////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 14 de diciembre de 2013

URUGUAY, EXCLUSIVO: ¡DURO GOLPE AL NARCOTRÁFICO!....


Con la legalización del cultivo y el comercio de la marihuana, el Uruguay acaba de asestarle, ahora sí, un duro golpe al narcotráfico. 
El título más gastado y vacío del mundo, por una vez se hizo realidad y ganó sustancia, y sin embargo, los grandes medios lo dejaron pasar, nadie lo usó. 
El Martiyo, en exclusiva entonces, no se lo pierde, y aquí va:


¡DURO GOLPE AL NARCOTRÁFICO!




Quizá se trate del título más usado y vacío de la historia moderna del periodismo mundial en cualquiera de sus manifestaciones, gráfica, radio, tevé, web… Tantas veces lo hemos leído, oído, visto, que si tan sólo la mitad de esas veces hubiera sido real, hace rato el narcotráfico estaría erradicado del entero Sistema Solar.
Pero no. Se trata apenas de una fórmula gastada por periodistas cansados, apurados, o asustados, que no quieren saber, no pueden pensar, o no se animan a decir. Pero todos ellos saben muy bien que ninguno de esos duros golpes contra el narcotráfico que gritan con tanta frecuencia, son verdaderos golpes, ni mucho menos duros. De lo contrario el problema no hubiera infestado ya, desde hace rato, y en todo el mundo, no sólo en la Argentina, la policía, la justicia, la política, sus bancos… 
Y en cambio ahora, cuando por una vez los hechos sustanciaban la veracidad de ese título, nadie lo usó. Ni la tele, ni los diarios… ni siquiera María Laura Santillán, que suele no perderse ningún lugar común.
El Congreso del Uruguay, por iniciativa presidencial, legalizó la comercialización y el cultivo de marihuana, arrebatándole al crimen organizado una de sus mercaderías más tradicionales. No la más redituable, no, pero sí la que más público le llevaba para promocionar, así, sus muchos otros productos. Se trata exactamente de un duro golpe al narcotráfico, y sin embargo esta vez, nadie tituló así... sólo nosotros. Otra exclusiva de El Martiyo, ja.

En este espacio y desde hace años –desde mucho antes de este espacio existir- insistimos en explicar lo que nos sorprende resulte tan difícil de entender: el gran negocio del narcotráfico no está basado en las drogas, sino en la prohibición de las drogas. Las drogas no cuestan tanto, lo que cuesta es conseguirlas, y ahí la plus valía del crimen organizado. Por eso en Uruguay ya se registraron casos de narcos que denuncian cultivadores caseros: la legalidad los amenaza. ¿Cómo no se entiende?
Décadas de prohibición estimularon el negocio, no lo acabaron. Porque la prohibición no sólo funcionó como la mejor campaña de publicidad que agencia alguna pudiera imaginar, sino que, además de ser gratis, multiplicaba el precio del producto tantas veces como trabas le impusiera la bendita prohibición.
En el corredor tropical de la Tierra, la planta del cannabis (la marihuana) permite hasta tres cosechas anuales. Su precio por kilo no debería superar el precio de, por ejemplo, la yerba mate. Sin embargo, gracias a la prohibición, sus grandes empresarios –no los vendedores que vemos esposados en los noticieros- alcanzan lucros irresistibles para cualquier hombre de negocios que se precie de tal... ¿Eso tampoco se entiende?
Toda esa plus valía, esa inmensa masa de dinero -que el díler de barrio no consigue siquiera imaginar- debe ser por supuesto blanqueada, lavada, y ahí entran, o mejor dicho: allí se vuelven imprescindibles, para el negocio a gran escala, los poderosos. Policías, políticos, fiscales, jueces, grandes empresarios y, lógicamente, los grandes bancos multinacionales, sin cuya participación estas realidades no serían posibles.
El gil que vemos esposado en los noticieros cada vez que sus presentadores se cuelgan el tamborcito de un nuevo “duro golpe al narcotráfico”, no resuelve nada, no afecta a nadie, no pesa, no incide. Es apenas un resorte de la maquinaria, y si pertenece a una organización bien organizada –y valga la redundancia porque todo esto es una gran redundancia-, también tendrá sus inmediatos abogados, entre otras cosas, para evitar la delación. O, en su defecto, será muerto antes de hablar. Depende cómo se organice dicha organización, que en cualquiera de los casos, como se ve, no acusa ningún duro golpe, qué va.
Duró golpe es el que le puso esta semana el Estado Uruguayo sin disparar un solo tiro. En la Argentina insistimos con la prohibición y la represión, pero… los levantamientos policiales de los últimos días, no son ajenos al tema. Se están pateando kioscos históricos. Las grandes organizaciones del narcotráfico –las que proveen al vendedor ambulante- no se montan sin policías. En ningún lugar del mundo.
Hoy no existe una sola ciudad en la Tierra donde el turista no encuentre cualquier tipo de estupefacientes apenas llegado, y por prohibido que esté… ¿Cómo la policía del lugar jamás los encuentra?... O en tal caso: ¿por qué la policía no contrata los servicios de un turista para investigar al narcotráfica del lugar?... Así de absurda es la realidad que mantiene y sostiene al narcotráfico en el mundo, y todo gracias a la prohibición, que alimenta narcos, claro, pero también policías, y por lo tanto, antes o después, fiscales, jueces, funcionarios, legisladores, políticos al por mayor…
Resulta entonces un hecho incontestable, a esta altura de la derrota, que todo aquel que aun apoya la prohibición, ignora la verdadera trama del tema… o está en el negocio.

El problema de las adicciones es, básicamente, un problema de salud. Psíquica o física, no hace a la cuestión. De alguna forma, entonces, todos somos enfermos. Por eso cuando el objeto de adicción no está prohibido por ley, el paciente acude a un hospital, o a una farmacia, y no se esconde de la policía. Cuando, en cambio, la marca de su debilidad figura entre las sustancias prohibidas por ley, el adicto se sabe un marginal, y huye, se esconde, y más se droga.
Por lo demás, una adicción le cabe a cualquiera, porque todas ellas responden a carencias o vacíos de índole psicológica, y de eso nadie está a salvo. La prohibición del remedio que resuelve esa carencia, condena al paciente a rodar por el circuito de pistoleros y maleantes del narcotráfico, y entrar en contacto directo con más y nuevas tentaciones para el adicto. Todo lo cual equivale a encerrar un alcohólico en una bodega para que no se nos vaya por los bares. Tal el absurdo de la prohibición.
Así, por ignorancia, o por mala leche, en la Argentina el debate sobre las drogas se estancó, perdió su sentido. Se habla, ya, de lo que no importa. Encerrar vendedores, y perseguir consumidores, es continuar con nuevas piruetas de un viejo fracaso. La discusión no pasa, ya, por la prohibición o no de las drogas; no se trata, hace mucho, de establecer si la marihuana es mala, o la cocaína es peor; qué puede importar, a esta altura de la tragedia, qué avión la lleve ni por dónde, o cuántos kilitos encontraron ayer en un sótano de La Paternal...
La discusión, urgente, es por la guita.
Por el negocio.
Decidir, elegir, si todo ese inmenso flujo de dinero que ubica al tráfico de drogas como el segundo negocio más redituable del mundo -después del tráfico de armas-, va a continuar en manos del crimen organizado, o pasará por fin a manos del Estado organizado.
Esa es todo lo que hay que decidir ahora: si ellos, o nosotros.
En tal sentido, los uruguayos sí que le dieron un duro golpe al narcotráfico.
¡Qué título se perdieron los caretas!


* * *