////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 29 de junio de 2013

ÁNGELES RAWSON Y LOS COMEMIERDA



Ya el último 18, a poco de estallar el caso Ángeles Rawson, advertimos en nuestro post El crimen paga sobre la velocidad de la locura de los medios más importantes de nuestra industria periodística. 
Enceguecidos por la supervivencia –el rating, las ventas, el sustento-, dispuestos a todo, ya no les importaba nada. Con ese vértigo, era de prever, alguno iba a seguir de largo en alguna curva, hacia el abismo…  
Y fue -tenía que ser-, el diario Muy, otro producto del Grupo Clarín, con el cual aspiraban seducir al público que más desprecian.


LOS COMEMIERDA



"Venía rápido, muy rápido
y se le soltó un patín".
Etiqueta negra, (Los Redonditos de Ricota) 


Olvidada en la batalla la esencia del oficio; ya invulnerables a cualquier desmentida; feroces y voraces por las ventas, el rating, o lo que fuera su apetito; inmaculados por la gracia de la Opinión Pública que dicen representar, el caso Ángeles Rawson expuso una vez más la demencia de la industria mediática argentina, que en nombre de sagrados principios republicanos como la “libertad de expresión” y el “periodismo independiente”, no respetan ni a su propio público; y sin quererlo se inmolan... `
El diario Muy, en su edición de ayer, publica para espanto nacional fotos del cuerpo de Ángeles Rawson tal cual fue hallado en el Ceamse, marcando así, con innecesaria crudeza, el grado al que llegó dicha demencia industrial.  
Las fotos no tienen justificación periodística, informativa, nada. Apenas comercial.
El repudio en las redes sociales fue inmediato y absoluto. Por primera vez gente que siempre ataca al gobierno, atacaba de pronto un producto de Clarín y al propio Clarín. Por efecto simpatía, antes de 24 horas reaccionaban distintos organismos y representantes públicos, desde el Afsca, hasta el abogado Pablo Lanusse, representante del padre de la víctima.
El tiro por la culata alcanzó el corazón pétreo del Grupo, que algo tuvo que hacer, y entonces, fiel a un estilo, entregó un culpable: Horacio Convertini, editor general de Muy, quien inmediatamente ayer, bajo el esterilizado título “Polémica en las redes sociales por la tapa de Muy”, intentaba justificar lo injustificable mientras se ahorcaba con su propio razonamiento, explicando que la publicación de las fotos “estuvo precedida por un “intenso debate entre los editores”, en el que se discutieron tres puntos centrales: “1) Si las fotos aportaban algo. 2) Si había que publicar todo, parte o nada del material. 3) Cuál era la repercusión que podía llegar a tener la nota”.  
Pero resulta que, uno, no consigue explicar qué aportan las fotos; dos, qué importancia tienen las que no publicaron, si hablamos de las publicadas (¿o es que deberíamos agradecerles, todos, y en especial la familia?); y, tres, cuando dice “repercusión”, ¿a qué se refiere si no a las ventas, y por lo tanto, al lucro?... O sea: la codicia.
El diario Muy -otro producto del Grupo Clarín-, fue lanzado en abril de 2011 con todos los platillos y redoblantes de sus incontables medios. La intención lisa y llana era morderle el mercado a Crónica y Diario Popular. El objetivo, corto y crudo, era el lucro, más bien. Ningún otro. Ja.
Sin embargo, en aquél abril, desde las páginas del propio diario Clarín –claro-, Ricardo Roa -a la sazón periodista del mismo diario, pero entonces ascendido a director de Muy-, allí avistaba muy entusiasta su nuevo proyecto (suyo del Grupo, más bien), y decía:
“Hace años venimos estudiando la posibilidad de lanzar un diario popular. Aunque hay muchos diarios en Buenos Aires, creemos que existe un espacio para una propuesta innovadora. La nuestra tendrá una configuración que privilegia la espectacularidad informativa. Y una valoración periodística basada en lo interesante, lo útil y lo cercano. Es un diario emotivo, que transpira sensaciones”.
Como algo hay que decir -porque para eso le pagan-, y ya que nadie lo controla –evidentemente-, allí Roa, muy docto, se extendía ilustrando al vulgo sobre las características técnicas del estupendo diario inminente:
“El servicio al lector es uno de los ángulos principales. Y el lenguaje buscará la máxima comprensión: sencillo y sin complicaciones. Escribimos para la gente común sin caer en la chabacanería. Y sin pretender ser arrogantes ni intelectualizados”
Hoy, a sólo dos años de su lanzamiento, y muy lejos de los malolientes divagues de Roa, el diario Muy demostró que no traspira sensaciones sino más bien defeca sensacionalismo; que huir de la chabacanería no lo eximió del amarillismo más hediondo; y que no intelectualizar, se redujo simplemente a no pensar.
Y algo más.
La edición de ayer del diario Muy tradujo a un lenguaje “sencillo, sin complicaciones” -como quería su director-, lo que piensa y siente el Grupo Clarín por esos sectores sociales a los que Roa llama “la gente común”, en un intento de eufemismo por “esos negros de mierda que la votan”.
No quieren a esa gente, la desprecian, y por lo tanto, no la entiende, pero como la precisan, van a por ella, intentan “captarla”, y le ofrecen un plato de mierda, porque están convencidos de que esa gente come mierda, y que le gusta. Y entonces ocurre lo que ocurre: la gente les tira el plato de mierda en la cara, la mierda se la terminan comiendo ellos, y todo acaba como se ve: ellos lejos de la gente, y la gente cada vez más lejos de ellos.
Alguien nos dirá: a la velocidad que venían, lo mismo le pudo pasar a cualquier otro medio
Tal vez. 
Pero le pasó a un medio del Grupo Clarín, y no es, no fue –su propio director lo admite- una casualidad. Las fotos no aparecieron allí sin que nadie hiciera nada.    Las marcas son abstractos, los abstractos no editan fotos, no deciden tapas. Hay hombres, nombres, en esa tarea, y es bueno que de una vez por todas el  público los identifique y los recuerde. Porque ellos son los responsables.
Ese soviet que siempre fue Clarín, en un vano intento por limpiarse, ya entregó al editor general de Muy, Horacio Convertini. Grabe ese nombre. Que no haya olvido.
Aquí El Martiyo, por su parte, gustó recordar a su entusiasta director, Ricardo Roa, tres letras fáciles de memorizar: Roa.
Pero no debemos olvidar jamás a quienes alientan y financian todo el horror: Héctor Magnetto, Ernestina Herrera de Noble, Lucio Pagliaro, José Antonio Aranda, Jorge Rendo… los verdaderos comemierda.  

* * *