////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 15 de septiembre de 2011

SHOCKLENDER EN EL CONGRESO: EL ACUSADO ACUSA



El maravilloso mundo de Clarín no descansa, y en una nueva presentación de risas sin alegría, consiguió llevar hasta el edificio del Congreso al principal imputado, para que un rejunte de diputados perdidos por perdidos, le pregunten quién es el culpable.


EL ACUSADO ACUSA

El nuevo gran hombre de Clarín



Absurdas vocecitas de la oposición pretenden establecer la verdad preguntándole al acusado quién es el culpable. Já, sí.
Allí llegó Sergio Shocklender auspiciado por el Grupo Clarín (ver Dios los cría) hasta el Congreso de la Nación, que será muy honorable, pero parece que no siempre.
Como un cactus en busca de un abrazo, cada vez más difícil le resulta a Clarín encontrar interpretes para sus guiones, cada vez, a su vez, más delirantes.
Con tales problemas de cartel, tuvieron que resignarse a encabezar la charada con la pugilista Graciela Camaño de Barrionuevo, y la siemrpe sonriente como el Huasón, Patricia Bullrich… en fin, nada más triste que un circo sin alegría…
Abrazado a Shocklender se hunde Clarín, y abrazados a Clarín los restos de una oposición que tampoco encuentra otra esperanza, en este limbo de espanto que les va de agosto a octubre, que buscar la verdad preguntándole al oso quién se comió la miel.
Por supuesto más allá de Clarín y La Nación y sus últimos títeres, al hombre no se le acerca nadie, porque además lo que dice no sirve de nada.
Los diputados indagadores, eso sí, advirtieron que elevarán una copia de la charla al juez de la causa. Oh.
No está fácil, no... basta revisar el reparto: Federico Pinedo, el hijo de Alfonsín, los muchachos de Macri, Graciela Camaño ¡de Barrioneuvo!, ¡Patricia Bullrich!, ¡¡Sergio Shocklender!!... no, no está fácil hacer Los ángeles de Charly con ese elenco…
En un momento de lucidez que no sirvió para nada, el exCarrió Eduardo Macaluse –que de locos y delirios ha de saber un rato- les recordó a sus colegas que citar a Shocklender “era como citar al gordo Valor para hablar de piratas del asfalto”, pero eufórica la turba ni pelota que le dio, y allí se encerró con Shocklender a ver si los salvaba en octubre.
Ja, sí. Resultaría dramático si no fuese cómico.
Las leyes que la gente espera, pueden seguir esperando. Los diputados, que no son policías ni detectives ni jueces ni fiscales, ahora tampoco son legisladores, y el principal imputado, exconvicto por parricidio, resulta de pronto la voz de La Verdad.
El mundo de Clarín no se termina porque sí, se termina por imposible.

"Yo también me colgué de Clarín... ¡ojo!"

* * *