////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 5 de septiembre de 2011

LOS CHISTES DE BORGES... y las bestias de Hollywood....

Los chistes de Borges



Cuando le preguntan a María Kodama qué es lo que más extraña de Borges, ella no duda en responder: “su sentido del humor”. Uno de los hombres más divertidos de la historia del hombre, sin embargo, decidió pasearse por su siglo disfrazado de viejo aburrido, sin romances rimbombantes ni escándalos de vodeville, con su traje siempre gris, su bastón y su ceguera, su hablar lerdo y trabado, y su genio camuflado de sabio que no sabe. No es arbitrario pensar que esa sola caracterización, única y total, fuera su más secreta y grande broma.



Recurrimos otra vez a su obra como prueba de la naturaleza natural de su sentido del humor.
En 1932, en su libro Discusión, recopila una serie de artículos y ensayos. En uno de ellos, bajo el título El Dr. Jekyll y Edward Hyde transformados, comenta el film El hombre y la bestia, protagonizado por Spencer Tracy, y nos dice:

“Hollywood, por tercera vez, ha difamado a Robert Louis Stevenson. Esta difamación se titula El hombre y la bestia, la ha perpetrado Víctor Fleming, que repite con aciaga fidelidad los errores estéticos y morales de la versión (de la perversión) de Mamoulian. Empiezo por los últimos, los morales. En la novela de 1886, el doctor Jekill es moralmente dual, como lo son todos los hombres, en tanto que su hipóstasis –Edward Hyde- es malvada sin tregua y sin aleación; en el film de 1941, el doctor Jekyll es un joven patólogo que ejerce la castidad, en tanto su hipóstasis –Hyde- es un calavera, con rasgos de sadista y de acróbata”.


* * *