////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 31 de enero de 2014

ESCUPIDAS AL CIELO: ACUARELAS PORTEÑAS…



Hasta que enero por fin se llevó de vacaciones a las mayorías porteñas, Buenos Aires no tuvo paz. Calor y cortes de luz, pero además, restorantes abarrotados, estacionamientos llenos, shopings saturados, colas para todo y todo que se acaba, menos la remarcación constante que, sin embargo, no reprime el consumo. 
Misterios de la ciudad de la furia, jamás un estado de bienestar semejante, provocó tanta ira.


ESCUPIDAS AL CIELO




Rabioso, enceguecido por la furia, cuando el contrargentino se queda sin argumentos políticos razonables, desvía su ataque hacia el plano personal. Allí entonces, sin error, El Martiyo escucha siempre la misma sentencia: “hay que esta acá para hablar”, o en su defecto, “vos hablás así porque no estás acá”.
Como ya hemos explicado algunas veces, El Martiyo es un órgano periodístico de verdad libre, de verdad independiente; individual, unipersonal –aún operando desde la primera persona del plural-, y escrito en argentino para argentinos -de cualquier nacionalidad que fueran-, pero escrito fuera de la Argentina. Entonces el contra, nos dice siempre lo mismo: “hay que estar acá para hablar”, sin importar que nadie está en la Argentina, sino siempre y apenas en un puntito de la Argentina; sin considerar tampoco cuánto nos informemos sobre el país, ni cuánto lo vivimos porque allí viven nuestros seres más queridos, y allí siguen estando nuestros bienes materiales, y nuestro trabajo y nuestras deudas, y que fuera del país, además, como santos por pecadores, pagamos el 35 por ciento de impuesto sobre cada peso que gastamos por culpa de los especuladores que al sonar del Clarín corren espantados hacia la fuga de divisas, hacia el suicidio social… una vez más, y van...
“Hay que estar acá para hablar”, sin embargo, tampoco le impide al contrargentino hablar de países que ni siquiera ha visitado un fin de semana, pero que siempre y por supuesto serán mejores que la Argentina, “más adelantados”, y “más civilizados”... “Hay que estar acá para hablar, supone, además, que basta una ubicación geográfica para comprenderlo todo. La economía mundial, su política, el mundo, y sus detalles.
“De lejos dicen que se ve más claro”, cantaba Serrat, pero igual agarramos y fuimos allá para poder hablar acá. Aterrizamos en Buenos Aires poco antes de navidad, y 40 días después de cruzarla por todos lados, recorrerla, observarla, circundarla, disfrutarla y sufrirla, nos volvimos con el eterno asombro que provoca ese pueblo tan extraño, el pueblo que, después de todo, votó dos veces a Fernando de la Rua, ¡una para presidente!...
Hasta que enero se llevó a las mayorías porteñas de vacaciones, éstas avanzaban sobre los comercios con una dinámica muy parecida al pánico; saturaban restorantes, agotagan stocks, encarecían por demanda cualquier oferta, y se empastaban en las avenidas, en autos, en bondis o a pie, una masa compacta, densa, hirviente, se derramaba sobre las calles, y las cubría. Eso vimos.
Vimos una ciudad colapsada por sí misma. El verano impío, los cortes de luz y sus cortes de calles, desvíos imprevistos, embotellamientos, puteadas, estacionamientos que se desbordan, interminables colas en grandes supermercados sin embargo insuficientes, los pasajes que se agotan para todas partes, como el lechón y los pollos, y la mejor carne del mundo, y aún así, o por lo tanto, una puteada en cada boca. Como si se tratara del condenado éxito con que nos amenazaba Duhalde. Eso vimos.
Un porteño muy nervioso, y muy gordo, vimos. Que se queja con una mano, y consume con la otra. Y no escuchamos argumentos, escuchamos agravios. No había gratitud. Ni a Dios, ni a nada. Reclamos, había, rezongos, el temblor de una injusticia en cada voz… Y más agravios, más insultos, desprecios. Ningún equilibrio. Odio. Un odio como tal irracional.
En las mesas esplendía el bienestar vuelto manjares y abundancia. Las mejores carnes, los mejores vinos, el buen pan, achuras, ensaladas de todos los colores, la Argentina al palo. Nunca como ahora Buenos Aires parecía un país aparte. Un mundo aparte.
En Europa mientras tanto el precio de la calefacción se ha vuelto imposible para grandes franjas de sus clases medias, que tiritan de hambre frente a las ollas populares, ahogados en deudas, cocinados en la recesión y la desocupación. Eso al porteño no le importa. No vale el mundo, a no ser cuando no hay cómo explicar el crecimiento y entonces cantan aquel hit de Magnetto Record´s “Vientos de cola”. Ahí sí. Ahora no. Ahora el mundo, la Europa que crecieron adorando, los mismos Estados Unidos que se murieron y aún los guía -como el Flaco Abel del tango-, nada de eso importa nada, ahora... Todo es un desastre, rebuzna el contrargentino con la boca llena, y se va de vacaciones.
A viva voz y en plena vigilia, como si estuviera despierto, sueña con que “este gobierno no llega al 2015”. No sabe con qué reemplazarlo, ni le importa. Y jura que ya no lee Clarín, pero lo repite sin errores. 
El odio que han desarrollado por Cristina, insumirá mucha literatura en los años y décadas por venir, cruzará este siglo, incluso, costará explicarlo. La salud presidencial les inspira más de una fantasía tétrica, que ella desbarata con sus apariciones puntuales, estelares, que más odio desata entre los odiadores… ya no hay regreso. Algo de ese odio los regocija. 
Y no pueden ni precisan explicarlo. Les basta en sí mismo. 
Surge de las profundidades más insondables de esa ciudad siempre a contramano del país; del viejo puerto que todavía se sueña un desprendimiento de las Europas, y de ese pueblo tan extraño, que en plena pascua de la abundancia, llueve de abajo para arriba en escupidas imperdonables. 

* *