////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 8 de diciembre de 2012

7D: EL DÍA DESPUÉS: LA MANO SIN DIOS


Contrariamente a todo lo anunciado por Clarín, el 7D fue un día crucial para la Argentina. Y todos contentos. El Grupo y sus fanáticos celebraron que una cámara de jueces recusados desoyera las resoluciones de la Corte. El resto del país festeja la revelación de una verdad hasta ayer negada: aquí manda Magnetto.



LA MANO SIN DIOS






Muchos ayer celebraron la decisión de una cámara civil que en un rápido –apurado- dictamen, se cagó a un mismo tiempo en la Corte Suprema de Justicia, el Congreso de la Nación, y el Poder Ejecutivo Nacional. Pero lo festejaron con la sonrisa típica del vivo argentino, como festejamos todos el gol de Diego con la mano. Sin negar jamás que el gol era trucho.
Así esta semana la Justicia argentina le regaló una victoria al Grupo Clarín y sus fanáticos, dejando muy claro para todos, para los unos y para los otros, qué truchos que son.
Pero más allá de la cúpula del Grupo, y de sus fanáticos aturdidos por el odio, el ciudadano sensato -y no importa de qué lado de éste gobierno esté- ha saber que ayer lo pasaron para atrás. Que harán lo mismo con el gobierno que sigue como hicieron con todos antes, ya ven: someterlo, o un su defecto, desbaratarlo. Nunca importaron los gobiernos. Importan las corporaciones, y sus abogados, y las corporaciones de los abogados.
Bajo el mandato de la ley, no hay otra opción.
Será entonces cuestión de poner en ellos, en los jueces, en la Justicia, la misma atención que ponemos en los políticos, en los diputados. No estaría nada mal llevarlos a la tele, darles el canal que piden, exponerlos… verles la cara, los gestos, saber cómo son, extraerlos del hermético misterio que los conserva… vitalicios, eximidos de impuestos, y de la aprobación popular…
El Grupo Clarín sacó mucha gente a la calle el 13S y el 8N en procura de todo esto, pidiendo por una justicia independiente, reclamo que se cuidan muy bien de recordar ahora que la justicia les sirvió.
Lo decíamos ayer: tal vez hacía falta que fuera así de crudo.
Los que creían que la pelea con el Grupo era “un caballito de batalla del gobierno”, que Clarín era el “débil de la historia”, (Lanata dixit)¸ ayer vieron en vivo y por todo el país el verdadero alcance de fuego del sus cañones.
Los que se quejaban de “una dictadura con votos”, ahora tienen una sin.
Los que repetían sin respirar ni pensar que “la justicia la maneja el gobierno”, callaron de pronto, aturdidos por el mismo razonamiento que de golpe les pegó en la cara como un boomerang barato: “¿entonces Clarín maneja la Justicia?”, festejan y mascullan.
Kipling tenía razón: “la victoria y la derrota son dos impostores”.
Ayer Clarín festejó, y sin embargo, ayer fue neutralizado para siempre el secreto de la fuerza de su poder oculto: su disfraz de cordero de “periodismo independiente”. Ayer, 7D, cayó por fin la máscara.
No eran un diario y nada más, un grupo de medios como hay tantos; ayer todos lo vieron: son el poder por encima del poder de los poderes de la República. El poder real, son.
“Puesto menor”, cuentan que le respondió Magnetto al presidente Menem cuando éste le preguntó si pretendía suplantarlo.
Desesperados del todo desesperados, ayer sacrificaron su propia leyenda y nos mostraron sin pudores lo que son.
Ya no hay inocentes, ya todo está muy claro para todos.
De aquí en más los lectores de Clarín, los políticos, los habladores que alcen un solo dedo en defensa del Grupo, la gente que les crea, son todos cómplices de esa verdad: la democracia es un juego que Magnetto nos permite de a ratos.
Que todo este proceso de las cautelares de Clarín apesta, lo gritaron tanto una parte como la otra desde los días remotos del juez Carbone. Eso ya no hay codo que lo borre.
Que los jueces recusados de esa cámara, habían sido recusados con justificada causa, y dentro de los marcos legales, lo dejó implícito la misma Corte en la resolución que además impuso el 7D como la fecha tope a toda cautelar.
Así las cosas, la prórroga otorgada ayer por dos jueces recusados y por sí mismos indultados; desafía a la Corte, sirve a Clarín, y enfrenta a la corporación judicial con los otros dos poderes del Estado.
Abogados que nadie votó, de pronto atascan al país otorgándole el poder a un monopolio privado con fines infinitos de lucro, y propiedad de un puñado de turbios empresarios procesados por crímenes de lesa humanidad..
El gol con la mano de Diego a los ingleses en el 86, le dio una inmensa alegría a todo el país. Por eso es llamada “la mano de Dios”.
El gol con la mano que algunos festejaron ayer, le sirve nada más a ese puñado de empresarios que se cagaron desde siempre en el país. Es la misma mano que ordenó encubrir el genocidio, luego el remate del Estado y la destrucción sistemática de la industria nacional, y por fin el caos del 2001 y la inmediata megaestafa de la pesificación. Es la mano del Grupo, una mano sin dios.
La Corte Suprema tiene ahora la última y por última histórica oportunidad de lavar toda esta mugre.
Esos altos jueces sabrán si entierran la democracia por un tiempo y le entregan el país a un juego de lobbys así como se arroja un cordero vivo en una piscina de tiburones… o si rescatan de su vitrina invulnerable la Constitución Nacional, y le dan vida.



* * *