////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 12 de septiembre de 2011

SERGIO SHOCKLENDER: EL NUEVO CANDIDATO DE CLARÍN.



Cobos les duró menos que un helado al sol; a la Carrió la inflaron tanto que al final reventó; Duhalde, viejo socio y amigo, se la pasa en la casa empastillado y en su lugar les manda a Chiche (porque por algo se empastilla), y De Narvaez y el hijo de Alfonsín parecen dos autitos chocadores solos en una pista aparte.
Sin candidatos vivos, ahora Magnetto apuesta a Sergio Shocklender…


DIOS LOS CRÍA

N. de la R.: Esta foto es un montaje. El hecho no.

*

 
“En algunas zonas del Gran Buenos Aires profundo,
la intención de voto de Cristina está volando a alturas que asustan”.
Julio Blank, diario Clarín.



Abrazado a Sergio Shocklender, así se hunde Clarín.
El huérfano por mano propia, el hombre condenado por matar a sus padres, y ahora procesado por estafar a las Madres, representa de pronto, para Clarín, la verdad suficiente, lo creíble, y sobre todo, la gran esperanza blanca de Magnetto y los suyos. Alguien con muy mala leche como nosotros, diría: Dios los cría y…
Es, sí, espectacular como el deshielo de los glaciares este derrumbe de la fachada moral que supo mantener Clarín, y todo lo que Clarín ya sabemos que supone, oculta y es.
Casi un mes le tomó al alto mando de Magnetto recuperarse del terremoto electoral que los sacudió el 14 de agosto; y ahora que despiertan, vemos, no parecen despiertos...
Ya no más de negro,
ahora a tono con el logo...
De pronto no hay más que otra vez Shocklender y sus “espontáneas confesiones” de regreso a la tapa como tema central a partir del cual tejer, como se pueda, alguna ilusión frente al voto "asustador" de Cristina
Shocklender será lo que sea, pero ensucia al gobierno nacional, algo es algo.
Eso basta para explicar (no pero sí) la importancia que le da Clarín a sus dichos,  ¿pero con cuáles razonamientos más o menos dignos justificar el espacio y por lo tanto la consideración que se le da a lo que dice un exconvicto por parricidio y actual procesado por estafas y otros delitos, cuando por otro lado mientras tanto la justicia ya está investigándolo?...
En un medio que pretende hacer periodismo en serio, y según la esencia del periodismo objetivo, independiente y puro, como Clarín pretende vender; en un caso así lo que corresponde es tomar las declaraciones del reo, a partir de ellas iniciar una investigación propia, que aporte y fiscalice a su vez la investigación judicial, y por fin, a la luz clara de los resultados confirmados, considerar recién entonces la importancia y difusión de los dichos del reo.
Clarín no. Pese a todo su poder, pese a tener casi tantos medios prácticos para investigar como la justicia, Clarín ni se molesta, ¿para qué?, La Verdad podría contradecirlos, así que mejor limitarse a la versión de los hechos que da el principal acusado, desconocer de paso la investigación oficial, y presentar lo que ellos no investigan, como si alguien, una mano negra, (el gobierno nacional, acertó), pretendiese ocultárnoslo, cuando en realidad la justicia está en pleno proceso de instrucción.
Esta es la lógica final de Clarín.
Este es el final de Clarín.
¿Quién era el boludo que 
está al lado de Magnetto?
 Y si recién contrastamos su actualidad con la esencia del periodismo puro, no es porque hayamos recuperado la inocencia, u olvidado nuestros largos años al servicio de los grandes medios (incluyéndolos), sino porque así se aprecia mejor este magnífico espectáculo de una gran decadencia en su preciso instante último, cuando ya se desprenden por simpatía los bloques de su fachada, y al caer dejan al descubierto la realidad de una estructura vencida...
No podemos dejar de imaginar la suerte que correría el próximo octubre una fórmula descaradamente integrada por Magnetto-Shocklender, bajo el nada despreciable eslogan semidivino de “Dios los cría y Clarín los junta”…
¡Y qué mucho nos gustaría conocer después, personalmente, con nombres y apellidos, a sus selectos votantes!…


* * *