////// Año XIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Prefiero ser martillo que yunque", Julio Popper ///

viernes, 3 de abril de 2020

MALVINAS: LA GUERRA MALDITA...



El Martiyo pone online una vez más el blog Malvinas,diario de la guerra, una crónica de aquellos días narrada por quien que tuvo la suerte de ser un corresponsal periodístico cuando tenía la edad para ser un soldado. 
Se advierte al lector que este diario no responde a los lugares comunes acuñados por el Foreign Office y difundidos por sus repetidores locales: la cortina de humo de Galtieri, los pobres chicos de la guerra, la desigualdad frente al imperio… 
Malvinas fue otra cosa.



LA GUERRA MALDITA







La Guerra por las Malvinas es el hecho maldito de la intelectualidad nacional. Por izquierda o por derecha, surge el tema y nadie sabe muy bien dónde ponerse.
Cuesta ponerse en contra cuando se trata de la única gesta soberana concreta frente al aborrecido invasor británico en ya 187 años de ocupación del territorio nacional. Las Malvinas son argentinas, eso sólo puede dudarlo Macri, ni siquiera sus votantes.
Pero cuesta ponerse a favor cuando esa gesta la decide y conduce la cúpula de la última dictadura militar y su banda de genocidas, quienes en un broche de oro a su medida, ni bien vieron a los ingleses cerca salieron corriendo de las Islas con sus camperas de duvet intactas.
Si bien la derrota facilitó las conclusiones fáciles -una victoria sería aún dada inconcebible -, cuesta escapar a los tres o cuatro lugares comunes que a partir de reducciones formidables, pretenden explicar uno de los episodios más complejos de nuestra historia.
Pesa escuchar o leer cada año para la misma fecha, las mismas liviandades. La cortina de humo de Galtieri, los pobres chicos muertos de frío y de hambre, los borceguíes que nunca llegaron, ¡la locura de enfrentar tan luego nosotros a un enemigo tanto más poderoso!... Además de su facilismo explícito, es innegable el fervor colonial que todas estas teorías entrañan.
¿Era tan “igual” la guerra que llevó a cabo el flamante Ejército Argentino contra el invasor español? Se trataba de una de las dos grandes potencias de la hora -como si dijéramos hoy China o Estados Unidos- contra soldados dispuestos “a pelear en pelotas, como nuestros paisanos los indios”, nos recuerda tan luego San Martín.
¿Puede una cortina de humo de urgencia ser sin embargo planificada años antes? El imaginario sin imaginación gusta porfiar que el paro con movilización organizado por la CGT el 30 marzo, desató la recuperación de las Islas el 2 de abril. La recuperación de las Islas era una antigua obsesión de la Armada, llevaba años de planificación, y fue una de las condiciones que Anaya le impuso a Gatieri para apoyar la destitución de Viola y su ascenso al poder. Pensada para principios de la primavera, el episodio Davidoff en Georgias desató la escalada en el inicio del otoño.
¿Alguien recuerda, por acaso, que en 1983 se cumplían los 150 años de la ocupación británica, y que según la extensa lucha diplomática si antes la Argentina no ejecutaba su soberanía se perdían para siempre los derechos sobre las Islas?...  
En el fondo de todas nuestras desgracias está la banalidad con que encaramos cualquier asunto.
Este blog no es un ensayo ni pretende una teoría original. Es un diario retrospectivo, una crónica elaborada con la información que alumbraron los años, apuntes que guardé de aquellos días, y lo que retuvo la memoria, diálogos, momentos, escenas, esas cosas que nunca se olvidan.
La historia de la Guerra por las Malvinas es un poco mucho más compleja que las reducciones del Foreign Office y sus repetidores locales. Sus testigos, sus cronistas, entre todos, con los años, acaso, logremos algo de luz sobre su larga noche.
Este diario y su crónica son solo eso. Un aporte más en memoria de esa guerra que tratamos de olvidar, y que tal vez por eso seguimos sin entender. Sin querer entender.
Toda guerra es maldita, pero acaso esta más que ninguna.




* * *

domingo, 15 de marzo de 2020

CORONAVIRUS: LA LECCIÓN DE LA PESTE…




Amenazada por un microbio a simple vista invisible, amalgamada por la pandemia, la humanidad entera encuentra por fin su enemigo común, histórica oportunidad. 
No hay vacuna, no hay antídoto, no hay sistema de salud que aguante o llegue a tiempo. 
La sola esperanza que nos queda es que todos y cada uno de nosotros, entienda la importancia colectiva del individuo que somos. 
La derrota está casi asegurada. 
Pero el juego es así.

