////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 29 de noviembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA: DIA 8.




Asesores de Videla defienden al Grupo, y a Lanata.
El Episcopado apura la navidad porque el 24 de diciembre viene después del 7, claro.
Jueces unidos culpan al rival por los goles que se comen.
Los habladores de TN ya no encuentran con quién charlar, y en el diario ya se rebelan los lectores. ¿Y si abolimos el 7 y después del 6 amanece el 8? No hay fantasía, no, que resuelva la realidad.  
Vencen los gauchos. Los bárbaros vencen. 








Día 8

Mañana:

Cuando la realidad te abandona, la fantasía no es un refugio, es un desierto de espejismos que la sed agita.
Rechazado el pedido ante la Corte; sofocado con el propio cuerpo el incendio desatado por las denuncias contra periodistas; esparcido el pánico entre sus propias estrellas que ya no saben de qué lado ponerse; Clarín se aferra  a la loca ilusión de un 7 de diciembre inexistente, y que después del 6 amanezca, per saltum, el 8.
Hoy como ayer –y siempre- intentan confundir a los lectores con más y nuevas  interpretaciones del fallo de la Corte en contra de ellos.
Bajo el sintético título –cuando se labura sin ganas las cosas salen así- “Coinciden constitucionalistas en que el fallo de la Corte pone en crisis el 7D”, dan paso a una serie de opiniones que no hacen más que oscurecer mientras aclaran.
Como número atracción nos ofrecen la voz de Félix Loñ, abogado que no hace mucho representó a Jorge Lanata en su épico amparo para librarse del cepo cambiario; pero que mucho antes, en los días de plomo cuando gobernaba el genocida confeso Jorge Rafael Videla, y a pedido de éste, el doctor Loñ integró un equipo de civiles que diseñaría una salida política para el genocida de su jefe.
 . "Loñ integraba un equipo de civiles dentro de la Secretaría General. Entre ellos estaban: Juan Carlos Paulacci, Raúl Castro Olivera, Victorio Sánchez Junoy, Virgilio Loiácono, José María Lladós y Francisco Mezzadri. Asesoraba al régimen de Videla en función de que se pudiera perpetuar bajo disimuladas formas, dando los argumentos constitucionales y políticos, para que la dictadura se prolongara bajo otras formas", consignan María Seoane y Vicente Muleiro en su libro El Dictador.
Allí los “constitucionalistas” de Clarín.
Sorprenden sin embargo los mensajes de los lectores al pie del artículo: tres de cada cuatro están en contra del Grupo.
El agua ya alcanza la cubierta.

Horacio Vertbisky anticipa en Página 12 el documento navideño que el Episcopado católico anticiparía con sospechoso apuro recién por la tarde.
Y es que el 24 viene despuès del 7, que espere Nuestro Señor, habrán dicho los obispos...


Tarde

Clarín.com agita chocho una nota enviada a la Comisión por la independencia de los jueces creada por la Corte Suprema, y firmada por los magistrados integrantes de la Cámara Federal en lo Civil y Comercial que atiende, a la sazón, la cautelar de Clarín.
Se quejan, estos jueces, por las recusaciones constantes, como quien culpa al contrario por los goles que se comen. No dicen por qué los recusan. Ni por qué esa cautelar lleva tres años sin resolverse.
“No hay antecedentes de una cosa así en la historia argentina”, pontifica feliz uno de los habladores vespertinos de TN, que de vez en vez lanzan un galletazo al aire...
Fabricantes de tinieblas, por momentos logran que la cuestión central se pierda de vista: hay una ley, no lo olvidemos, una ley nacional, impulsada por el ejecutivo, sí, pero aprobada por el legislativo en sus dos cámaras (sin mayoría del oficialismo), ratificada por el judicial, y celebrada hasta por las Naciones Unidas; y del otro lado una empresa privada que se resiste a cumplirla sin importarle nada ninguna de todas estas instituciones de la democracia.¿Quiénes se creen?
Y todo eso y lo anterior y más, en defensa de sus exclusivos privilegios económicos de monopolio parido por la dictadura; y bajo la piel de cordero de la “libertad de expresión” y “una justicia independiente”… ¿Qué clase de boludos se creen que somos?...


Con sospechoso apuro en el marco del 7D, El Episcopado católico emitió su documento navideño bajo el tíutlo “Reflexiones de los obispos al acercarse la navidad”.
En líneas generales, ninguna sorpresa.
Niegan su sin embargo ya demostrada complicidad del genocidio, mientras previsiblemente, ataca al actual gobierno, que tanto facilita tales investigaciones… no dice el documento, pero todos lo sabemos.
Con esa prosa palaciega propia de los ámbitos eclesiásticos, los obispos católicos se muestran preocupados por el riesgo de que los argentinos se dividan en “dos bandos irreconciliables”, (y esta vez les toque el más frágil); cuestionan también el “caudillismo” (que la misma Iglesia alentaba en Videla); se rasgan las sotanas por la pobreza (cómo no), por la desocupación (faltaba más); y por fin observan, al cabo de veinte siglos de pedofilia, que “La necesaria preparación para la vida cívica de niños y jóvenes debe excluir la politización prematura y partidista de los alumnos”.

(Relacionar el apuro del documento con el 7D, es una paranoia de éste cronista… y de Vertbisky también).


Noche

Se dispersa el día, no la batalla.
Como el Laprida de Borges, agónico Clarín comprende con las horas que la victoria es de los otros. Vencen los gauchos, los bárbaros vencen.
Convertidos ya en un detergente que ensucia la ropa, se advierte con los días que deserta o se espanta el coro de habladores de ocasión que desfilaba por los medios del Grupo cambiando argumentos favorables por un ratito de pantalla.
Gastada la Carrió hasta su propia caricatura; inútil Cobos por inútil en sí; hundido Shocklender por su propio peso; abrazados por fin a Lanata confundiendo un ancla con un salvavidas, mina que fuiste en otros tiempos… ya nadie va por el bulín.
Perdidos en la propia niebla, de sangre y de sudor bañado el rostro, sus medios  vociferan la nota de los jueces a la Corte, lamentan que Argentina no caiga en el default, sueñan que hunden la Fragata Libertad, gritan los gritos de los obispos… pero cada vez más solos frente a un presente espantoso por la carga del propio pasado.
Por fin se encuentran con su destino sudamericano.




* * *