embargo fue durante su gobierno cuando tan luego chicos de buenos apellidos y mejores colegios -provenientes ora de la Acción Católica, ora de los grupos Tacuaras soportados por el régimen, hijos la mayoría de aquella burguesía que había ejecutado, financiado, o cuando menos aplaudido a la Fusiladora-, fueron y fusilaron al fusilador Pedro Eugenio Aramburu.
Entonces trajeron un general olvidado en los Estados Unidos, un tal Roberto Marcelo Levingston. Lo pusieron ahí pero duró poco y no sirvió para nada. El levantamiento popular conocido como el Cordobazo había electrificado todo el país.
Era el final. La hora de gloria del general Alejandro Agustin Lanusse, quien veinte años antes, en 1951, había comandado el primer intento de golpe contra el gobierno de Perón, y que ahora lo mandaba a buscar a España porque ya nadie sabía qué hacer con el país.
Perón volvió y fue millones. En el setiembre de 1973 ganaba las elecciones presidenciales con el 62% de los votos.
Y así, 18 años después, el antiperonismo cerraba el círculo perfecto de un fracaso redondo.
Hoy, 64 años después, asistimos a un nuevo fracaso del mismo antiperonismo, con menos bombas y menos muertos, pero más miseria, más hambre, más desocupación, más deuda, mas ruina…
Porque el antiperonismo también es incorregible.
Pero malo.




* * *

domingo, 1 de septiembre de 2019

MURICIO MACRI: DE GALTIERI A JOHN GOTTI…




En el imaginario vulgar argentino, el que tiene mucho dinero “no es ningún boludo”; como si no fuera posible enriquecerse apenas por la falta absoluta de escrúpulos, por la vía del delito, por la suerte de una lotería, o como suele suceder en esas clásicas historias donde un heredero tarambana recibe un imperio, rápidamente lo funde, y arrastra en su caída a propios y ajenos y a sí mismo también porque se creyó lo que no era.


