////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 11 de octubre de 2011

DESTELLOS APÓCRIFOS: FEOS, SUCIOS Y MALOS… (y un espantoso estreno).


Lado oscuro del resplandor inmaculado de nuestros Destellos Ajenos, Destellos Apócrifos es –o pretende ser- una sección de humor, que acaso carece de brillo, pero justamente porque su humor suele ser negro. Más de una vez consideramos eliminarla, pero escuálida, mínima y feroz como es, nos permite expresar otras facetas de lo que también nosotros somos.



FEOS, SUCIOS Y MALOS




A propósito del título de esta sección, nos gusta recordar que en su prólogo a los Evangelios Apócrifos, Jorge Luis Borges (que si supiera que lo citamos en este contexto, nos cagaría a bastonazos), avisaba ya que el término apócrifo, que ahora vale por "falso", en los primeros tiempos de nuestra  era significaba en realidad "secreto", "vedado al vulgo".
Así entonces, llevado por un raro brote antropológico, etimológico, (o algo por el estilo), El Martiyo creyó creer alguna vez que todas esas frases, lugares comunes, refranes populares, y tantas otras boludeces consideradas en general anónimas, tienen, secretamente, vedados al vulgo, sus verdaderos creadores… Y puestos a creer, ya que estamos, cualquier cosa, El Martiyo creyó creer también que conoce o intuye a dichos autores, y así opusimos a nuestros geniales Destellos Ajenos, estos Destellos Apócrifos, que no por no ser geniales, dejan de ser menos apócrifos.
Las secciones Los chistes de Borges, Los chistes de Perón, las Anékdotas. prueban que El Martiyo busca ofrecer a sus lectores un humor de alta gama. Destellos Apócrifos no es el caso.
Como Aforismos, como Crónicas y blues, esta sección también va del acierto al fracaso, y de allí no siempre vuelve... Pero así como las otras dos más allá de sus logros son dignos intentos en sí, Destellos Apócrifos ni siquiera eso.
¿Por qué no la eliminamos? No sólo el mundo y nuestros lectores podrían continuar sus vidas sin esta sección, sino también este blog, y sin embargo... no así su editor.
Mínima y a veces miserable, escueta y a veces escuálida, Destellos Apócrifos nos permite ora la ironía política, ora la burla o la bofetada al sospechoso, pero sobre todo, y antes que nada, es una válvula de escape para esos gases espantosos de humor negro medio podrido que todos tanto reprimimos y aguantamos, hasta que no aguantamos más y reventamos...
En el marco de los festejos del tercer aniversario, allí van todos en un clic, y aquì estrenamos uno que hace rato nos explota en la cabeza… 


                                                 “Al final pasé de Guatemala a guatepeor”

Facundo Cabral.