Todos o Nada




“Era un ser sin importancia colectiva, 
apenas un individuo”.
L. F. Céline

Consumidas dos décadas ya del siglo XXI, en plena revolución tecnológica, mientras exploramos la superficie de Marte y de taquito resolvemos el genoma humano, la idea de un microbio invisible que devasta al mundo es tan inconcebible por humillante, que hasta las grandes potencias se animan a teorías conspirativas según las cuales sólo el hombre es capaz de destruir lo que es incapaz de crear. Desesperada ilusión.
El virus avanza y mata. Deja el Oriente y arrasa Europa, desembarca en América, viaja y sigue. Pero Washington acusa a Beijing, y viceversa. Como chicos perdidos en un castillo vacío, le gritan a nadie. No se resignan a sus mínimas relevancias, a sus reales importancias nulas. Como en la parábola de la paja y la viga, alucinan enemigos extraños porque no quieren ver la propia impericia.
La realidad nos superó hace rato. Las cosas están fuera de control. El palpable desastre ambiental en el que nos hundimos; la desigualdad, jamás tan obscena; las guerras, que no cesan y se refinan; los movimientos migratorios y la tragedia de sus refugiados que cada día importa menos (digámoslo todo); la injusticia social, el hambre y la miseria que seguimos sin resolver; el descrédito inédito de las instituciones pilares de la democracia -la política, la justicia, los medios-; la usura -ni el Ser ni Dios ni siquiera el Trabajo-, la usura en el altar de las naciones; la violencia, que es flagelo y espectáculo; la globalización y su hiperconectividad, cuyos beneficios seguimos sin advertir… al cabo de tantos siglos, milenios de civilización, esto es lo que tenemos. Menos que nada. Una bacteria nos demuele.
Monotemáticos y repetitivos, vagos y vanos, los medios masivos aprovechan la ocasión para exhibirse en toda la extensión de su mediocridad, su falta de imaginación, su futilidad y su agonía. El tema les resulta suficiente, casi no hace falta más nada. Habladores de incierta idoneidad y cualquier procedencia, auguran, aseguran, aconsejan, se contradicen, dicen y se desdicen mientras espantan a la audiencia, aterrada, sí, pero sobre todo aburrida. Ellos también son parte de este mundo y del fracaso que se lo lleva.
A diez mil metros sobre el nivel de la realidad, los mandatarios, sorprendidos, desconcertados, impotentes, reaccionan como pueden, como quien no sabe bien qué hacer. Cuatro a cero abajo, revientan pelotas en el fondo de la cancha y pasan de la nada al todo, de subestimar el virus a cerrar las fronteras, de recomendar calma, a sembrar el pánico. Bien no saben qué hacer.
En Europa los ajustes pregonados por el FMI, de pronto suenan a emboscada. Emmanuel Macron, primer ministro de Francia, redescubre, liberal él, los beneficios del Estado y la salud pública. Italia a su vez lamenta los recortes en el sector hartos de curar extranjeros, negros y pobres. En España colapsan los hospitales públicos que supieron despreciar. Angela Merkel avisa que pronto más de la mitad de los alemanes caerá enferma. Pomposo y suficiente, Donald Trump se ríe del virus, pero el virus lo acorrala: su sistema de salud no aguanta un estornudo. Mientras tanto en la Argentina, la oposición -vestigios de la derrota que supieron conseguir- reclama acciones y explicaciones después de haber eliminado el Ministerio de Salud. Todos parecen aturdidos.
Sin embargo ingenuo, infantil, ante la catástrofe colectiva, el individuo que somos insiste con salvarse solo. Las masas desbordan las góndolas, arrasan con el alcohol en gel, el jabón, el papel higiénico, los barbijos… si no dejan nada para el vecino, les da lo mismo. Al virus también. Sin importancia colectiva, el individuo insiste. Ingenuo, infantil. Inútilmente.
Pero amalgamados por la pandemia, de pronto ha sonado la hora del Todos. No hay vacuna, no hay antídoto, no hay sistema de salud que aguante o llegue a tiempo, no hay más que un todos por todos en cada uno de nosotros, lavarse las manos, mantener la higiene, evitar contactos, aislarse en caso de dudas… en plena revolución tecnológica, nada más podemos hacer.
Y acaso esa es la lección.
De pronto comprendemos que todos dependemos de todos y que todos somos cada uno de nosotros.
Por primera vez en la historia el planeta entero, la humanidad completa, tiene su enemigo común. Un bichito mínimo, a simple vista invisible, impalpable, incoloro, inodoro y seguramente insípido. Desde luego esperábamos algo mejor, más espectacular, más cinematográfico… alguna vez incluso soñamos con un apocalipsis de jinetes y trompetas, y… La Gran Humanidad, que se jacta a diario de haber alcanzado el futuro en pleno presente, de pronto devastada por algo menos que un insecto. Sorpresa y espanto. Sorpresa espantosa.
Si el virus fue implantado a propósito como parte de los enfrentamientos entre China y Estados Unidos, hoy poco importa, quizá mañana de haber mañana. Y tampoco importa si fue un error humano, un frasquito mal cerrado, un boludo inoperante… El enemigo ya está entre nosotros, avanza y hay que enfrentarlo, y ahora lo que importa es aprender, por fin y cuanto antes, que no somos nada si no somos todos.

* * *

domingo, 8 de diciembre de 2019

Más de Mil Palabras - Hoy: "Triste, solitario y final", con Hernán Lombardi...

El Martiyo Producciones Presenta...


*Más de 1000 Palabras*
(galería de imágenes)

Hoy:

"Triste, solitario y final"



Foto: Juani Roncoroni

* * *

miércoles, 27 de noviembre de 2019

AMÉRICA LATINA: CINCO SIGLOS Y YA…

Ecuador, Perú, Chile, Colombia, Argentina, Bolivia, manifiestan su hartazgo frente a los planes de Washington, que acorralado por el incesante fracaso de su política exterior, retoma entrados el siglo XXI los métodos del XX, y ya prueba otra vez con golpes cívico militares sin distinguir entre las multitudes esporádicas que agitan las calles, y los pueblos que por fin se levantan.

CINCO SIGLOS Y YA





Uno de los más graves errores que puede cometer un gobernante, de cualquier procedencia que fuera -democrática o no-, es confundir al pueblo con las multitudes. No son lo mismo. Las multitudes son frecuentes, variados motivos las convocan, pero solas se disuelven al cabo de unas horas, o se reprimen y se disipan. Los pueblos no. Sólo el hartazgo los convoca, y por nada se disuelven.
Desde 1789 la historia enseña que una vez que los pueblos se sublevan no vuelven a casa hasta que concluyen su jornada. La Revolución Francesa, la Rusa, la China, el 2 de mayo de Madrid, el 17 de octubre argentino, son sólo unos pocos ejemplos del tronar del escarmiento cuando los pueblos agotan su paciencia.
Los Zares de Rusia, Luis XVI y María Antonieta, son algunos de quienes ayer confundieron al pueblo con una multitud. Hoy tenemos a Piñera, Añéz, Lenin Moreno, Duque...  Ellos también creen que enfrentan multitudes, que bastará con reprimirlas o esperar, y chau. Y no.
En Ecuador una rebelión indígena hizo recular sobre sus ruedas al presidente Lenin Moreno con el FMI a cuestas. El histórico traidor todavía trata de dibujar los nuevos números mientras alrededor los tambores de guerra no paran de batir. Y ya sabe que no callarán hasta que esos nuevos números les gusten.
El pueblo chileno lleva más un mes en las calles y más de 25 muertos oficiales, y allí está. Sebastián Piñera sueña con alienígenas como con serpientes, redobla la represión, y la rebelión se redobla. Cree que enfrenta multitudes, una allá, otra más allá, otra por acá… Pero es el pueblo, que sigue y se multiplica y no vuelve a casa.
En Bolivia, al contrario, las mayorías estaban conformes con la marcha de las cosas que por primera vez en toda la historia del país beneficiaban al país por sobre los intereses extranjeros… y eso bastó para desatar la masacre encabezada por las minorías ricas y bendecida por la milicia, la policía, la curia, y desde luego el gobierno norteamericano. Más de 35 muertos oficiales en apenas dos semanas. Pero desde el Alto, desde Potosí, desde Cochabamba y todo Bolivia no paran de bajar hacia La Paz columnas y más columnas indígenas que se pierden hacia el horizonte.  Marchan a 3.600 metros sobre el nivel del mar, pero vienen corriendo, al trote, no precisan del oxígeno, pueden respirar entre los gases. Los matan y siguen. No van a volver. No hasta que todo esté resuelto.