UN VIVO BÁRBARO





Después de colaborar sin ningún pudor con el gobierno norteamericano en las luchas contrainsurgentes de Centro América, un día el hoy inconcebible Leopoldo Fortunato Galtieri volvió de una visita a los Estados Unidos como “el niño mimado de West Point”, considerado, allá, “un general majestuoso”. Aturdido por la soberbia y el alcohol, al rato nomás desató sin proponérselo una guerra antiimperialista contra toda la OTAN. 
Es el riesgo que se corre cuando se coloca a un idiota en un cargo importante: el idiota, como es idiota, cree que llegó por sus propios méritos, y se vuelve ingobernable.
Una suerte parecida corrieron los poderosos sectores económicos y políticos que apoyaron el ascenso de Mauricio Macri, desde su propia famiglia hasta el gobierno de los Estados Unidos. Sin proponérselo, el idiota los cagó a todos.
Galtieri
Héctor Magnetto –padre putativo de la criatura-, se jugó a sus patas los restos de la credibilidad de todos sus medios y sus periodistas. Hoy sus medios dan lástima, y sus periodistas risa. El 11 de agosto ellos también probaron su fuerza. Y también a ellos el 70% les dijo basta.
Su amado FMI ya le soltó la mano y corre con su escupidera a pedirle ayuda al hombre elegido por Cristina Kirchner. La vida te da sorpresas. Tantos años, décadas, saqueando y sometiendo países, para que el hijo mediocre de un tanito delincuente –según el propio hijo-, acabe por saquearlos a ellos sin dejarles otra esperanza que el peronismo.
Los románticos integrantes del Círculo Rojo, que tanto habían ganado durante la década ka, abjuraron de todo interés espurio y eligieron jugarse por sus más puros ideales de odio al peronismo. Hoy están todos encuadernados, las acciones de sus empresas por el piso, y sus nombres personales en la basura.
Jueces como Bonadío, Ercolini, Irurzum, Rosenkrantz, fiscales como Moldes, Extornelli, Marijuan, que alguna vez lo creyeron eterno y definitivo, de pronto descubren un chasco barato que les explota en la cara mientras la Justicia que creían propia, ahora se vuelve a por ellos.
La extinta y ya olvidada UCR, que soñó el imposible de volver al poder después tantos fracasos, nunca volvió al poder, pero igual volvió al fracaso.    
El gobierno de Washington, sponsor oficial de Cambiemos, ya no sabe qué hacer con ese payaso inútil al que apostaron todos los fondos de su Fondo, y ahora ven volver a Cristina mientras oyen a su candidato decir que si le rompen mucho las pelotas, se va a charlar con los chinos…
Su propia famiglia, que al cabo de medio siglo de sereno saqueo del Estado, fugando divisas con total normalidad, lavando activos alegremente, practicando con espíritu deportivo el contrabando agravado y variados otros delitos sin que nadie o casi nadie lo notara, de pronto acumulan causas, comienzan a desfilar por los tribunales, y hasta el hermano buenudo Gianfranco, y el hasta ayer ignoto primo Calcaterra, hoy se volvieron famosos.
A todos los cagó.
Apenas salvó a un selecto, muy selecto grupo de amigos y allegados, socios, hijos y entenados. Los dos Bullrich, los dos Caputo, Peña y todos sus Braun, su gabinete “panameño”, su “mesa chica”… y aún ellos deberán esperar para saber si vivirán en paz con su botín, o si de pronto el único país del mundo que juzgó y condenó a sus genocidas, resulta que también se animará con ellos, apenas ceos, publicistas, buscavidas y tilingos tanto más frágiles que aquellos verdaderos asesinos. Entonces también ellos dirán Mauricio nos cagó.
Y es lo que pasa cuando se pone a un idiota en un cargo importante.
Alguien podría objetar que Macri no es ningún idiota porque en el imaginario vulgar argentino el que tiene mucho dinero “no es ningún boludo”, como si no fuese posible enriquecerse apenas por la ausencia absoluta de escrúpulos, la propensión al delito, la suerte de una lotería, o simplemente, como en este caso, una herencia familiar, para lo que basta un capricho de la providencia, le puede tocar a cualquiera, incluso a un idiota, y entonces estamos ante el clásico heredero tarambana, como es el caso.
La historia ya tomó nota del desprecio intelectual que sentía Franco Macri por su primogénito, y que más de una vez manifestó públicamente. Fracasos empresarios, negocios frustrados, torpezas jurídicas, su insistencia para que no se dedicara a la política… el anecdotario de reproches y desconfianza paternas, ya es parte del folklore nacional y segura razón de ese resentimiento que estalló públicamente cuando el propio Mauricio trató a su padre de delincuente a pocos días de su entierro.
Pero como Videla, Galtieri o De la Rua, ahora lo que le resta de vida será para defenderse en los tribunales del centenar de causas que siguen y suman, y para digerir día por día la ignominia que la historia les reserva a los peores, su abismo sin fondo y sin olvido.
Entonces cabe preguntarse qué tan vivo es un hombre que en la plenitud de su vida, con salud y una fortuna capaz de garantizarle el bienestar de cuatro o cinco generaciones, de pronto -sin demasiadas luces, sin ningún patriotismo, sin formación personal, con un pasado que mejor esconder, con empresas offshores y cuentas en guaridas fiscales-, de pronto se embarca en una aventura pública que lo desborda por completo y cuyo inmenso y predecible fracaso arruina la vida de propios y ajenos y lo condena al desprecio popular y el oprobio histórico… Si ese tipo no es un idiota...
Gotti
Entre finales de los años 80 y principios de los 90, John Gotti fue el jefe de la familia Gambino, la organización mafiosa más poderosa de Nueva York. Tenían más de 300 soldados y dos mil socios. Manejaban la construcción, la recolección de residuos, el juego clandestino, las drogas y la usura. Las cosas marchaban cada vez mejor. Pero el gran Gotti no creía en las ventajas del bajo perfil, le gustaban los trajes caros y los lugares de moda, y más que nada esa fama de “vivo bárbaro” que incluso lo llevó a ser tapa de revistas. De nada sirvieron las súplicas de sus socios por llamarlo a la sobriedad y recordarle la verdadera naturaleza de sus negocios. Uno a uno fueron cayendo todos, él también.
En 1992 John Gotti fue condenado a cadena perpetua, murió diez años después en la cárcel de máxima seguridad de Marion, Illinois. Pero hacía mucho que ya nadie lo consideraba un “vivo bárbaro”.



* * *

domingo, 18 de agosto de 2019

MAGNETTO-MACRI: o la parábola del Dr. Frankenstein...




