////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 12 de agosto de 2013

PASO 2013: CUANDO LA ÚNICA REALIDAD NO ES LA VERDAD...




El oficialismo obtuvo un triunfo nacional con más votos de lo que pueden sumar todas las otras fuerzas juntas; logró más diputados que Massa en la provincia de Buenos Aires, y si esta misma elección se repitiera en octubre, ampliaría su ventaja en diputados y la mantendría en senadores.
Sin embargo los medios del miedo insisten en hablar de “la derrota del kirchnerismo”, y vuelven a la carga con los viejos latiguillos que usaron en el 2011 hasta 24 horas antes del huracán Cristina.
Un caso claro de que no siempre la historia la escriben los que ganan. Magnetto también.

LA ÚNICA REALIDAD 
NO ES LA VERDAD





Se dice que uno de los síntomas que mejor evidencia la locura es pretender resultados diferentes usando siempre los mismos métodos. El diario Clarín, pese a que ya vende menos que en 1963, pese a que los delitos de sus dueños ya fueron públicamente descubiertos, y viendo su prestigio periodístico terminado; insiste en su lucha con los mismos métodos que hasta acá lo trajo: suplantar la realidad con una ficción propia. Por supuesto La Nazión lo acompaña en la aventura.
Hoy los dos medios hablaban de la derrota del kirchnerismo, de fin de ciclo, y bla blá. 
Pero anoche al cierre de sus ediciones ya estaba escrutado el 70 por ciento de las mesas, y el Frente para la Victoria se imponía a nivel nacional con más votos de lo que podían sumar las otras fuerzas todas juntas. ¿Derrota?
Sergio Massa terminó sudando su victoria cuando al inicio de las campañas aventajaba en doce puntos al desconocido Martín Insaurralde. Si la tendencia de ambos se mantiene, ¿de qué “semilla de esperanza” hablaba ayer de cara a octubre?... Sin olvidar que en toda la provincia al final el FPV sumó más diputados provinciales que el FR ¿Era  para festejar?...
En la ciudad de Buenos Aires el hombre de Magnetto, Mauricio Macri, sintió las primeras consecuencias de su desgobierno sangrando votos en pro del Unen, para ver cómo su recia Micheti perdía con el cinematográfico Pino Solanas… Sin embargo en pleno desangre el alegre Diego Santilli ya animaba la fiesta con su risa de burlesque…
En otra parte, a la misma hora, pero ya en la realidad, las urnas le daban casi un 25 por ciento de los votos al FPV, y casi un 8 (7,7) al segundo de sus adversarios, la UCR. El resto venía todavía más atrás… ¿de qué se reía Santilli?
Si las elecciones de octubre repitieran los índices de ayer, simplemente el FPV aumentaría su representación en diputados, y la mantendría en senadores. ¿Fin de ciclo?...
Evidentemente, si hay dos países, pero los dos se llaman Argentina. Sólo que uno es real, y el otro alucinado. Uno sucede en la vida de todos, y lo actuamos todos, y el otro lo escribe Magnetto, y lo representan sus muchos muñecos. En uno el kirchnerismo está terminado, como en el 2009, 2010 y 2011, y en el otro el FPV acaba de imponerse a nivel nacional por el triple de votos que el mejor de sus oponentes.
La edición de la realidad es un derecho que le cabe a cualquiera. Ya confundir la edición de la realidad, con la realidad, más que un derecho resulta un riesgo.
Una vez más Héctor Magnetto nos demuestra que no siempre la historia la escriben los que ganan, y que la única verdad será la realidad, pero que la única realidad no es la verdad. Como en sus días dorados cuando el genocidio, el Grupo Clarín-La Nazión pretende modificar la historia por el sencillo trámite de publicar otra.
Lo curioso es que insistan como dementes con el mismo método que en apenas un lustro los llevó de ser el Gran Diario Argentino, a símbolo de la mentira y expresión de los sectores más reaccionarios del país... ¿Eso celebran?
El Martiyo, por su parte, aferrado a la realidad de las urnas –la única verdad- saluda desde aquí a la presidenta Cristina de Kirchner, quien promediando ya su segundo mandato, y en medio de un crisis internacional inédita, logra con su sola imagen más votos en todo el país que todos sus adversarios juntos.
Si eso es una derrota… dame dos. 

* * *