Inesperadamente para los grandes medios que todo lo encubren, de pronto estalló Colombia, uno de los países más injustos y más obedientes a Washington. Represión, muertos y toque de queda. La paz que nunca tuvieron otra vez se rompió como un vaso.
¿Cómo no la vieron venir? Se preguntan aquí y allá los habladores mediáticos que tampoco la vieron venir. Aturdidos y aturdiendo entre el “modelo chileno” y la “dictadura venezolana”, no vieron nada. No vieron Chile, Ecuador, Perú, Colombia, ni siquiera Bolivia, cuyo golpe alentaron desde siempre.
Los más vivos de los bobos todavía intentan extrañas teorías con el diario del lunes, desde las culpas del propio Evo, al autogolpe. Mientras tanto así callan como pueden los fracasos del patrón en Ecuador, Perú, Colombia, Argentina, y el “modelo chileno”. Por suerte se casó Pampita.
“Latinoamérica en llamas”, titulan algunos sin mencionar sin embargo que en esas mismas llamas arden la ONU -más inútil que nunca-, la OEA -gestora del golpe en Bolivia pero inoperante en Chile-, la CIDH -reducida a un papel testimonial menos que periodístico- la Cruz Roja Internacional -ausente sin aviso-, la Bachelet -que tanto se agarraba la cabeza con Venezuela -, y una extensa lista de ONGs y fundaciones que así dejaron en claro su claro alineamiento con el State Department.
Pero tan grande sigue siendo el fracaso de la política exterior norteamericana, y tan poca su imaginación, que entrados ya en el siglo XXI vuelven a los procederes del XX orquestando golpes cívico militares sin siquiera la novedad del revestido mediático que los presenta. (Basta recordar la tapa de Clarín del 25 de marzo de 1976: “Total Normalidad”).   
¿Por qué extrañarse si entonces uno de los blancos de las protestas en Chile es el diario El Mercurio, y le prenden fuego?... Algo se rompió entre ellos y su público. Los periodistas de la televisión chilena ya no pueden asomar a las calles porque ahora las calles son de su público, que también se hartó de ellos. 
Los bolivianos saben perfectamente que la prensa de su país es socia activa del genocidio en marcha. Lo gritan por las redes en videos incesantes, incontestables. Los muertos siguen cayendo, sí, pero cada uno levanta miles de vivos que suman y se vienen.
Clarín, el diario y sus canales, niegan el golpe en Bolivia. Recurren al viejo eufemismo de “la crisis”, el mismo que usaron para encubrir los asesinatos policiales de Kosteki y Santillán. Siguen cayendo, diario y canales, en ventas y mediciones. El 11 agosto el 70 por ciento del electorado les dijo que no les creía más nada. Sin embargo insisten con los mismos métodos que los llevaron a este desastre. En cuanto asuma el nuevo gobierno, apostarán al caos que llamarán “primavera”. No calculan la destrucción, y se autodestruyen.
Porque el 11 de agosto y el 27 de octubre no fueron unas cuantas multitudes las que les dijeron basta. Fue el pueblo. Y en Bolivia no son un montón de indios que se resisten a que el 3 por ciento del electorado lo gobierne a punta de pistola. También allí es el pueblo. Y en Chile, donde no son alienígenas, Sebastián… y en Ecuador, donde la tensión lleva ya más de tres meses; y en Perú donde ese cielo negro, dijera Shakespeare, difícilmente se aclare sin una tempestad; y en Colombia, que al final estalló como estallan los colombianos; y en Argentina, que avisa por las buenas que este jolgorio del saqueo se ha terminado…
El imperio de los Estados Unidos se agota. El 80 por ciento de su deuda pública en manos de bancos chinos. Otra que Vietnam, de a poco los veremos evacuar por el recto de Hollywood la cagadera que hoy viven en Afganistán, la retirada de Siria, el desastre que dejaron en Irak, todos sus muertos, todos sus crímenes, toda su ruina, toda la mentira… Donald Trump, en sí mismo, es un síntoma de ese final. La ferocidad de su rugido marca la hondura de su herida. 
China, Rusia, Iran, por mucho que muchos argentinos no lo crean, hay países que no les tienen ningún miero. El imperio norteamericano se agota, y desespera. Ahí el peligro. 
Podría cometer en Latinoamérica el más trágico de los errores: confundir con unas cuantas multitudes a todos estos pueblos que por fin se lenvantan.




* * *

miércoles, 6 de noviembre de 2019

EN DEFENSA DE MAGNETTO: CUANDO LA CULPA ES DEL CHANCHO...


Paradoja doble, entre los medios y su público se da el extraño caso del chancho que come lo que quiere, mientras el que engorda es sin embargo su amo. Magnetto puede ser culpable de muchas cosas, incluso de crímenes de lesa humanidad, pero sus consumidores son todos voluntarios.

