////// Año Xº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 24 de febrero de 2018

REDES SOCIALES: EL ORIGEN DEL MAL...


Medios, magnates, gobernantes y políticos, intelectuales, periodistas y habladores en general, encontraron al fin el origen de todos los males del mundo: las redes sociales.
Se las acusa de propagar noticias falsas, orquestar o sabotear campañas políticas,  manipular al usuario, y otras lindezas hasta ahora exclusivas de los medios masivos.
La situación es grave. No sólo peligra el negocio, sino, y sobre todo, el monopolio de la realidad. 
Pero detrás de las redes, estamos nosotros.


ENREDADOS




Frente a la agonía imparable de los medios masivos de comunicación, sus dueños y sus políticos, identificado el enemigo que se los come, embisten contra las redes sociales, detrás de las cuales, claro, estamos nosotros. O sea…
El último 16 el portal de El País de España publica un artículo muy interesante, no tanto por lo que dice como por lo que calla.
Bajo el título Rebelión contra las redes sociales, se intenta instalar, expresamente, el “annus horribilis” de las mismas. Se invocan testimonios de impulsores o creadores arrepentidos, el repentino terror por las fakes news, la manipulación del usuario, y la culpa de todos los males modernos: el Brexit, Donald Trump, la secesión catalana, el calefón y La Biblia. Annus horribilis.
Firmado por Jesoba Ebola –cuyo nombre nos impide precisar su sexo -, allí se enumeran una serie de graves críticas contra las redes sociales, que sin embargo, bien leídas, les caben, todas y cada una, absolutamente, a los grandes medios masivos.
En su sinuoso artículo, Ebola, arrogándose algún tipo de representación popular, nos dice en un fragmento:
“La percepción que tenemos de las redes ha mutado. Nacieron como un instrumento para conectar con amigos y compartir ideas. Paliaban el supuesto aislamiento que generaba Internet. Se convirtieron en una fuerza democratizadora al calor de la primavera árabe. Parecían una herramienta perfecta para el cambio social, empoderaban al ciudadano. “Daban voz a los que no tenían voz”, recalca en conversación telefónica desde Reino Unido Emily Taylor, ejecutiva del Oxford Information Labs que lleva 15 años trabajando en asuntos de gobernanza en la Red. “En tan solo siete años, todo ha cambiado. Preocupan esas campañas políticas de anuncios dirigidas a alterar los procesos electorales”.
Vale preguntarle a Ebola: ¿los medios masivos de prensa nunca hicieron campañas políticas dirigidas a alterar los procesos electorales, Jesoba?...
Muy preocupada por la paja del ojo ajeno, al toque Jesoba nos advierte de otro peligro, oh, terrible también: “el efecto burbuja”. 
“El usuario lee lo que le mandan sus amigos y la gente que le es afín ideológicamente: un estudio publicado en la revista científica norteamericana PNAS y que analizó 376 millones de interacciones entre usuarios de Facebook concluyó que la gente tiende a buscar información alineada con sus ideas políticas. “Si Facebook te filtra la información”, opina la investigadora de redes Mari Luz Congosto, “al final solo te muestra una visión de los hechos, te la refuerza y, por tanto, te radicalizas”.
Lo más lamentable de este párrafo quizá sea ese tono de quien pretende descubrirnos algo que es más viejo que la espalda. Primero, porque dicha burbuja (se) la crea el propio usuario o lector, que ahora elige sus contactos, así como desde siempre eligió sus medios. Por eso existen, desde siempre, medios de izquierda para el público de izquierda, y medios de derecha para… Y por otro lado, tal ha sido también siempre el negocio de los medios masivos: captar un público propio, y “cultivarlo”, en el sentido más agropecuario de la palabra: sembrarlo, abonarlo, cuidarlo y cosecharlo. Eso es más viejo que andar a pie.
Sin embargo, por fin hacia el final, Jesoba nos revela cuánto calla con todo lo que dice:
“Es un hecho. Facebook es la plataforma líder en redirigir a los lectores hacia contenidos informativos desde mediados de 2015, cuando superó en esto a Google. Más de 2.130 millones de personas forman parte de su comunidad. Hay 332 millones en Twitter. Dos tercios de los adultos norteamericanos (el 67%) declaran que se informan vía redes sociales, según un estudio de agosto de 2017 realizado por el Pew Research Centre.”
Ahí la verdad, la gran tragedia.
67%.
Lo que significa que sólo el 33%...
