////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

domingo, 29 de mayo de 2016

MAURICIO MACRI: EL SOLO DEL 25...



A sólo cinco meses de inaugurada la Revolución de la Alegría, el gobierno de Macri conmemoró su primera fiesta patria aislado y/o protegido por un ejército, mientras saludaba a nadie en el corazón vacío de una Plaza vallada para que el pueblo no se le acerque. 
Lo que alarma no es tanto el desgaste sufrido en tan poco tiempo, sino el mucho tiempo que todavía le queda, o le falta. 
¿Cómo lo cruzará? ¿Así?...


VALLAS DONDE VAYAS




En la fiesta patria del 25 de mayo el gobierno de Macri alcanzó en imágenes la síntesis brutal de su verdad. La Plaza desierta, la zona militarizada -no sólo vallada-, y la cúpula del Estado marchando sonriente, saludando al vacío, orgullosa, ajena, aislada, protegida como conciente del daño que prodiga.
Del otro lado de las vallas, un centenar de personas –cooperativistas en picada- alzaban sus gritos y sus carteles. Uno de ellos también alcanzó la síntesis: “Vos poné vallas, yo quiero que te vayas”.
Lo que eleva a desastre político la importancia de esas imágenes –de estos hechos-, es el tiempo, los sólo cinco meses que pasaron desde la asunción de este gobierno y el anuncio con suelta de globos de la Revolución de la Alegría.
Desde entonces la única sorpresa que presentó el gobierno de Macri –más allá de los creyentes de Magnetto- es la velocidad de la furia con que destrozó el estado de bienestar de los argentinos. En sólo tres meses devaluó la moneda un 50 por ciento, desató la inflación -que ya duplica la que venía a resolver-, subió la tasa de desempleo -que sigue en ascenso-, aplicó tarifazos de hasta un dos mil por ciento, nos entregó a los fondos buitres atados de pies y manos, endeudó al país otra vez y por varias generaciones, pero abrió la importación, autorizó la fuga de divisas, desgravó el champán y los autos de alta gama, y libró de retenciones a las mineras y a las grandes exportadoras del agronegocio. Moraleja: así de rápido un millón y medio de personas ingresaron a la pobreza, y suman y siguen.
Pero acaso lo grave no es el poco tiempo que pasó, sino el mucho que falta. 
Si a sólo cinco meses de asumido el gobierno debe celebrar su primera fiesta patria más custodiado que los hermanos Lanatta, ¿cómo cruzará los tres años y medio que le quedan –o le faltan-?...
En caída libre en las encuestas, la imagen del presidente ya es apenas la de un fantasma en el que nadie cree, pero al que todos temen. Propios y ajenos.
Una mezcla de inconciencia, impericia, futilidad, insensibilidad social, desidia y revanchismo, burbujea en cada uno de sus gestos. Su perro en el sillón presidencial, la brutalidad de sus tarifazos, sus off-shores, su familia y su pasado, su sociedad con Lázaro Báez ya probada; los despidos que no paran y su veto para no pararlos; su amistad con Obama, su desinterés por Malvinas, su inmediato apoyo al golpe en Brasil, su gabinete lleno de piratas del Caribe…
Obligados a vender un detergente que mancha la ropa, sus defensores a sueldo –periodistas, panelistas, políticos, operadores y socios-, sin saber qué decir ante la realidad insalvable, repiten a coro la balada falsa de la herencia recibida, y/o justifican cualquier error del gobierno con otro del gobierno anterior, mientras aún así insisten como si nada con que son el “cambio”. Ya nadie les cree, ya apenas los oyen.
Conforme pasan los días los pocos medios opositores que sobreviven a la nueva pauta oficial –y a las presiones con las que han sido calladas tantas voces-, ganan el público que, por lo tanto, otros medios pierden. Clarín & Co. se agota en los mismos esfuerzos que los voceros del gobierno para hacernos creer que todo va bien, que no nos mean sino que llueve... Pero la realidad no los ayuda, y la gente, en busca de alguna verdad, comienza a abandonarlos.
El canal de cable c5n ya supera las mediciones de la televisión abierta. Radio del Plata, que hasta hace tan poco se hundía en el dial, ahora es la segunda AM detrás de Mitre. Roberto Navarro, cuyas primicias imponen tema para toda la semana, gana la noche de los domingos contra todo el Grupo y sus satélites. El nuevo programa de Lanata fue lanzado como un gran trasatlántico, pero así como entró al agua, siguió hacia su fondo. En la noche de los Martin Fierro, el ex-enemigo a muerte de Clarín, sangró todo su resentimiento entre espumarajos de rabia. La cobertura mediática, pieza clave de la estrategia para la devastación macrista, se deshace insustancial.
En sólo cinco meses de gestión, el gobierno se arrastra entre paros, protestas, amparos judiciales contra los tarifazos, marchas, acampes, y encima, en lo que resulta una pesadilla perfecta para la derecha argentina, el Vaticano con su Papa en contra.
Sobre llovido, los Panamá Papers, los beneficiados con el dólar a futuro, la cada día más extraña historia del primo Calcaterra, y los desaguisados constantes de sus mejores muchachos: Aranguren diciendo que el que no puede pagar el combustible se joda; Frigerio aconsejando mirar películas suecas para ver cómo la gente cuida el gas; Durán Barba negando el hambre mientras come con Mirtha Legrand; González Fraga recordándole al votante de Macri que vive por error; Lopérfido rebajando los desaparecidos… tanto y todo no podía sino culminar en un 25 de mayo así: él rodeado de un ejército, y el pueblo tras las rejas.
Y sólo pasaron cinco meses, y todavía quedan –faltan- tres años y medio.
¿Cómo lo hará?
El gobierno hasta ahora no informó de ningún plan económico. Hay medidas aisladas, augurios, ilusiones, y promesas que se postergan de un semestre al otro, y del otro al  tercero. El déficit fiscal que venían a bajar, subió. El consumo cae, y los comerciantes y las cámaras empresariales, todos los días, gritan su asfixia por todo el país. Se vende verdura en cuotas, y el pan en las joyerías. Mientras tanto afuera, alrededor, el mundo se contrae; la recesión y el desempleo –y los refugiados- azotan Europa; Brasil, el gran socio nacional, acaba de perderse en la niebla de un golpe de estado que ahondará su crisis… hasta China se ajusta…
Ahí el gran misterio, la gran –la sola- intriga histórica que presenta este gobierno: ¿Cómo lo hará?... ¿Cómo cruzará ese campo minado hasta la hoy tan lejana orilla del 10 de diciembre de 2019?...
Porque la historia argentina ya nos mostró muchas veces que las vallas esas pueden ser del mejor hierro del mundo… pero cuando el pueblo advierte que se abusó de su paciencia, parecen de papel.