////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 6 de enero de 2011

UNA HISTORIA DE AMOR BREVE Y BRAVA...

El amor después del amor, y de los amantes también.




ESAS COSAS DE CELESTE Y ROSA





Esto sucedió la semana pasada en Sao Paulo, pero no importa dónde ni cuándo.
Un chico de 20 años, rechazado por su novia, decide visitarla armado con un revólver, y la toma de rehén.
Al llegar la encuentra con un grupo de compañeros, en su casa, estudiando.
A punta de pistola, Linderberg -así se llama nuestro héroe-, saca a todos los intrusos de allí, y se queda con su novia y con una amiga de ella que no quiso abandonarla en dicho trance.
Desde luego, la policía no tarda en aparecer, rodea el edificio, y comienzan las negociaciones y pasan horas... Horas que al cabo suman un día, y luego dos, y tres, y cuatro y cinco, y recién entonces, ala quinto día, mientras la televisión ya transmitía entre bostezos las  no-noticias directamente desde el lugar, ¡pumba!, se oye una explosión, la policía de pronto tira la puerta del departamento abajo, y de la lógica confusión que se desata, sacan primero un chico ya maniatado -¡es Linderberg-, luego una chica, no sabemos quién es pero sangra por la boca, y luego por fin aparece la otra chica alzada por un policía que la saca de allí corriendo...
Telón.
Más tarde confirmarán los noticieros que ambas chicas habían recibido sendos balazos en la cabeza.
La exnovia, el sábado a la noche, fue declarada clínicamente muerta.
La otra chica, herida en la boca, precisará de algunas cirugías, pero sobrevivirá.
Linderberg quedó incomunicado. Su abogado renunció, y la justicia sólo espera que se reponga y pueda hablar la testigo sobreviviente.
Mientras tanto en Sao Paulo, en Tokio, en Johannesburgo, en París, La Paz o Nueva York, el amor más allá de sus amantes sigue flechando corazones... cuando no baléandolos.

El amor siempre vence.
Sea como sea.