CHANCHO FEROZ


Hay medios de izquierda, de centro y de derecha. Tenemos Clarín, Página 12, Tiempo Argentino, Crónica, La Nazión, Diario Popular, por dar solo algunos ejemplos de la gráfica. Pero gráficos o audiovisuales, ninguno es obligatorio. El consumidor elige.
En la era Google, se ignora solo lo que se desea ignorar. Por el mismo mínimo precio de un rápido clic, se accede tanto a Clarín, como a El Cohete a la luna, a El Martiyo, o a la mismísima página de la ONU, del FMI, incluso del FBI y la NASA. Allí están las fuentes, el consumidor elige lo que quiere saber, y lo que prefiere ignorar. Es más que probable que Héctor Magnetto se haya quedado con Papel Prensa en una mesa de torturas, pero en este caso no tiene nada que ver. Hay de todo servido, el chancho come lo que quiere.
Sucede que, como en muchísimos otros rubros, en este tampoco el consumidor elige lo mejor, sino lo que más le gusta. Lo que más agrada a su paladar, digamos. Y muy lejos de lo que se supone, o nos gustaría, el consumidor medio de medios no procura la verdad, tampoco buena información, sino más bien argumentos, argumentos para sostener lo que dice sin tener ningún argumento o por razones tan inconfesables que no pasan de ser resentimientos, frustraciones, miserias humanas… Entonces, en procura de algo más presentable, recurre al medio que le sirve.
Ejemplo. El consumidor odia a Cristina porque Cristina defiende a los negros y él odia a los negros porque debido a su origen plebeyo sufre de un gran resentimiento que se resuelve en un complejo de superioridad. Desde luego esto es inconfesable, aún si el consumidor en cuestión llegara a comprenderlo profundamente. Así que va, compra Clarín o escucha a Lanata, y ya sabe decir que se robaron un PBI, que lo enterraron en la Patagonia, que un comando iraní la ayudó a asesinar a Nisman, y otras cosas mucho más elaboradas que su espantosa miseria interior. 
Magnetto también apareció en los Panamá Papers, y ya antes había sido  denunciado por el ex vicepresidente del JP Morgan por fuga de dinero y lavado de activos, de más está decir que es un hombre oscuro, enemigo del pueblo, amigo de los malos... pero también hay que decir que sus consumidores son todos voluntarios. Chanchos que comen su porquería, y paradójicamente, lo engordan a él.
Magnetto se apropió un día de todo el papel del país, piedra fundamental de su actual imperio, a cambio encubrió un genocidio, socavó a Alfonsín, extorsionó a Menem, nos recomendó a De la Rua, lo sacó, puso a Duhualde, pesificó su deuda contra todos nosotros, persiguió y persigue a Cristina, y terminó por vender a Macri como símbolo del éxito y la transparencia. Pero siempre solo le creyeron los que así lo quisieron.
Por ello la cuestión no es tanto qué hacer con Magnetto y su monopolio y su codicia, sino con los chanchos que lo mantienen. Qué les pasa. Por qué habiendo tantas cosas ricas prefieren su basura. ¿Qué comían de chiquitos? En la escuela, ¿qué les daban?... ¿Rivadavia, Sarmiento, Mitre?... ¿Civilización y barbarie, Triple Alianza, sombra siniestra del Facundo?... ¿ya de cachorros comían caca?... tal vez esa es la cuestión.


* * *

lunes, 4 de noviembre de 2019

PERONISMO: EL ETERNO RETORNO...


Resistido, injuriado, bombardeado, fusilado, desterrado, perseguido, proscrito, torturado, desaparecido, el peronismo siempre vuelve.
 Incomprendido por izquierdas y derechas, ni combate el capital ni promueve la pobreza. 
Pero su propia doctrina explica el mito de su eterno retorno.




POR QUÉ VOLVIMOS


La imagen puede contener: 2 personas, incluido Juan Carlos Duré, personas sonriendo, personas de pie




Ya fuera de izquierda o de derecha, el gorila medio ilustrado –ilustrado por los medios- tiene una confusión esencial con el peronismo. Le molesta detectar a un peronista de vacaciones en Miami, usando una cartera de marca, o montando una Honda CBR1000. Todavía se exaspera con las joyas y los vestidos y las pieles de Evita. Entiende que el peronismo debería promover la pobreza, cuando viene a ser todo lo contrario.
Alguna vez tuve la suerte de conocer y tratar a don Enrique Pavón Pereira, biógrafo oficial de Perón, quien a su vez heredó de don Enrique la primera oficina que ocuparía en la Secretaría de Trabajo y Previsión, donde todo comenzó. Desde entonces se conocían.
Entre muchísimas historias, anécdotas y detalles de oro, don Enrique me contaba que efectivamente Evita se mezclaba entre los pobres luciendo y exhibiendo sus joyas, que se las mostraba y les recordaba: “también estas cosas son para ustedes, estas cosas tienen que aprender a desear”. Peronismo explícito.
Lejos de la austeridad que venera la izquierdita argentina -cuyo máximo referente, Nicolita del Caño, sólo puede jactarse de carecer de automóvil-, el peronismo promueve la abundancia, el disfrute, amplía derechos y horizontes, la mentada movilidad social, pero a partir de la igualdad, es decir: no hay un techo, hay un piso.
Claro que el peronismo no combate el capital, apenas sus abusos. Hace del Estado una herramienta de equilibrio frente a la codicia privada, los intereses imperiales, la usura, y el desguace nacional. Es un movimiento burgués, pero eso lo volvió maldito.
Tiene principios simples, y por ello también tan claros. Aspira a la independencia económica para alcanzar la soberanía política sin la cual la justicia social se hace imposible.
Anticlerical pero de índole cristiana, su doctrina prioriza la defensa de los pobres, de los postergados, los desposeídos. Los descamisados. Cree que un rico puede entrar al cielo, pero no si todavía existen pobres.
Sanmartinano, bolivariano, entiende la integración regional con Latinoamérica como una condición necesaria para la independencia completa de todos sus Estados.
Concebido para y por argentinos a la medida de la Argentina, resulta un fenómeno muchas veces incomprensible para la mirada internacional, que así lo trata de izquierda populista, como de fascismo simple.
Resistido, injuriado, bombardeado, fusilado, desterrado, perseguido, proscrito, torturado, desaparecido, el peronismo siempre vuelve, una vez y otra vez surge y resurge de las profundidades de ese pueblo que ya vio las joyas, que conoció con él sus días mejores, cuando aprendió a soñar, a tener esperanzas, a organizarse y luchar y sentirse más digno y más respetado y muchas otras cosas de esas que nunca se olvidan.
Por eso volvimos.