En la noche de rayos y centellas de octubre de 2015, Magnetto tocó el cielo de su gloria: la criatura que había fabricado con restos de otros cadáveres políticos ¡cobraba vida propia!
Pero como en la fábula de Mary Shelley, al final el monstruo lo destruyó todo, incluyendo al creador y su castillo de ilusiones amarillas.


La parábola de Frankenstein 





Son pocos los mitos modernos, la antigüedad parece haberlos agotado, sin embargo, bien podríamos considerar como tal la parábola que alcanzó Mary Shelley con su Frankenstein, y que tan bien se aplica al trágico caso del contador Héctor Magnetto y su espantosa criatura Mauricio Macri.
Cual doctor Frankenstein, Magnetto también logró darle vida propia a un rejunte de muertos para fabricar un monstruo que al principio pareció toda una promesa, y auguraba en sí mismo una revolución, en este caso no científica, sino de la alegría. Pero el monstruo era un monstruo y todo terminó mal. Magnetto, su criatura, y su inmenso castillo de ilusiones amarillas.
Bajo sus escombros, entre los vestigios ya irrecuperables de la credibilidad de sus medios, hoy se oyen las voces agónicas de lanatas y majules aplastados por sus propias operaciones, diatribas y mentiras de pronto reducidas a gemidos. Son los bastardos sin gloria que referíamos en nuestro post del 30 de junio, y que ahora Magnetto abandona en su retirada.
Para saber cómo es la soledad, basta pensar en Macri. A una semana de las PASO ya no le atiende el teléfono ni Mirtha Legrand. El mundo que tanto lo admiraba, rápido tomó nota de su completa extinción. El Financial Times ya el martes le avisaba a ese mismo mundo que Macri “había perdido contacto con la realidad”. De eso no vuelve ni Frankenstein.
Ni lerdo ni perezoso el círculo rojo dejó de circular por Olivos y la Rosada y eligió las modestas oficinas de la calle México donde atiende Alberto Fernández. Hasta Majul, completamente arrepentido, y debidamente enmascarado, probó suerte allí.
Pero un largo escalofrío estremeció las filas y las bases del Frente de Todos, cuando se conoció que también Magnetto se había reunido con el candidato. Sin embargo, hoy desde un reportaje en Página 12, Alberto Fernández coincide con El Martiyo: esos medios ya no sirven más. Cuando le preguntan cómo se plantea la relación con ellos, responde:
“Yo tengo bastante menos conflicto con eso porque la verdad no convencen a nadie. Si fuera verdad lo que dicen no nos hubieran votado. El viernes publicaron ‘Los mercados ya votaron y hasta el viernes seguían publicando encuestas diciendo que estábamos empatados, que la situación era delicada y que Macri podía ganar: y sacamos 15 puntos de ventaja. A esta altura deberíamos descubrir que es un bleff la historia de que ellos influyen, que con tres tapas cambian la historia. Eso no existe más”.
Y luego agrega:
“Creo, y lo hablé con la gente de Clarín, que ellos simbolizan una parte de la grieta y que tienen que hacer su esfuerzo para terminar con eso. No se trata de hablar bien de mí sino de dejar de hacer las cosas que hicieron. Es terminar con la etapa de Daniel Santoro que dijo que Nilda Garré y Máximo tenían no sé cuántos millones de dólares en un banco. Esas cosas no están bien y esa agenda hay que terminarla”.
