////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

miércoles, 2 de noviembre de 2011

GRECIA SE SUBLEVA CONTRA EL IMPERIO FRANCO-GERMANO



En un golpe de timón de marinero helénico, el primer ministro griego, Georgos Papandreu, decidió sublevarse al imperio franco-germano, para salvar sobre la hora la soberanía nacional de su invadido país. Pero la banca no nació para perder.

JUEGOS DE GUERRA


La Merkel y Papandreu:
"No somos ni siquiera amigos".





Entre el dolor y la rabia el jueves ya teníamos casi terminado nuestro Réquiem para Grecia -país que habitamos entre el 2001 y el 2005, (y que aprendimos a querer, y que también sufrimos)- cuando de pronto en un gambito inesperado de la historia, su primer ministro Georgos Papandreu decidió refundar la democracia y devolverle al pueblo la suerte de su destino. Tenía que ser Grecia, salud.
Si hasta nosotros, que venimos anunciando el nuevo fin de Europa desde hace tanto, fuimos sorprendidos por este golpe de timón de marinero helénico… No en vano ese hombre, tal y como nos muestran las imágines y lo recordamos nosotros, envejeció cien años en los últimos tres.
"La democracia está por encima del apetito de los mercados", dijo epigramático  Papandreu , y al grito de “al pueblo lo que es del pueblo”, cual lider latinoamericano moderno, con tan pocas palabras provocó el strike de todos los mercados y el estrés de los mercaderes.
Con el dedito en alto de los grandes dictadores, la Merkel y Sarkozy recitan a dúo desde entonces tremendas amenazas y espantosos augurios, pero ninguna solución.
El sólido plan de rescate que tanto les costó tejer a cuatro manos con la banca privada, fue tela de araña en manos de Papandreu.
“Dar la palabra al pueblo está bien”, dijo Sarkozy, y al toque agregó un “pero” que allí nomás lo desmentía. La Merkel, por su parte, mientras su severo rostro cede en zonas de furia nueva, le exigió a Grecia "claridad, si quiere seguir recibiendo solidaridad de la Unión", aunque la solidaridad  signifique en la práctica invadirlos.
Lo cierto es que todos fuimos sorprendidos. El Martiyo también. Pero siempre supimos y dijimos que esas fisuras, aquellas grietas que puntualmente subrayábamos, serían un día estos abismos que ayer anunciamos y que ahora vemos.
Pero unos y otros, alemanes y franceses, la Merkel, Sarkozy y El Martiyo, todos sabemos que lo que preoucpa no es Grecia, sino la eurozona, el euro, la banca que lo parió, y toda la cadena de sus casinos de la timba financiera internacional.
Hasta el momento cada estado de la Unión resolvió la rebeldía de sus insurrectos indignados a puro palo y represión.
¿Cómo resolverán Alemania y Francia, a su vez, la rebeldía de sus estados insurrectos?...
De estos abismos hablamos tanto y antes aquí en nuestra sección Europa en guerra.


* * *