////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 11 de julio de 2011

MAURICIO MACRI: EL HOMBRE DE BUENOS AIRES.




Una vez más Buenos Aires, la Capital, el porteño, a solas en un cuarto oscuro, de espaldas al resto del país, desnuda su alma, y sin progresismos de pizzería, se muestra tal cual es…

ARRABAL AMARGO



Robustos y bien vestidos, apurados, malhumorados, presuntuosos, invictos y frustrados, los porteños somos así: únicos.
Y cuando decimos porteño nos referimos al hombre que es de Buenos Aires así haya nacido en Seul, Sao Paulo o Beijing; al habitante de la ciudad que la ciudad ya asimiló, ya devoró, ya hizo suyo. Porque Buenos Aires es así: te absorbe o te rechaza.
Un alegre carioca en Buenos Aires con el tiempo cambiará la saudade por la nostalgia y aprenderá el lamento. Un chino en pocos años de porteño, pierde por fin su milenaria sonrisa y sus buenos modales ancestrales, y se vuelve rudo, seco, fastidioso, empieza a quejarse, de la humedad, del gobierno, de la gente, de la vida, y sobre todo, del otro…
Y acaso es eso: el clima, la humedad, el mucho frío, el demasiado calor; o acaso el puerto inmenso que le llena el mate de infelices ilusiones, haciéndole creer que más allá de esas aguas está la vida plena y pura, un mundo de países con hombres sin errores ni miserias ni derrotas, como sería su propia puta vida si no fuera por la humedad, el gobierno, el otro, el puerto, esas aguas tan grandes, carajo…
Peregrino en tránsito perenne, así se explica por qué ningún porteño es lo que parece sino algo mejor, aunque difícil de probar… El mozo del bar es en realidad actor, el taxista ingeniero, el librero autor, el médico ministro, el diputado presidente… Una tremenda injusticia imperceptible desbarata sin solución sus más altos destinos, y allí lo vemos al gran actor condenado al infierno de traernos un café; al ingeniero capaz de un puente preso de un taxi todo el día; al genio literario atrapado en una librería ni siquiera propia, y así todos, y todo, siempre, por culpa del otro, del clima, del gobierno, de ese puerto de mierda. Invicto pero frustrado, qué otra cosa que putear le queda al buen porteño.
Cejijunto y convencido, con toda la razón del mundo, la vista al frente y la frente fruncida, atraviesa la multitud sin percibirla, pues ningún porteño precisa del otro para resolver cualquier asunto. Muy por el contrario, el otro, la gente, es justamente el problema, pst.
Individualista, supremo y suficiente, el mundo es un estorbo que habría que abolir.
Canchero, vivo, rodeado sin embargo de boludos, allí la razón de su derrota, que al ser ajena, eso sí, le permite por lo menos salvar el invicto…
Curioso caso de triunfador sin triunfos, campeón moral de una moral que ni a él le sirve, parece rudo o bruto, porque llega y no saluda ni sonríe, no pide permiso ni por favor, ni dice gracias a no ser con ironía, de bronca…
Pero no, nada que ver: no es rudo, ni mucho menos bruto. Al contrario. El porteño es culto, mundano, refinado, ha viajado, y tanto, que cuando otros van, él ya no sólo fue dos veces, sino que volvió tres.
No saluda porque ni te conoce, ¿quién sos? No sonríe porque está en cosas demasiado importantes como para tomárselas en joda. No pide permiso ni por favor porque no te pide nada, y no dice gracias porque gracias hacen los monos, o qué te pasa…
Orgulloso y arisco, temeroso y por ello temible, no duda en atacar porque esa es la mejor defensa, y nunca llora a no ser para mamar, porque no es gil, pero el que afana es siempre el otro.
Rezongones y melancólicos, entre guapos y gauchos sin oficio conocido, nos ganamos fama de vagos, pero eso porque nos condenan a un taxi cuando somos ingenieros, o a traerte el café a vos, cuando nuestro verdadero destino era Hollywood, me cago en tu café...
Trágicos y traicionados, hermosos y malditos, víctimas de un mundo que no entiende nada de nada, el porteño sabe demasiado, y allí la cruz de su amargura…
Capaz de resolver no sólo el país sino cualquier cosa, ningún tema le es ajeno, y sin embargo no es oído, la democracia no le basta, la gente no lo acompaña, único al fin, nadie lo representa, y asi claro… así no hay esperanza.
Por eso el mal humor, la bronca, la aspereza, la frustración, la presunción, el cinismo, el invicto y la derrota.
Por eso Macri, porque eso somos.



 * * *