Ya referimos aquí los motivos del origen de El Martiyo en octubre de 2008, al cabo de la llamada crisis del campo –cuando cortar calles y rutas era fino-, y la población en su mayoría salió a defender los intereses de los cuatro machos del agronegocio. Una alucinación de ese tamaño sólo podía ser proyectada por un conglomerado de medios del tamaño del Grupo Papel Prensa. La resolución no-positiva de aquella crisis, era una prueba del tremendo poder que había alcanzado Magnetto. Rota la alianza con Néstor Kirchner, ya nadie contuvo a Cristina, y por fin un presidente se enfrentaba al gran enemigo abiertamente.
En paralelo por aquellos mismos días, y con el mismo objetivo, nacía también el programa 678, rápidamente estigmatizado y perseguido con la excusa de su militancia ka, escondiendo así el verdadero motivo: al igual que El Martiyo, 678 se proponía descubrirle al gran público la trastienda de la manufacturación de la realidad de esos grandes medios que tanto poder habían demostrado.
Montados cínicamente en la vieja y lucrativa coartada de la libertad de expresión, fundaron la volanta “la guerra con los medios”, y comenzaron entonces su “periodismo de guerra”, donde todo, cualquier cosa, creían permitida. La lucha fue intensa, y el desgaste mutuo. Pero el huracán Cristina de 2011 le demostró a Magnetto que por primera vez enfrentaba un poder de su tamaño. Trabajó duro.
Con restos y pedazos de todos los cadáveres políticos que habían quedado a su alrededor, en los sótanos más tenebrosos de sus medios, entre fulminantes descargas de odio, alentado por el miedo que le daba terminar preso por sus crímenes de lesa humanidad; el viejo doctor comenzó a darle forma a su muñeco. Trabajó duro.
Lanatas, santoros y dalessios, leucos y leucocitos, bonadíos y extornellis, lilitas y vidalas, le dieron los pedazos necesarios para fabricar su espantosa criatura: Mauricio Macri. Y en la tétrica noche de rayos y centellas del 25 de octubre de 2015, el monstruo cobró vida y se echó a andar. Magnetto lo había logrado.  
De un plumazo abolió la Ley de Medios, puso a uno de sus abogados al frente de la Corte Suprema, a uno de sus columnistas más opacos al frente del Ministerio de Hacienda, a un gerente en el Incaa, al otro en el Anses… Pero todos conocemos el final de Frankenstein. El monstruo lo destruyó todo. El inmenso castillo de las ilusiones amarillas, la comarca que Magnetto creyó suya, y a Magnetto también.
A menos de cuatro años de aquella noche tétrica de rayos y centellas, al cabo de una persecución mediática y judicial que no reconoció éticas ni reglas -ni verdades mucho menos-, y cuyo solo objetivo fue siempre la destrucción total de Cristina Kirchner y su fuerza política, la fórmula dispuesta por Cristina Kirchner arrasa en las urnas.
El enclenque canal de cable C5N, cuyos dueños mandó a encarcelar, aplastó en la mediciones a su poderoso sistema de medios con TN y El Trece a la cabeza. Las ventas del diario no paran de caer, y las visitas a su portal no aumentan. El domingo el 70 por ciento del país le dijo basta a Macri, pero también a Clarín. Las caras de Lanata y todos sus lanatas en los últimos días causaron más carcajadas que veinte temporadas de Los Simpson. Ellos tampoco sirven más. Y mientras Magnetto se reúne con Alberto Fernández para felicitarlo por la victoria, Santoro se prueba el traje a rayas. “Esas cosas no están bien, y hay que terminarlas”, avisa el candidato vencedor.
Así termina Frankenstein.


