////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 17 de julio de 2012

LOS CHISTES DE BORGES... o las eternas preguntas...

Los chistes de Borges



Cuando le preguntan a María Kodama qué es lo que más extraña de Borges, ella no duda en responder: “su sentido del humor”. Uno de los hombres más divertidos de la historia del hombre, sin embargo, decidió pasearse por su siglo disfrazado de viejo aburrido, sin romances rimbombantes ni escándalos de vodeville, con su traje siempre gris, su bastón y su ceguera, su hablar lerdo y trabado, y su genio camuflado de sabio que no sabe. No es arbitrario pensar que esa sola caracterización, única y total, fuera su más secreta y grande broma.




Sometido al estrellato por su fama universal, en sus últimos años las entrevistas y los entrevistadores se sucedían y variaban, pero las preguntas no. Algunas de ellas, Borges ya se las sabía de memoria.

“Generalmente siempre son las mismas preguntas. La primera es si soy argentino.
Les digo que sí, lo que al fin y al cabo no es tan raro, puesto que estamos en Buenos Aires y en esta ciudad habrá seis o siete millones de argentinos y que en el país habrá veinte o veinticinco millones. Raro sería ser argentino en Groenlandia o en Pakistán. Otra pregunta repetida es si todo lo que escribo lo hago primero en inglés y luego lo traduzco al español. Yo les digo que sí, que, por ejemplo, en los versos “Siempre el coraje es mejor,/ nunca la esperanza es vana,/ vaya pues esta milonga,/ para Jacinto Chiclana"; se advierte en seguida que han sido pensados en inglés; se notan, inclusive, las vacilaciones del traductor”.


* * *