////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 15 de mayo de 2012

LOS CHISTES DE PERÓN... o la riqueza de la lengua castellana...

Los chistes de Perón



Si alguna vez los argentinos consiguiésemos el nirvana tangible del acuerdo absoluto, una nueva moneda nacional debería llevar impresa, en sus dos caras sin ceca, las imágenes yuxtapuestas de Borges y Perón, como el yin y el yang de una Argentina sola, que en su doble anverso grabara así la riqueza de nuestras más hondas contradicciones, unidas entonces por las solas banderas de la gracia de la inteligencia, la agudeza de la sensibilidad, y la sabiduría que siempre revela el humor. Por ello aquí El Martiyo, en un gesto estético histórico -pero histórico por estético-, reúne, funde, en un mismo marco, en idéntico formato, a este dueto imposible, y sin embargo… Esperamos que así como los peronistas disfrutan de Los chistes de Borges, así la otra Argentina disfrute de Los chistes de Perón, quien supo tener, indiscutido, el sentido de la risa que es propio de los grandes. Y que nos hace mejores.



En 1943 el gobierno de facto del general Arturo Rawson había prohibido el uso público del lunfardo, y así quedaron las cosas hasta la asunción del peronismo, cuando algunos intelectuales y artistas comenzaron a pujar contra la medida. Finalmente en 1949 el presidente Perón decidió tomar cartas en el asunto.
Reunió entonces a un grupo de autores del tango, las letras y el teatro, Alberto Vacarezza, Enrique Santos Discépolo, Homero Manzi, Francisco Canaro, Mariano Mores... todos allí esperando ver qué posición al respecto adoptaría el General, cuando antes de empezar las conversaciones, éste se le acerca a Vacarezza, y le comenta:
-- Don Alberto... me dijeron que lo afanaron en el bondi...


* * *