////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 17 de mayo de 2013

PALMÓ VIDELA: CLARÍN Y LA NAZIÓN LO LLORAN






LA BESTIA QUE LO PARIÓ

Mitre, Ernestina y Videla: días de alegría, de lucro y de terror...




Comenzamos a escribir este post a las 10.17 de la mañana cuando el asesino en masa Jorge Rafael Videla lleva casi cuatro horas muerto, y cuando por fin La Nación.com logra anunciar la noticia. Sus socios de Clarín.com, les ganaron por un rato. Es interesante ver cómo reaccionaron estos dos grandes medios que hicieron posible aquel genocida y su genocidio, que supieron recibirlo, acompañarlo, justificarlo cuando no aplaudirlo, y desde luego, encubrirlo.
La Nazión lo anuncia en un rápido párrafo tan esterilizado, que bien puede leerse en un quirófano:
“Jorge Rafael Videla, el ex jefe de la última dictadura militar argentina, que estaba detenido por graves violaciones a los derechos humanos, falleció esta madrugada a los 87 años, tras una descompensación de salud, confirmaron a LA NACION fuentes de su círculo íntimo”.
Coherente con toda su historia, nótese la sobriedad en la elección de las palabras. Condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad, para el diario de los Saguier-Mitre apenas “estaba detenido por graves violaciones a derechos humanos”. Hay que decirlo: mueren con las botas puestas.
No así Clarín, que muere de cualquier forma. Luego de una hora y más de anunciar apenas “Murió el ex dictador Jorge Rafael Videla”,  por fin se animaron a reemplazarlo por uno que dice “Murió Videla, ideólogo del terror de la peor dictadura de la Argentina”. Así le pagan al hombre –al socio, al amigo- que les entregó Papel prensa, base de todo su imperio actual.
La cosa es que palmó Videla y Clarín y La Nazión lo lloran como pueden. Con él se va otro pedazo de aquél país que los hizo tan grandes y tan poderosos. Días de terror y de lucro que nunca dejan de añorar.
Videla ha muerto, pero la bestia que lo parió vive en un celo eterno.

* * *