La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior

* * *

sábado, 2 de noviembre de 2019

ALBERTO, LA GRIETA Y SU PAZ CON LOS MEDIOS…




En otra de sus promesas incumplidas, lejos de cerrar la grieta, Mauricio Macri se dedicó a cultivarla, y debido al fracaso total de su gestión, la profundizó hasta el abismo en su caravana del adiós. 
Más allá de las buenas intenciones de Alberto Fernández, el periodismo de guerra no acepta su paz y siguen las hostilidades. 
En una nueva edición de la eterna contienda argentina, el peronismo vuelve al gobierno, y el antiperonismo al odio.


LA GRIETA QUE NOS PARIÓ



La grieta no cerró, quedó bien abierta, en carne viva.
La guerra con los medios la dio por terminada Alberto Fernández, no los medios.
Confiamos en que el nuevo gobierno reactive la economía, resuelva el hambre, alivie la pobreza, recupere la soberanía económica y por lo tanto política, retome con firmeza los reclamos por las Malvinas, y muchas cosas más confiamos en que hará. En cambio sus intenciones de cerrar la grieta y/o firmar la paz con el Grupo Papel Prensa, nos parecen menos que ilusiones: apenas fantasías.
Mucho más después de las últimas elecciones, cuando en su caravana del adiós Macri invocó todos los resentimientos de su público, hizo del odio su bandera, y agitó los peores miedos del ignorante medio ilustrado (ilustrado por los medios): Cuba, Venezuela, los Montoneros, el comunismo, la corrupción, el narco, los extranjeros, los negros, los pobres, los putos, los travestis, los otros… ya inocultable el fracaso en todos los ámbitos de su gestión, el único capital político que les queda es el odio, y a él se aferran.
Aún antes de terminadas las elecciones del domingo, con la violencia de un vómito ya bajaban por las redes el desprecio y la tirria de funcionarios oficiales, diputadas, diputados, anónimos y trolls que ya no disimulaban más nada. Eran diatribas torpes, furiosas, apuradas, mal escritas, brutales y burdas, esencia pura.
Mientras tanto los grandes medios y sus mayores empleados -recuperados de la “paliza” de las PASO- volvían a la operación berreta, al chisme inventado, a la insidia, a las viejas calumnias, al augurio tétrico, a la sospecha constante y retorcida a partir de una palabra, una mirada, un gesto, un dedito… el odio y la nada.
Con el mismo título el mismo día -para demostrar que ellos sí son lo mismo- Clarin y La Nazión alentaban en tapa las presiones del FMI sobre el gobierno por venir. Pero no ven ningún problema en el que se va mientras se desangra. El blindaje no cesa. Los ataques siguen y seguirán. El diario Perfil -¿que a que no saben a quién le compra el papel?- infló hasta el rumor la mentira simple de la internación de Alberto Fernández. Eduardo Feinman usa media hora de su programa para recordar el pasado montonero de Nilda Garré al cabo de cuatro años de olvidar el de Patricia Bullrich… Alberto Fernández podrá dar por terminada la guerra con los medios las veces que quiera, pero no se registra ni un solo antecedente en toda la historia humana de un acuerdo de paz unilateral.
El odio no se rinde, la grieta está en carne viva, ni siquiera es horizontal, es vertical, hay ricos y pobres y clase media de un lado y del otro, porque hace rato que no es política ni social, que roza lo moral, lo humano.
El Grupo Papel Prensa, aliado crucial de la Embajada, tampoco se rinde, prueba operaciones, presiona desde sus tapas, amplifica mentiras. La guerra con los medios, con esos medios, es a vencer o morir.
En 1952 una frase genial por su síntesis concentraba en apenas tres palabras todo el odio del mundo: viva el cáncer. El 23 de setiembre de 1955 una multitud como nunca Macri se animará a soñar vivaba en la Plaza de Mayo el asesinato en masa de cientos de compatriotas inocentes durante los bombardeos sobre esa misma plaza tres meses antes. Un año después fusilaban por orden del presidente Aramburu más de treinta personas entre obreros, militantes y militares. Total normalidad, la izquierdita gritaba: “se acabó la leche de la clemencia”. En 1976 los mismos que habían aplaudido los bombardeos y los fusilamientos ahora aplaudían, negaban o callaban la persecución, la tortura, el asesinato y/o la desaparición de miles y miles de personas, compatriotas también. El prócer escolar Domingo Faustino Sarmiento manda degollar al Chacho Peñaloza, hace clavar su cabeza en una plaza, y condena a su esposa a barrer alrededor. San Martín desterrado, acusado de traición a la patria. Rivadavia nos endeuda por 150 años y se queda con la avenida más larga del mundo. Moreno, Dorrego, Paz, Rosas, Facundo, Urquiza, Mitre, Roca, Yrigoyen, Uriburu… la historia de la Argentina es la historia de su grieta.
Mucho antes de llamarse peronismo y antiperonismo, dos fuerzas en pugna se alternan en la conducción del país pero la pugna se mantiene. Cuando ya no queda nada que saquear, cuando el fracaso al fin estalla, el antiperonismo se retira. Pero no se rinde. Se reagrupa y espera. Espera a que el peronismo reconstruya el país, lo reactive, lo enriquezca, y entonces vuelve para saquearlo. Y así una vez y otra vez desde el principio, desde mucho antes de llamarse peronismo y antiperonismo.
Alguien debería recomendarle al presidente electo que no pierda un minuto de su valioso tiempo luchando contra la grieta, que no espere ninguna paz con ninguno de esos medios, que ya lo ve… Que en tal caso la consigna es vencerlos hasta convencerlos.
Evita diría “hasta que no quede un solo ladrillo que no sea peronista”.



* * *

sábado, 26 de octubre de 2019

MAÑANA ES EL MAÑANA...


MAÑANA




Mañana no es mañana, mañana es el mañana.
Mañana es pasado mañana y después
Y los años que le siguen, y la suerte de tus hijos y los suyos

Mañana no es un día, mañana es el día a día de los días por venir…
Mañana no es domingo, es decisivo.
No se descansa, no se juega.
Mañana es un destino.

