////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 26 de agosto de 2011

CLARÍN SE HACE OFICIALISTA: FUE PRIMICIA DE El Martiyo....


Apenas pasó el Huracán Cristina, en nuestro post Perdedores perdidos, avisamos que nadie debía sorprenderse si Clarín resucitaba de la derrota "levemene oficialista". Hoy Ricardo Kirchbaum, (editor) general de Magnetto, nos regala en su editorial la primera pirueta de esta farsa anunciada.
¿O tan sólo es el primer grito de "sálvese quién pueda"?


LAS MUJERES Y LOS NIÑOS DESPUÉS





En su curiosa editorial de hoy –sospechosa, más que curiosa- Ricardo Kirchbaum, (editor) general cinco estrellas de Clarín, le pone el pecho a las agencias internacionales de riesgo, porque le bajaron la nota a nuestros bancos, cuando ni siquiera fueron capaces de prever la gran crisis del 2008. Tiene razón, Kirchbaum. Les recomienda que "se llamen a silencio". "Por vergüenza, simplemente". Bien, Kirchbaum, así se habla… Esos son periodistas, carajos...
Bajo el título "Las campanas de la vergüenza" (oh), el artículo está dirigido en especial a la agencia Moody´s, que de manera “preventiva” -al mejor estilo W. Bush-, le bajó la calificación a los bancos argentinos, por lo que pudiera pasar el año próximo, si gana Cristina, y si el intervencionismo crece, y si bla bla blá…
Desde el 2008 exáctamente, lo que digan estas agencias carece de importancia internacional más allá de la timba en la que participan, y ya ni hace falta que lo digamos nosotros, porque ahora hasta Kirchbaum lo dice. 
El viejo K del nuevo Klarín.
Por supuesto, aún así, coronando la jugada, Kirchbaum no deja de cumplir con Magnetto, y aquí y allá, trémulo, difuso, insiste en anunciar el Apocalipsis que sigue sin venir mientras el país crece a un ritmo del 9 por ciento y el desempleo no para de bajar… así que, de hecho, tampoco importa lo que digan Kirchbaum o Clarín, tal cual fue demostrado con toda crudeza en las primarias del 14 de agosto.
Pero si mencionamos el artículo, es porque justamente tres días después del Huracán Cristina, el 17 de agosto, en nuestra serie Vestigios de la derrota, bajo el título Perdedores perdidos, advertíamos ya la posible nueva farsa de Clarín, y de la cuál Kirchbaum nos entrega hoy su primera pirueta. Allí en su título dejamos el link del post, pero aquí la cita textual que referimos:.
“No se extrañe el lector si después de este desastre y su desconcierto, advierte que Clarín resucita levemente oficialista, conciliador, como quien aspira a un acercamiento, por no decir: a una rendición negociada… No se extrañe.
La derrota ha llegado, y jugando con la frase de Céline que encabeza nuestro blog: en ella el que no es escombro, es arquitecto.
Clarín tiene víctimas, o culpables, no inocentes.
Porque mucho más acá de cualquier abstracto, están los hombres, sus nombres, y sus cosas.
Los ejércitos vencidos se dispersan, pero sus generales quedan allí, atrapados por la derrota, explicando lo inexplicable, cambiando de tema… rebuscándoselas como pueden.
Porque mucho más acá de todo abstracto, son ellos los verdaderos perdedores”.
Y allí está Clarín ahora… defendiendo a la patria frente a las agencias de riesgo… o defendiendo apenas a los bancos… o sólo a sí mismos… O tal vez no es más que Ricardo Kirchbaum, despegándose ya de Magnetto, negociando su propia derrota… rebuscándosela como puede… Perdido del todo perdido.

Demasiado tarde para más mentiras...

* * *