////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 6 de octubre de 2011

CRÓNICAS Y BLUES: EL HIJO QUE SE HIZO ASESINO


Crónicas y Blues es acaso la más querida de nuestras secciones, y no ya por sus escasos aciertos –si es que los tiene-, sino más bien por su profundo fracaso casi total, y a la vez, sin embargo, tan noble.


EL HIJO QUE SE HIZO ASESINO




De todas nuestras secciones acaso la más querida, confesamos aquí, es Crónicas y Blues, “así como una madre quiere más al hijo que se hizo asesino, que al que fue sacerdote”.
La frase, la imagen, no es nuestra, ojalá lo fuera, pero es de William Faulkner y la soltó en su famosa entrevista para la serie Writers at work del París review y a propósito de su novela por siempre inconclusa El sonido y la furia, la cual trabajò hasta el final, cuando intentó un apéndice más, que tampoco lo satisfizo… y así se convirtió en su fracaso y su debilidad, y daba la medida de sus sueños y su esfuerzo…
Con Crónicas y Blues, en nuestra justa escala, nos pasa algo parecido porque allí intentamos el verso libre en pos de lo imposible para nosotros: el poema, la poesía, el género supremo de las formas de la palabra.
Crónicas y blues no son, por lo tanto, ni crónicas ni blues, y pese a nuestros duros intentos, tampoco son poemas… sin embargo es la sección que más queremos, no tanto por sus escasos aciertos puntuales si es que los tiene; como sí por su fracaso casi constante, ya que la nobleza que impulsa su intento, no desaparece con su derrota... Es como el hijo que quiso ser sacerdote, y acabó  asesino.