Mañana es hora de recordar todo el pasado, el reciente y el anterior
La falsa piscina pintada en una plaza
El pequeño submarino perdido en el mar inmenso
El crecimiento invisible
El fútbol para todos
Los días dorados cuando marchábamos por ganancias
Las promesas incumplidas, las mentiras repetidas
La grasa militante, la angustia frente al rey
Los 30 millones de pobres que teníamos, los 35 que tenemos.
Las cadenas nacionales de la yegua
las cadenas extranjeras del fondo monetario internacional.
Mañana el pasado está presente o no hay futuro.

Dejemos para pasado mañana, para el café o la sobremesa nuestras distinciones especiales, originales, peregrinas…
La revolución sin fin, y sin principio tampoco.
El coraje bravío del que ya sabe que no gana
El santo inmaculado que solo sabe hablar
Mañana hay que elegir y hay solo dos opciones:
Los míos y yo, o nosotros y todos.
La Patria o el shopping.
La resistencia o la entrega
La vida o el marketing
La esperanza o el odio
La pesadilla o el sueño. 
El mañana... o como diría Borges: el horror de vivir en lo sucesivo



* * *

lunes, 21 de octubre de 2019

CLARÍN: FIN DE CICLO…



Los resultados de las PASO –que según todo indica se ampliarán el próximo domingo- no sólo sepultaron a Macri bajo los escombros de su fracaso, sino que le avisaron a Magnetto que hubo un tiempo que fue hermoso pero ya se terminó. El periodismo de guerra iniciado en 2008 contra Cristina Kirchner, acaba en una costosa derrota que están dispuestos a repetir.

LAS RUINAS CIRCULARES




Peronistas de la tercera edad gustan subestimar el poder de los grandes medios invocando aquella graciosa paradoja de Perón “cuando tuvimos los diarios en contra, ganamos, y cuando los tuvimos a favor perdimos”.
No les bastó la crisis de 2008, cuando los cuatro machos del agronegocio pasaron a ser “el campo”, y hasta los pobres salieron a defender a la Sociedad Rural, una de las instituciones más golpistas del país. No les bastaron las elecciones de 2015, cuando las operaciones mediáticas contra Aníbal Fernández definieron la Provincia y en dominó la Nación. No les bastó la conversión de Cristina en la gran chorra argentina, y en simultáneo la de Macri –nada menos- en una esperanza de transparencia... Hoy todavía muchos repiten como una verdad inoxidable aquella vieja paradoja de Perón. Más aún después de las PASO, cuando la formidable derrota del oficialismo, los llevó a creerla definitivamente.
Pero Perón dijo eso desde su exilio, refería sus primeras presidencias, hablaba de un país con apenas tres diarios importantes, la televisión era más un intento que un invento, y las pocas radios influyentes apenas se oían más allá de la Capital. Perón no enfrentó la televisión masiva, el cable, señales de noticias 24 horas, celulares, redes, streamings, trolls… otro país, otro mundo. Si hay verdades eternas, es porque existen las otras.
Con mucho esfuerzo, gran despliegue, sin reparar en gastos ni en éticas, en 2015 el Grupo Papel Prensa alcanzaba por fin el gobierno con uno de sus socios más sucios, procesado por asociación ilícita y escuchas ilegales; ya condenado alguna vez por contrabando agravado; en conocimiento incluso de los Panamá Papers –porque ellos tuvieron esa información antes de las elecciones de octubre-, y aún así consiguieron convertir a Macri en un símbolo de “transparencia”. La historia demostró hasta qué punto era todo mentira, puro marketing… el poder específico del Grupo.
Pero todavía algún viejo peronista repite aquella sentencia de Perón que el tiempo deshizo en chiste.
No ven, no pueden o no quieren ver lo que de verdad sucedió. Los resultados de las PASO no fueron solo una victoria del Frente de Todos sobre Macri, sino y sobre todo una derrota contundente de Clarín, lo que es, supone y oculta.
El triunfo del candidato elegido por Cristina contra el candidato sostenido por Magnetto, es mucho más que un resultado electoral. Es el resultado de esa “guerra con los medios” propalada por el propio Grupo desde 2008 contra el gobierno de Cristina. Su confeso “periodismo de guerra”, su derrota.
Once años de persecución mediática sin respiro con el apoyo invalorable de jueces y fiscales… Once años de diarias injurias en cuerpo catástrofe, allanamientos espectaculares, maniáticos perforadores de la Patagonia, detenciones humillantes en vivo y en directo, y un coro permanente de espías y/o periodistas –eso está por verse- cacareando acusaciones sin pruebas, apretando testigos, extorsionando gente… once años de lucha y sacrificio, entregando la poca credibilidad que les quedaba, y todo y tanto acabaron el 11 de agosto, cuando un 70% de la ciudadanía les dijo que ya no les creía más.  
TN lleva meses cayendo en las mediciones, C5N es el líder. Clarín es el diario que más lectores perdió en los últimos 15 años. Lanata no da más. Fantino vuelve vencido al periodismo deportivo. Majul, Leuco, Feinman hablan como debajo del agua, entre borbotones de furia, burbujas, ni se les entiende ni se les oye. La guerra con los medios terminó, perdieron.
Cristina no les ganó una elección: le demostró al pueblo que mentían, que no hacían periodismo sino política, y que estaban del lado de los saqueadores del país, de los hambreadores, del enemigo... Pastorcitos sin lobo, hoy nadie les cree ya. Ahí el fin.
Porque más allá de las tiernas ilusiones de Alberto Fernández y el fin de su grieta, cuando asuma el nuevo gobierno ellos seguirán ahí, siempre dispuestos a concentrar poder y marcarle la cancha, acaso renovados, caras y nombres, un nuevo lanata y otro majul, aquél delgado y éste capaz de articular cuatro oraciones, o un leuco sin leucocitos, y variantes así, make up y cartón pintado, pero los mismos métodos, los mismos recursos, las mismas prácticas que sin embargo los llevaron a semejante derrota. Ahí el fin.





* * *

sábado, 12 de octubre de 2019

PARADOJAS ARGENTINAS: MACRI EN SU LABERINTO…



Saliente y sin salida, ausente sin que se note, Macri pasea su fracaso por las calles de un país que se descompone en la incertidumbre y la miseria. Ninguneado por el FMI, abandonado por el Círculo Rojo, ignorado por Trump, apenas la oposición lo sostiene en el gobierno. Pero son tantas sus víctimas, que a la hora de la Justicia ya ni Cristina podrá salvarlo.


