////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 5 de diciembre de 2015

LA NUEVA ALIANZA: EL PASADO QUE VIENE...

Como en los días previos de la primera Alianza, las voces que sustentan a la actual, ya despliegan su estrategia de excusas vanas y culpas ajenas con las cuales encubrir la noche que ya saben que se viene, porque Alianza una vez, Alianza siempre.



RECUERDOS DEL FUTURO





“Los malos tienen una felicidad negra”.
Víctor Hugo, Los miserables




La futilidad siempre se paga, y suele ser cara.
Esa entelequia de la alternancia, ese amasijo de conceptos en el que mezclan la dinámica de la transición con el acto de asunción; el repentino cacareo publicitario del fabricante del cetro presidencial; todo eso junto y bien revuelto, concentra en estos días el ruido y la furia de los macristas en general, que así también, de paso, ocultan en la propia polvareda que levantan, la emboscada que no quieren ver y los espera a partir del 10 de diciembre.
Se les nota el miedo del que juega con fuego. Prat Gay, Melconian, la Bullrich, Lopérfido, un productor de tevé para las universidades, un intermediario de jugadores para la central de inteligencia… Ya muchos se preguntan en qué ciénaga se –nos- metieron.
Porque de pronto los ven festejar a Luis Barrionuevo, al Momo Venegas, a Hugo Moyano, a Eduardo Duhalde, a Mirtha Legrand, a Graciela Fernández Meijidi –pasionaria de la Alianza original-, al propio De la Rua, al propio Magnetto, a Cecilia Pando, a Ciro James y Fino Palacios, mientras La Nazión urge desde sus páginas la libertad de los pobres abuelos genocidas. Los malos tienen una felicidad negra, seguro.
Centrados en la figura de Cristina, la espuma de la rabia de los medios y los hombres y mujeres de Magnetto, acaso manifiesta el temblor que supone esa mayoría mínima que los encubró, y que quizá ya no exista; pero sobre todo abre los paraguas porque ellos también ven venir la lluvia que se viene.
Marcar y remarcar, contra toda realidad, que el país está en una situación desastrosa, falseando números, negando hechos, estableciendo verdades sobre la base de rumores que no pasan de chismes; avisa la estrategia con la que piensan encubrir al gobierno entrante: la culpa de todos los males la tiene, otra vez, el peronismo, en este caso, Cristina. La pesada herencia recibida. Así gobernarán: escondidos bajo el manto apolillado de una mentira vieja.
La masa de votos que elevó a Mauricio Macri a la presidencia, ya se evapora en su propio hervor. Pero el odio queda. Apenas Macri asuma, amparado por la prensa grande bajo eufemismos como sincerar la economía, reinsertarse en el mundo, orden fiscal, y otras patrañas que siempre tienen a mano, justificarán la inmediata devaluación, el endeudamiento, el ajuste y los recortes a la inversión social, que en otro de sus eufemismos ellos llaman “gasto público”. Pero muchos elegirán creerles porque el odio es más fuerte.
Y cuando hasta ellos acaben por despertar, será tarde para todos. La trampa habrá funcionado. Los dólares amarrocados no servirán más que para temblar sobre ellos a la espera de un mañana que asusta más que los recuerdos de las mentiras de Lanata, (que por las dudas, ya se rajó). Con menos plata en los bolsillos, matemáticamente, claro, de lo que ayer comprábamos dos, compraremos uno o medio, y por lo tanto, no hará falta tampoco fabricar dos. Con medio, uno, estará bien. Menos empleados, menos costo. Pero eso sí: gracias a la reinserción en el mundo, habrá muchas cosas importadas más baratas que las nacionales –¡y mejores!- como en los días dorados de Martínez de Hoz o Cavallo. Griessa resultará amistoso. La desocupación, la recesión, la deuda externa, volverán a ser los temas nuestros de cada día.
Los tiempos cuando puteábamos con la boca llena por el bastón de mando, la cadena nacional y “las formas”, cobrarán de a poco esa cosa de jade de los buenos recuerdos. En contraste con el presente que viene, dará risa pensar que en el pasado peleábamos  por subir el mínimo de ganancias. Ja. Ganancias. Jo. Los años dorados de inflación y paritarias, y el consumo a full. Je. La falta de hotel y de pasajes en los feriados largos. Qué risa… diremos tristes.
Lejos de nosotros sonar agoreros, por el contrario, le deseamos la gobierno entrante, la mejor de las suertes porque su suerte es la nuestra, nos guste o no.
Pero entonces que nadie olvide.
Porque estos no son augurios: son recuerdos.
Recuerdos del futuro de lo que ya pasó.
¿Podrían, de verdad, Prat Gay, Melconian, Sturzenegger, la Bullrich, Lopérfido, el mismo Macri, los medios que lo sustentan, y todas esas empresas a las que tanto y desde hace tanto les “interesa” el país, ser otra cosa que lo que siempre fueron? ¿Hacer algo distinto a lo que hicieron siempre? ¿Por qué?... ¿Porque se llaman Cambiemos?... Pero qué risa.
Discépolo diría: una risa que dan ganas de llorar.



* * *