////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 22 de noviembre de 2011

ELECCIONES EN ESPAÑA: RAJOY RAJA O LO RAJAN



Sin tiempo ya para minucias burocráticas -como ser el traspaso de mando-, Angela Merkel y su par Sarkozy, en nombre de Alemancia, y de la banca que los parió, le exigen a Rajoy que aplique "sin demoras" el ajuste del que todos huyen.


RAJOY RAJA O LO RAJAN




El simpático trabalenguas que titula este post da cuenta sin embargo de la dramática situación que vive la Europa que se deshace. Con la sonrisa todavía puesta, en plena resaca por los festejos de su victoria, Rajoy ya corre a explicarles a Merkel y Sarkozy de qué forma piensa resolver lo que hasta ahora nadie sabe cómo resolver.
Contento consigo mismo, así como en su momento Zapatero creyera un triunfo propio la derrota de Aznar después de Atocha; así Rajoy ahora creyó una victoria suya el desastre de Zapatero después de Zapatero.
Pero apenas conocido su previsible triunfo, ya Angela Merkel –se ve que por no ir a golpearle la puerta en plena fiesta- le mandó un rápido telegrama y lo llamó urgentemente por teléfono para decirle que aplicara “sin demoras” el ajuste que reclaman los mercados, aunque no, claro, sus votantes.
Rajoy, a cada minuto menos sonriente, pidió por ahora “media hora”, creyéndose muy ingenioso y acaso aún en campaña. Los mercados le dijeron que sí, y le dieron treinta minutos por reloj. Chau.
Apenas arranque diciembre lo esperan en Marsella la Merkel y Sarkozy con los deditos ya desde hoy tamborileando sobre la mesa, y sin reparar siquiera en detalles administrativos internos, como ser, por ejemplo, el traspaso de mando y pamplinas así. Las papas queman, ¿O por qué se pensaba Rajoy que Zapatero rajó como rajó?.
No cuesta mucho imaginarlo ahora a Zapatero durmiendo de corrido después de tanto, recorriendo los diarios con una sonrisa nueva, vencido pero vivo, cuando se la vio tan mal…
Rajoy, en cambio, ahora, con los días contados, entre la pared de la gente y la espada de la banca, pronto añorará como una infancia los tiempos de feliz opositor cuando lleno de furia y de certezas resolvía en pocos gritos todos los males de España. Ahora los males le gritan a él.
En breve su risa será sólo una mueca, el ataque defensa, y las certezas dudas. Lo veremos ya.
Severos, imperiales, la Merkel y Sarkozy, caras visibles del Goldman Sachs y otros casinos de su tamaño; esperan ansiosos saber “si España es un estado cumplidor, o no”.
Los españoles también esperan ansiosos que Rajoy los rescate de una crisis que se agrava y los indigna y los enfrenta y los espanta sin solución ni final.
Y allí Rajoy que raja para que no lo rajen.

* * *