Ahí el pánico de los grandes medios frente a las redes sociales que todos los días se los comen un poquito más, y más, y más…
Botón de muestra: en los últimos cinco años el diario New York Times mantuvo su mismo margen de renta, no subió, ni bajó. En el mismo lapso Facebook lo multiplicó año tras año.
Poco antes de aparecer ese artículo de El País, el mulitibillonario George Soros ya se había manifestado públicamente contra las redes, y con los mismos argumentos, oh casualidad, que luego difunde El País.
En paralelo y en Francia, Emanuel Macron también la embiste contra las redes y pretende que algún tipo de comisión integrada inexorablemente por seres humanos, interceda y censure lo que crea, le parezca, o se le ocurra falso. Annus horribilis.
La preocupación de gobernantes, magnates y políticos frente a las redes sociales, es razonable. Ya los motivos invocados, en cambio…  
Es razonable que se preocupen porque ya tenían consumado su matrimonio eterno con la prensa industrial, cuando se les aparecieron las redes y su prensa individual, multitudinaria, y por lo tanto incontrolable. Nacidas para el mejor control de las masas, de pronto son su herramienta de liberación. Hacen bien en preocuparse.
Ya que invoquen entre sus motivos la lucha contra las noticias falsas, el Santo Grial de una información veraz y objetiva, o el respeto al público; es menos un chiste que una burla.
La prensa grande, la industrial, la que les pertenece, los catapulta o los entierra, nunca dejó de mentir, de difundir noticias falsas, de radicalizar y manipular a su público, y ni Macron ni nadie dice ni mú cuando los catapultan, apenas, y a veces, cuando los entierran.
Lo que de verdad les importa, lo que está en juego, en peligro, es el monopolio de la realidad.
El principio de la Caverna de Platón que les permitió reinar hasta nuestros días, y que ahora ven, así, que se desbarata.
La realidad –esa percepción hecha de informaciones más o menos ciertas y no- ya no les pertenece. Peor, mejor: ya no es un monopolio. Dejó de ser un producto industrial, ahora es algo más artesanal. Todo está en peligro.
La construcción del sentido común, el arreo de las masas, la producción en serie de nuevos políticos más serviles, la justicia por encima de la Justicia que saben impartir con cuatro tapas, todo, todo lo serio, todo lo que importa, todo lo que justifica la existencia de un medio masivo, perdido por un montón de imbéciles que de pronto habitan una caverna propia donde proyectan su propia realidad.
Y entonces, aterrados, los grandes medios reclaman para sí la exclusividad de la información, o sea, de paso cañazo, el monopolio de las fakes news. Una licencia para mentir, dijéramos.
El último 12 de enero publiqué apenas en Facebook un texto titulado Escupidas al cielo. El texto se viralizó, luego alguien le puso voz y música, alcanzó la radio, y siguió rodando, cuando entonces Norberto Fortunato Diniro lo editó todo en un video que en pocos días superó las 25 mil reproducciones y sigue y suma… Hoy es imposible saber cuántas personas ya lo vieron o leyeron ese texto… una potencia de alcance directo que dudo me haya dado alguna vez alguno de los muchos grandes medios para los que trabajé en tantos años de oficio. Mucho menos con la absoluta libertad de decir lo que se me de la gana. Y nada de eso hubiera sido posible sin Facebook. Ahí el temor de Clarín, Le Monde, El País, Soros, Macrón, y sus otros empleados.
Lo decíamos hace poco en nuestro post Para qué queremos los diarios: los medios masivos se mueren pero el periodismo no. Por el contrario, el periodismo se diluye en la masa, y por eso justamente se mueren los medios masivos. Las redes, nosotros, los abatimos.
Como suele ocurrir con estas modas, a los magnates, sus medios y sus gobiernos, se les suman intelectuales, sociólogos, escritores y habladores en general que de pronto también han descubierto en las redes sociales el origen de todos los males del mundo.
Una campaña que recuerda a la que durante décadas sufrió la televisión cuando la televisión era la televisión. La caja boba, le llamaban, adjudicándole al soporte, la miseria de nuestros contenidos.
No, las redes no tienen la culpa.
Las redes no son ni buenas ni malas: son nosotros.
Y eso es lo que les molesta. No Facebook, ni Twitter ni Youtube, no les molestan las noticias falsas, ni la burbuja ni la manipulación del lector: nosotros, les molestamos. Nosotros los aterramos, y a por nosotros vienen.
Haríamos bien en preocuparnos. 

* * *