////// Año Xº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 25 de agosto de 2018

ALFREDO CASERO: EL HOMBRE QUE SE EQUIVOCÓ DE PÚBLICO...




Surgido del humor absurdo que en los 90 vino a renovar la comicidad nacional, Alfredo Casero iba dirigido a un tipo de público, y terminó con el tipo opuesto, con ese público que nunca entendió sus chistes y ahora tampoco, y que para colmo se ríe de sus tristezas, sus amarguras y sus broncas

EL PAYASO RABIOSO




Nos autocitamos:
“El demonio existe: es el ego. Por eso está siempre a nuestro lado, y nos acecha.
Su mejor truco consiste en hacernos creer que nos elevamos mientras nos hundimos, que avanzamos cuando retrocedemos, que todo va mejor a un paso ya del abismo. Es la vanidad, la droga de la serpiente. La soberbia. Según La Biblia, el exacto instante previo a la caída.
En tal sentido nada como la televisión para detectar y contemplar fenómenos satánicos de esa índole. Pequeños seres humanos inflados hasta reventar. Periodistas baratos de dudosa formación y escasos recursos convertidos por un rato en grandes pensadores dueños de variadas verdades y pletóricos de sentencias. Presentadores impresentables con problemas de comprensión y de lenguaje; panelistas en bolsa repetidores de frases hechas y noticias improbables con el tono sin embargo de senadores de Roma; figuritas mediáticas como fuegos de artificio que suben, se encienden y se incendian, y viejísimas figuras que a fuerza de pura permanencia televisiva, adquieren un halo mítico de estatuas vivientes… Lo que podríamos llamar: un infierno encantador”.
Así comenzábamos el 13 de febrero un post dedicado a Roberto Petinatto en ocasión de su implosión pública (Ver aquí).
Como quien mata dos pájaros de un tiro, hoy recurrimos a las mismas palabras para referirnos al exgordo y excómico Alfredo Casero, típico payaso triste y ya patético, sino tétrico también.
Surgido del humor absurdo allá por los 90, quiso ser Diego Capusotto, y acabó en Fernando Iglesias.
Irrumpió dirigido a la juventud más roquera, contestataria y progre, y terminó frente al Congreso la otra noche con lo más vetusto y conservador del gorilaje porteño, reducido tan luego a esa gente que siempre despreció, de la que siempre se burló: el público de Mirtha y de Susana, la derecha cruda, pueril y bruta. Ahí su rabia, su espantosa frustración. El odio que se ve que lo consume.
Sus divagues, sus incoherencias, casi siempre graciosas en el contexto de sus programas, un día siguieron de largo más allá de sus programas, y ya nunca más fueron graciosas. Quienes alguna vez lo creyeron cómico, descubrieron entonces que no hacía reír, sino que más bien daba risa, lo que viene a ser todo lo contrario.
“El hombre está preparado para la muerte, pero no para la derrota”, supo afirmar el inmenso Ernesto Hemingway en una de sus sentencias más machas, y por lo tanto más inciertas. Sin embargo muy lejos y mucho después, el ínfimo Alfredo Casero viene a sostener con su entero ejemplo la lengua del gigante.
Como todo payaso triste, Alfredo soñaba ser un actor serio, y Suar -el Grupo- le dio la chance. El ego lo empujó, y el diablo le cobró su pacto. Fue su paso trágico.
Agradecido con el Grupo que le permitía soñarse otro, lo primero que hizo fue enfrentarse al kirchnerismo con todos los clisés del gorila 4x4. En busca de la originalidad perdida, probó el petardismo sin imaginación, y así a cada paso cayó en sexismos, machismos, racismos, y otros abismos de los que nunca más volvió.
Entonces supimos que su absurdo personaje no era un personaje sino apenas su absurda persona al fin descubierta. Y lo que ayer causaba risa, de pronto causó sorpresa y pronto rechazo. Alfredo no era gracioso, resulta, era tonto. El público que él tanto deseaba, de a poco pero enseguida empezó a apartarse.
Azorado, acaso asustado, por las dudas rabioso, no tuvo mejor idea que acelerar en la arena. El ego otra vez.
Con menos ingenio que vulgaridad, embistió al movimiento de mujeres, y rápido se ganó otra hinchada (en contra).
Como el diablo además de voltearte disfruta patearte en el piso, un día apareció alimentando los programas de chimentos con un video donde se lo ve confesándose cornudo a los gritos frente a la casa de su ex en una de sus escenas más tristes, patéticas, y por qué no tétricas también.
Perdido en sí mismo, quiso distinguirse de sus colegas y se enfrentó a la Asociación de Actores, y al final fue la Asociación de Actores la que ahora supo distinguirse de él con una nota de repudio, porque el diablo –que cuanto más le das, más quiere-, lo empujó a enfrentarse también con las Abuelas de Plaza de Mayo mientras reinvindicaba a las Fuerzas Armadas en el pico del desmadre de otro de sus brotes televisivos, cuando acabó repitiendo a los gritos “flan-flan” sin poder parar, cada vez más fuerte, más furioso, ya del todo tétrico.     
La tontería del flan le encantó al presidente –acaso atontado por su propio fracaso-, quien a su vez arrastró a todo su gabinete a otro desastre público, cuyas imágenes cargarán hasta el final de sus días, y con la actuación estelar del senador Esteban Bullrich, reconocido tonto de la Alianza gobernante.
Atontado por tanta tontería, Casero, sacado, apareció al fin gritando flan-flan frente al Congreso, junto a miles de ancianos que allí le daban su apoyo al gobierno que los saquea. 
Fue la noche de su mediodía, a partir de allí comenzaba su ocaso.
Atacar a las Madres y/o a las Abuelas de Plaza de Mayo, es posible, y hasta frecuente, tal y como han demostrado últimamente el gobierno y sus medios, (o los medios y su gobierno, como sea). “El curro de los derechos humanos”, la obsesión de Clarín contra Hebe de Bonafini, el fallido intento del 2x1… Atacar a las Madres y a las Abuelas es posible y ahora también frecuente. Pero nunca será gratis.
Sus desgraciados chistes sobre el trabajo de las Abuelas y la verdad de los nietos recuperados, no habían causado ninguna gracia. De pronto los shows comenzaron a caer. Rápido le cancelaron uno en Salta, y al toque otro en Tucumán, las manifestaciones de repudio empezaban a llover…
Como Roberto Petinatto, el viejo Castaña, el gurú palermitano Ari Paluch, el cantor callado Gustavo Cordera, el triste Tristán, y tantos otros en caída libre, Casero también se apuró a pedir disculpas… pero el abismo también es un viaje de ida.
Amargo payaso despintado, lo dicho dicho estaba y se viralizaba hacia el infinito. El rígido ayer, dijera Borges, ya rodaba por las redes para siempre. Ya está. Ya es imposible pasar por un exabrupto la incontinencia que una vez más dejó al aire los huesos descarnados de su conciencia. Ya no saldrá jamás de la plaza de la otra noche, del público de Mirtha y de Susana, de ese público que nunca entendió su humor, que ni siquiera entendió lo del flan, y que ahora confunde su rabia con un chiste, mientras él ve que de pronto hace reír al que nunca quiso, y rabiar al que tanto quería. Ahí su bronca, su furia, su inesperada derrota.
Otra clásica historia de payasos tristes.
A Lanata le pasó lo mismo: se equivocó de público, y se lo comió el odio.



* * *