* * *

lunes, 12 de agosto de 2019

MACRI: ADIOS MUÑECO…



Shockeado, aturdido por la tremenda derrota, sin siquiera mentiras nuevas, como abandonado hasta por sus propios guionistas, Mauricio Macri pretende que sigue en campaña, insiste con la herencia recibida, y su dorado futuro sin presente posible. Como Alfonsín o De la Rua en sus finales, mantiene la investidura presidencial. 
Pero nada más.


EL TRONAR DEL ESCARMIENTO

Mago Sin Dientes... ahora sin presidente tampoco.




El viento nuclear de una bronca profunda se llevó anoche en pocas horas el país amarillo con su flora y su fauna de ceos y especuladores, grandes medios y periodistas mediocres, jueces y fiscales aventureros, duranes y barbas, caputos y bullrichs, chocobares, lanatas, majules, bonadíos, extonerllis, dalessios y fariñas. No quedó nada. Solo el Mago Sin Dientes, ya sin presidente tampoco.
Aturdido, sin reacción, con los reflejos de un mueble, lo que restaba de Macri salió a tirar la toalla aún antes de conocerse ninguna cifra oficial, en tanto insistía con una campaña que acababa de acabarse. Y todos a dormir. Ya no había globos. Nadie bailó. Si otra gracia le faltaba a la tragedia, la inestable Elisa Carrió salió a subestimar el desastre augurando para octubre el triunfo de “la República por más del 50%”, y anunciando a continuación la palabra de María Eugenia Vidal… pero el hada, inmaterial, insustancial, ya era un fantasma, ni siquiera una ilusión. Apenas un gas.
El final tantas veces anunciado –y no sólo por El Martiyo- por fin surgía de las profundidades y había llegado. Tres larguísimos años y medio de impericias y mentiras, de persecuciones políticas, de espionaje ilegal, de falsas denuncias y crecimientos invisibles, de marketing y puro marketing, de saqueo, endeudamiento y miseria, reventaban en las urnas como un chasco barato, como un viento nuclear. Nada quedó en pie.
La revolución de la alegría, la pobreza cero, el mejor equipo de los últimos 50 años, la lluvia de inversiones, el semestre que viene, la herencia recibida, la transparencia pretendida, los ricos no roban, un inmenso edificio de prejuicios, falsedades y mentiras se derrumbaba de golpe sobre los mismos cuerpos de sus albañiles, arquitectos e ingenieros. Qué risa.
La mentada Smartmatic que tanta celeridad auguraba, seguía sin dar resultados cuando ya nadie los precisaba. Todo había terminado. Los amigos de la barra de la timba financiera ya habían comenzado su estampida, las llamas envolvían al gobierno, Macri  nos mandaba a dormir, pero la fiesta recién empezaba. Todo era jauja. Un 70 por ciento del país reía, el otro 30 daba risa.
Por los canales del Grupo y sus satélites comenzaba un desfile de involuntaria comicidad. En una galería de rostros desopilantes, se sucedían las caras de Lanata, a punto de implosionar; Majul casi tan rabioso como asustado; Leuco verde, Leucocito azul; Eduardo Van der Koy –ese duro de leer-, pretendiendo que la alegría anticipada de Nilda Garré podía suponer “un vínculo secreto con Smartmatic”. Genial. Enfrente, sonriendo nerviosa, perdida, desorientada, María Laura Santillán, cual heroína del Titanic, quiso echarle una mano y le preguntó si estaba “mandando fruta”. En El Trece a esa hora pasaban un capítulo de El Zorro. Mel Brooks ya parecía un pelotudo.
En competencia feroz, América salió con algo mejor que los Midachi.
Los animales de la mesa de Fantino querían “incendiar el laboratorio del Pro”. Sí, sic. Otros preferían linchar a los encuestadores al cabo de semanas de conjeturar sobre cualquier encuesta que les gustara. Gorilas en la niebla, ya no sabían a quién culpar, ni de qué vivir en lo sucesivo. Aterrado por la cotización del dólar, Fantino hurgaba su celular, y a tal punto llegó su pánico, que en un momento se agarró la cabeza poniendo en serio riesgo su nuevo peinado. Otra que Les Luthiers.
Idiotas y patéticos, inútiles y peligrosos, codiciosos y malvados, se van así, dejando un país en llamas, un pueblo en la miseria, un futuro incierto, el inexorable fracaso del antiperonismo de siempre y su amor al odio.
A este desastre que recién amanece llegamos por eso, por las tapitas de Clarín y los sketchs de Lanata, por las ficciones de La Morsa y la Carrió; por Santoro y su Dalessio; por el comando venezolano iraní que asesinó a Nisman y desapareció atravesando las paredes; por la organización guerrillera mapuche financiada desde Londres; por la entonada Bullrich y sus amigos de la DEA y el State Department; por la adorable Christine y su FMI; esta hecatombre se la debemos a ellos, a Macri y sus vivillos, a Magnetto y sus lanatas, a Mirtha y sus invitados, a Trump y sus trampistas; ninguno es inocente.  
Solito con su Pichetto, inmune a la realidad, sin siquiera mentiras nuevas, como abandonado hasta por sus propios guionistas, más de 20 horas le tomó a Macri aparecer ante el país con su nuevo discurso que era el mismo de siempre. La pesada herencia, el futuro sin presente, el Kuko Ka, el río que no terminamos de cruzar, y lo mucho que nos quiere el mundo. Lo que se dice acelerar en la arena.
Como De la Rua en su diciembre, como Alfonsín después del triunfo de Menem, Macri mantiene la investidura presidencial, y ya nada más.
La probada insensibilidad de su gobierno no sólo le impidió sentir el dolor del pueblo, sino también su hartazgo. Lo de ayer en las urnas no fue una paliza, fue una clara patada en el culo. La paciencia abusada.
Falta mucho para octubre, cien años para diciembre.
Anoche estalló el trueno del escarmiento.
Su onda expansiva recién comienza.


* * *