LOS EJÉRCITOS DE LA MEMORIA

"Manifestación", Antonio Berni. 



Paradojas argentinas.
Repudiado en las urnas, astillada su Alianza, negado por sus propios candidatos, ninguneado por el FMI, olvidado por Trump –aunque no deje de arrodillarse-, abandonado por el Círculo Rojo –con Magnetto a la cabeza-, a Macri ya nada más lo sostiene en su cargo el peronismo, Alberto, el candidato de Cristina, o sea, Cristina. Bastaría una sola palabra suya…  
Mientras tanto pasea su derrota y sus vestigios por las calles vacías de la patria, con potentes altoparlantes que le enseñan a nadie los cantitos populares que escribieron sus comunity manager en un focus group; con su fiel Hernán Lombardi saltando como si bailara para animar a esas multitudes escuálidas o no, depende con cuáles se las compara, si con las que convoca Cristina allí donde aparece, o las que junta Lavagna en ninguna parte.
Pero el mérito no es solo de Cristina. Su equipo médico, también lo mantiene, sino en su cargo, al menos en marcha. El presidente es además el candidato y hay que darle cuerda. No hay otro. Entonces la química presidencial y su dinámica de calefón, que lo lleva sin escalas intermedias de la euforia al llanto y de la risa al enojo, de la gratitud a la amenaza, de la certeza mesiánica a la disculpa llorosa, de los ardores del infierno cuando estalla, a la calma de una llama de la nada.
Y grita, arenga, balbucea su dislexia y hace chistes todavía; le besa los pies a una jubilada que se sabe su papel; promete de nuevo lo que ya no cumplió, se envuelve en una bandera, se pone una bincha, un gorro, saluda a nadie al pasar, y a pedido de su claque repite a voz en cuello su no se inunda más como el viejo payaso con sus viejas gracias ante su vieja platea que igual hace que ríe bajo los escombros del circo.
Alrededor el país se descompone en la miseria, el hambre, la incertidumbre y el abandono. Más allá de las infantiles excusas oficiales, ya ni ellos consiguen negar la ruina económica, la destrucción total y el consecuente desastre social logrado en poco más de tres años por el mejor equipo de los últimos 50. “La pesadilla de llegar a fin de mes”, según el propio Macri. Sí, sic.  
El espionaje ilegal a jueces de hasta la Crote Suprema, acaba de estallar como una bomba absoluta. Su onda expansiva recién comienza. El presidente que subió procesado por escuchas ilegales, y que rápidamente fue sobreseído, quizá más rápidamente…
Por mucho que se acaloren majules y leucos, las excarcelaciones de Cristóbal López y Fabián de Souza abren la caja de Pandora de la extorsión, persecución y otros delitos cometidos también por el gobierno contra el Grupo Indalo en pos de C5N. Un expediente al que sumó ya su valioso aporte el defraudado macrista Daniel Vila, en nombre del Grupo América, y también por extorsión.
Y esa es sólo una causa de las cientos que les esperan, ya imposibles de enumerar en el marco de un breve post: ARA San Juan, Correo Argentino, Parques Eólicos, Autopistas del Sol, Panamá Papers –o sea, evasión y lavado de activos-; Aportes truchos, MacAir, las coimas de Odebretch, el Soterramiento del Sarmiento, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Iron Montain, D´Alessio & Co… en fin, la lista es demasiado larga, y confiamos en que Macri y sus funcionarios la conocen mejor que nosotros. Y que saben desde ya que no hará falta ninguna venganza, que bastará con la Justicia.
Que ni siquiera será el futuro gobierno el que tenga que ocuparse, porque el tendal de heridos que dejaron, entre propios y ajenos, es un ejército vivo que no olvida ni perdona. Socios desplazados, cuando no traicionados. Empresarios defraudados, cuando no encarpetados y encuadernados, manoseados, devaluados, escrachados y hasta encerrados. Exfuncionarios y adversarios políticos encarcelados por el testimonio de arrepentidos ahora arrepentidos de arrepentirse. Arrepentidos presionados, involucrados, cuando no traicionados. Los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan. Varios altos oficiales de la Armada. Muchos espías, como Rolo Barreiro o el propio Jaime Stiuso, hoy querellante contra Marcelo D´Alessio. Marcelo D´Alessio, abandonado, traicionado, preso. El propio Calcaterra, de pronto procesado por culpa del tarambana de su primo. Y los millones de pobres y empobrecidos, indigentes, desocupados, degradados, arruinados, perseguidos, reprimidos, desposeídos por su fatídica gestión… un inmenso ejército, incontables hombres y mujeres sedientos de Justicia, sin olvido y sin perdón.
Y ellos lo saben.  
Entonces pasean su derrota por todo el país, y cantan cantitos que no terminan de aprenderse, y bailan, saltan, hacen bromas, ríen, gritan, besan pies, revolean gatos, se disfrazan, se desdibujan, desesperan… sienten que se van, y al mismo tiempo, que no tienen salida. 
Paradojas argentinas.


* * *

martes, 8 de octubre de 2019

PATRAÑAS AMARILLAS: LA GUERRA CONTRA EL NARCO...




Desastradas en mentiras simples todas sus grandes promesas, el mejor equipo de los últimos 50 años nunca más dijo nada de la revolución de la alegría, los brotes verdes, la lluvia de inversiones, o la pobreza cero devenida en emergencia alimentaria. 
Pero con la cara que le queda se retira repitiendo que enfrentó al narcotráfico.

EL ÚLTIMO GLOBO

 Villa 31, pibe cartornero. 
(¿Acaso jefe del  Cartel de Jalisco?)



