////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 20 de abril de 2012

SOBERANÍA ENERGÉTICA Y LA MADRE PATRIA QUE NOS PARIÓ



¿Acaso en Guayaquil San Martín y Bolívar se preguntaron qué iría a pensar de nosotros España si los echábamos a patadas en el culo?... Clarín, La Nazión y Macri claro que se lo preguntan mientras mediático y medieval el rey Juan Carlos sale de caza y lo cazan, y mientras Cristina Fernández de Kirchner es la primera mujer en la historia argentina que alcanza estatura de prócer.
¿Existe el femenino de la palabra, o hay que inventarlo para ella?


LA MADRE PATRIA QUE NOS PARIÓ


Juan Carlos de España, rey.
Mediático y medieval, mata elefantes, total...




“Seamos libres y lo demás no importa nada”
José de San Martín


Mediático y medieval, en pleno amanecer de una era ecológica, el rey Juan Carlos de España se escapa al África para matar elefantes mientras acalorados súbditos de su corona, en defensa de posesiones lejanas y ajenas de ultramar, se enredan hasta ahorcarse en discursos virreynales ya entraditos todos en el siglo XXI. Allá ellos.
Acá en el sur –que existe, sí, como acaso ya no exista lo que llamábamos el Norte hace tan poco-, la decisión de recuperar la soberanía energética en la Argentina eleva a Cristina de Kirchner a la estatura de prócer nacional (¿existe un femenino de la palabra, o habrá que inventarlo para ella?); y esto que ahora a muchos pueda parecerles una exageración, el sólo paso del tiempo lo convertirá en una obviedad histórica. Queda escrito que aquí El Martiyo lo anuncia y suma su aplauso a la ovación general. Bravo.
Con la soberanía energética no sólo se recuperan hidrocarburos, recursos naturales que son -que siempre fueron argentinos-, sino también la dignidad de un país destripado durante los últimos 40 años de negligencia, impericia y mala leche. Salud.
La legalidad de la medida –más allá del cacareo escenográfico de los empleados de Repsol (por presidentes que se digan)- se hace pública y más clara con el correr de las horas, y minuto a minuto son menos ya los que se oponen.
Porque además, como suele suceder –felizmente con frecuencia durante los últimos años- este magno episodio puso una vez más en negro sobre blanco quién es quién en la Argentina, quienes están con la Argentina, y quiénes con los otros… con los que no están con la Argentina
Y no hubo sorpresas, apenas descaro.
Clarín, La Nazión, Macri, y los restos de todo eso, una vez más se llevaron puesta la patria, y en defensa de sus miserables intereses, ambiciones y negocios, no tuvieron ninguna vergüenza en defender abiertamente los intereses, ambiciones y negocios extranjeros.
Sin embargo rápido, la endebles de sus argumentos, los llevó de regreso al descrédito, pantano en el que esta gente acelera sin parar…
El temor a los amos del norte, ¡las represalias que pueda tomar el mundo! El tilinguísimo qué dirán de nosotros en Europa, y el nuevo hit del sello Magnetto Records: “Adiós seguridad jurídica” , hicieron las delicias de los medios del miedo en las primeras horas despuès del histórico anuncio…
Como si en el 2002 les hubiese importado mucho la seguridad jurídica de nadie a la hora de pesificar la deuda del Grupo de la mano de Duhalde. a favor de los bancos, y contra todos nosotros… Como si a la hora de invadir Afganistán, Irak o Libia detrás de más petróleo les importara un caramelo la seguridad jurídica de nadie... como si Bolívar y San Martín se hubiesen demorado en Guayaquil a preguntarse qué irán a pensar los godos de nosotros si los echamos a patadas en el culo…
Los medios del miedo nos hablan de represalias, claro, auguran castigos, sanciones, penitencias, ¡los amos del norte podrían no amarnos más!... pero sin eco otra vez más allá de la caverna donde se pudren, de a poco callan.
A esta hora, mientras se escriben estas líneas, esos medios nos cuentan que el parlamento europeo pidió sanciones contra la Argentina. Pero omiten decir que la bancada socialista se opuso, que la Unión Europea ya no es tan unida, que  a sus amos del norte se los come la crisis (y no sólo económica); que mientras la desocupación, el hambre, el desconcierto y el resentimiento los envuelve como un gas nervioso, sus monarcas, mediáticos y medievales, patéticos y borrosos, se van de safari al África, indiferentes, chochos, ajenos incluso al tiempo que pasó sin aviarles, que se llevó sus colonias, sus virreynatos, el oro del Perú, la plata del Plata, YPF, en fin… la gracia de su majestad. Allá ellos.
Acá nosotros, dignos y felices, nos sentimos cada día más cerca de ser un país por completo libre y soberano. Los pueblos libres de América Latina también nos saludan. Viva.
Lo que pueda hacer con nosotros Europa, al fin y al cabo, no puede ser mucho peor que lo que ya hizo Europa con nosotros… y sin embargo aquí estamos todavía: dueños de otra vez de lo que era nuestro.


CFK... ¿la prócer?
* * *