////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 9 de abril de 2013

LOS CHISTES DE PERÓN... el rey de Inglaterra...


Los chistes de Perón



Si alguna vez los argentinos consiguiésemos el nirvana tangible del acuerdo absoluto, una nueva moneda nacional debería llevar impresa, en sus dos caras sin ceca, las imágenes yuxtapuestas de Borges y Perón, como el yin y el yang de una Argentina sola, que en su doble anverso grabara así la riqueza de nuestras más hondas contradicciones, unidas entonces por las solas banderas de la gracia de la inteligencia, la agudeza de la sensibilidad, y la sabiduría que siempre revela el humor. Por ello aquí El Martiyo, en un gesto estético histórico -pero histórico por estético-, reúne, funde, en un mismo marco, en idéntico formato, a este dueto imposible, y sin embargo… Esperamos que así como los peronistas disfrutan de Los chistes de Borges, así la otra Argentina disfrute de Los chistes de Perón, quien supo tener, indiscutido, el sentido de la risa que es propio de los grandes. Y que nos hace mejores.




El 7 de julio de 1972, en la cena de camaradería de las Fuerzas Armadas el general Alejandro Lanusse –presidente de facto- anunciaba que para ser candidato a presidente se debería renunciar a cualquier cargo en el gobierno, y que se debía fijar residencia en el país antes del 25 de agosto. En un solo pícaro disparo, así él se autoexcluía, y emplazaba a Perón, que seguía en su exilio en España.
Al saber esto, desde Madrid, Perón rechazó las condiciones considerándolas proscriptivas. Entonces dijo:
-- Lanusse parece que se autoproscribió y me invita a hacer lo mismo, pero su situación no es la misma que la mía. Él tiene tantas posibilidades de ser presidente constitucional de la República Argentina, como tengo yo de ser rey de Inglaterra.


* * *
Aporte a la prensa libre: haga clic en los avisos