////// Año XIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 13 de febrero de 2018

PETINATTO & CO.: UN INFIERNO ENCANTADOR...


El triste Tristán, el astro retro Cacho Castaña, el gurú palermitano Ari Paluch, el cantor callado Gustavo Cordera, ambulan ya por ese raro limbo donde los famosos sueñan con el olvido, y al que acaba de ingresar ahora también Roberto Petinatto, con toda su leyenda ajena a cuestas, y su gracia tan habitual entre los habituales graciosos de la tele.
Encandilados por sí mismos, no advirtieron el final de una era, y siguieron de largo hacia el ayer.
Pero en su caída nos descubren el verdadero rostro del demonio. 


UNA LECCIÓN PARA TODOS





"Venía rápido, muy rápido
y se le soltó un patín"
Carlos Alberto Solari



El demonio existe: es el ego. Por eso está siempre a nuestro lado, y nos acecha.
Su mejor truco consiste en hacernos creer que nos elevamos mientras nos hundimos, que avanzamos cuando retrocedemos, que todo va mejor a un paso ya del abismo. Es la vanidad, la droga de la serpiente. La soberbia. Según La Biblia, el exacto instante previo a la caída.
En tal sentido nada como la televisión para detectar y contemplar fenómenos satánicos de esa índole. Pequeños seres humanos inflados hasta reventar. Periodistas baratos de dudosa formación y escasos recursos convertidos por un rato en grandes pensadores dueños de variadas verdades y pletóricos de sentencias. Presentadores impresentables con problemas de comprensión y de lenguaje; panelistas en bolsa repetidores de frases hechas y noticias improbables con el tono sin embargo de senadores de Roma; figuritas mediáticas como fuegos de artificio que suben, se encienden y se incendian, y viejísimas figuras que a fuerza de pura permanencia televisiva, adquieren un halo mítico de estatuas vivientes… Lo que podríamos llamar: un infierno encantador.
En ese infierno encantador arde desde hace unos días Roberto Petinatto, víctima de un ego que antes o después se veía reventar. 
Y bastó el palito pisado de una frase infeliz, para abrir la caja del pasado de una fila de Pandoras malheridas.
El palito pisado ya no importa, su pasado es lo que pesa. Como en el caso del hoy fantasmal Ari Paluch o el espectro de Tristán, los testimonios que lo condenan tienen esa exactitud de coincidencias que los vuelve veraces, y por ello lapidarios. Todas cuentan lo mismo. Todo, evidentemente, es verdad.
De Sumo con Luca Prodan, a La Noche del Domingo con Gerardo Sofovich, hay una distancia tan grande como el ancho vacío de un ego levantado a fuerza de banalidades constantes, pretensiones insustanciales, y una obra inexistente más allá de sus viejas payasadas ochentistas, sus estrafalarios disfraces de dudoso gusto, sus estupidos muñequitos, y sus repetidas y fallidas imitaciones del show de David Letterman.
El petardismo impensado, la ironía incesante frente a cualquier tema como quien está por encima de todo, el repentísmo reducido a rapidísmo, la burla hacia el otro con su insalvable carga de desprecio, no alcanzan, en su conjunto, a ser un estilo, apenas son características, en estos casos, defectos. Sin embargo así, con todo eso y sólo eso, más cuatro gotas de leyenda lateral (ya que tampoco hablamos de Luca Prodan o Ricardo Mollo), Roberto Petinatto, empinado por las circunstancias de un medio mediocre, adquirió con los años un aura indiscutido de artista transgresor, sinónimo de vanguardia, y palabra santa.
Es ahí cuando el Demonio ve que su fruta está madura y le clava los dientes.
Bastó la pequeña victoria de la fama y sus mieles, un rating pobre en un contexto paupérrimo, una claqué a sueldo que acaso creyó espontánea, un desfile de figuras sumisas que preferían simular admiración antes que exponerse a sus burlas, más las groupies infaltables de las puertas de todos los canales, y ya nuestro pequeño héroe estaba inflado para reventar.
Entonces lo dijo. Pisó el palito de una palabra inoportuna, soltó una de esas frases que dice siempre porque no piensa nunca, y estalló en el aire. Pudo haber sucedido antes, pudo suceder después, pero se lo veía venir.
En marzo del año pasado, tras los sucesos de Olavarría durante el recital del Indio Solari, Petinatto sorprendió por fin después de tanto abriendo su programa con un show inédito de resentimientos, envidias y otras miserias. Más de un cuarto de hora con la boca llena de espuma descargando contra el ausente, sin disimulos, su tremenda frustración como rock-star sin banda, sin recital, sin público, y sin canciones.
Antes de un año aquél demonio suyo volvió a por él, lo emboscó entre sus propias palabras, y se lo llevó hacia ese limbo donde ahora ansían el olvido absoluto Ari Paluch, el triste Tristán, Cacho Castaña, Gustavo Cordera… y algo nos dice que pronto seguirán los nombres…
Pero que nadie se engañe: el palito pisado no fue una frase infeliz, ni un “give me five”, ni un chiste viejo del viejo Castaña… Todos ellos y los que vengan, no son sino lo que siempre fuimos. Ningún machista es generación espontánea. Diría Sartre: “cada hombre es lo que hace consigo de lo que hicieron con él”. Y eso es culpa de todos y de nadie y fue así desde siempre. Sólo que un día se terminó. Como la esclavitud o la inquisición y tantas otras cosas que un día se terminaron. 
Y ese, en tal caso, fue el palito pisado. No advertir que una historia se acabó. Que lo que nos parecía normal, estaba mal. Que vivimos equivocados y que es posible y necesario y urgente mejorar.  
Ejemplos de lo que ya no sirve, Petinatto, Castaña, Paluch, Tristán, Cordera, no son sino los famosos de una legión de retrasados que no pueden, no quieren, o no les importa entenderlo. Pero nada de eso detiene el final de una era que se termina, y que así se los lleva. Simplemente no supieron bajarse a tiempo y siguieron de largo hacia el ayer. Con sus chistes vencidos, con sus gracias gastadas, con sus manías viscosas, soportados demasiado por un entorno que no otorgaría pero callaba, ebrios de espuma, mejores que nadie, encandilados por el demonio que tiene cara de espejo.
No dejan de ser una lección para todos. 

* * *