La pretensión de acabar con el narcotráfico reventando villas, equivale a creer que se puede controlar el dengue con espirales.
Esta estupidez obvia, sin embargo, fue la base fundamental de la estrategia desplegada por Cambiemos en su promocionada guerra contra el narco. Una estrategia estúpida, sí… pero mucho más estúpido es que la promocionen.
Mejor, peor: es la última mentira que mantiene el gobierno en su retirada. Nunca más habló de revolución de la alegría, brotes verdes o lluvia de inversiones ni de luces al final de ningún túnel, incluso llegó a negar que había hablado alguna vez de pobreza cero… pero se derrumban repitiendo que enfrentaron al narcotráfico. Qué risa.
Según sus propias cifras, en los tres primeros años de gobierno amarillo, se realizaron “casi 60.000 procedimientos contra el narcotráfico, se duplicó la cantidad de detenidos  alcanzando a 57.000 desde el comienzo del gobierno de Cambiemos”. Más y mejor: “También se incautaron 440.000 kilos de marihuana y en 2018 se alcanzó el récord histórico con 185.000 kilos, 26% por encima de lo que se había incautado en 2015. Algo similar pasó con las incautaciones de cocaína, las cuales fueron récord histórico en 2017, triplicando los niveles de 2015, y en 2018 volvieron a ser elevadas, duplicando el numero de 2015. En tres años se incautaron 26.000 kilos de cocaína”.
Bravo, sí. 
Pero si en algo están de acuerdo todas las fuerzas de seguridad y las agencias de inteligencia dedicadas al tema en todo el mundo, es que sólo se incauta, a lo sumo, el 10% del total que circula. Lo cual permite esta regla de oro: cuanto mayor incautación, mayor tráfico.
Para rubricar el desastre está la propia Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar), según la cual entre 2010 y 2017 el consumo de marihuana, cocaína y drogas sintéticas, arrojó “una tasa de incremento de alrededor del 100%”.
El alegre festival de cifras oficiales tampoco aclara que 4 de cada 10 detenidos por infracción a la Ley 23.737, son por tenencia para consumo o tenencia simple, es decir, ciudadanos con derecho a su privacidad, como usted o nosotros, estimado lector, o en términos técnicos: perejiles.
Las estadísticas de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) indican que en 2018 hubo en todo el país 22.321 causas iniciadas por infracción a la Ley 23.737 en el fuero federal. El 37% de ellas también fueron por tenencia para consumo personal, y otro 7% por tenencia simple.
En CABA la Policía y la Justicia tienen competencia en causas por narcomenudeo a partir del 1° de enero de este año. Desde entonces y hasta el 31 de julio ingresaron a las Fiscalías de la Ciudad 13.153 causas por drogas. De ese total, el 68% fueron por consumo personal, el 7% por tenencia simple, y sólo el 22% por comercialización. O sea, un 75% de perejiles.
Desde luego nada de esto acabará con el inmenso negocio mundial del narcotráfico, pero así el gobierno rellena sus estadísticas para impresionar a la masa menguante de incautos que todavía le queda.
Inútil además de absurda, esa avanzada contra el usuario fue también costosa. Según la RESET -una ONG compuesta por abogados, psicólogos, trabajadores sociales, sociólogos, politólogos, licenciados en comunicación y estudiantes-, en sus primeros tres años de fracaso Patricia Bullrich y sus pistoleros gastaron 122 millones de dólares para encausar perejiles. 
Botón de muestra, tan sólo en la fiscalía que dirige Federico Delgado, en 15 días de agosto de 2018 -último mes analizado- el 73% del total de causas iniciadas por infracción a la ley 23.737 fueron por tenencia de drogas para consumo personal. El costo promedio de cada causa, asciende 2.600 dólares.
Pero el gobierno se jacta. Enajenado por la derrota, promociona su naufragio, lo difunde. En su triste marcha solitaria y final por las calles vacías de la patria, entre arengas de vestuario y promesas vencidas, Mauricio Macri todavía agita el tema como una banderita. Las encuestas con que se mintieron hasta el 11 de agosto, ahora dicen que les dicen que Patricia Bullrich tiene buena imagen porque revienta villas. O sea, porque se enfrenta al narcotráfico. La ex-hada, ex-promesa y ex-sonriente María Eugenia Vidal asoma cada vez menos pero siempre que lo hace es para recordarnos su valiente lucha contra el narco en toda la Provincia, donde también dice que incautaron más (porque se trafica más, no dice). Pero más valiente y aguerrido aún es su ministro de seguridad Cristian Ritondo, que no para de "voltear" bunkers por todo el conurbano a punta de pistola... ya volteó como cuatrocientos, dice…
Desde luego toda esta patraña no sería posible sin la valiosa colaboración de los medios de siempre, donde nunca falta un rolando graña dispuesto a meterse en una villa, onda cámara oculta, la voz bajita denotando peligro, el dedo fácil y la sospecha gratis entre potenciales irresponsables o conjeturas desopilantes, “ese seria uno de los capos”, “aquél sería un soldadito”, “la campera azul sería el uniforme de los soldaditos”… 
En 2012 el prestigioso banco HSBC fue condenado en los Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico, y sentenciado al pago de una multa de 1.900 millones de dólares. Cambio chico para un banco de su porte, sí, pero a cambio no lo clausuraron ni lo cerraron ni le quitaron su licencia. Nada de eso. Bastó con un breve pero sentido pésame de su director Stuart Gulliver: “Asumimos la responsabilidad de nuestros errores pasados. Sin embargo HSBC es hoy una organización fundamentalmente diferente a la que cometió esos errores”. Y chau, a seguir lavando…
Después de todo el HSBC no es el único en el ramo. Por los mismos delitos fueron condenados en distintos países bancos como el Standard Chartered, Wells Fargo, Bank of America, Citibank, American Express Bank, Western Union, y siguen las grandes firmas.
Sobra decir que ninguno de sus directivos, ejecutivos y/o responsables, vive en una villa. Ni uno solo, qué va. Prefieren barrios mejores, con agua potable, cloacas, en fin… barrios privados con seguridad privada, cosas así… barrios donde la Gendarmería no te patea la puerta, ni periodistas de cuarta se adentran con el viejo truco de la camarita escondida y la voz en un susurro para darle más tensión a las imágenes mientras señalan a cualquiera acusándolo de cualquier cosa total ninguno importa nada… barrios donde los punteros no se plantan en las esquinas ni se dedican al menudeo, al contrario, son gente fina, dirigen grandes bancos, colaboran con el hogar policial, y tienen un vecino juez al que el año pasado le otorgaron un crédito blando.
Y no usan espirales. 


* * *