////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

miércoles, 6 de abril de 2011

EUROPA EN GUERRA: REVISAMOS NUESTRA PROFECÍA… (y sí, tenemos razón).



Europa en guerra es nuestra única sección a la cual le reconocemos estatus de profecía. Desde mucho antes de El Martiyo ser El Martillo incluso, venimos advirtiendo que la suma de los factores que se dan allí, no alteran el resultado final de otra gran contienda bélica, y en su propio territorio nuevamente.
Absorbidos por la catástrofe japonesa y el incendio por simpatía de los pueblos del Islam, entre otras cosas, no tuvimos tiempo de revisar últimamente nuestras visiones sobre la guerra en Europa. Sin embargo, eso no la detuvo.
Al contrario.
Nuevos hechos estos días nos encajan la razón que no queremos…


LA SANA COSTUMBRE DE MATARSE




Por su propia naturaleza, la necesidad desespera, y la desesperación acaba con la paz.
Los pueblos de la Nueva Unión Europea que en el 2002 entregaron entre festejos su soberanía monetaria, ahora empiezan a comprender mejor de qué iba en realidad la gran emboscada que habían confundido con un jubileo.
Inspectores del FMI, de la Unión Europea y del Banco Europeo, desembarcaron esta semana en suelo griego para revisarles las cuentas, los cajones y hasta el colchón, y así decirles qué deben hacer, cómo y cuándo, so pena de quedarse sin comer hasta el 2015 por lo menos… 
¡Ahí viene la paz!...
 Como las cosas allá en Grecia siguen sin mejorar, y los nuevos dueños del país aprietan, el gobierno ya tiene preparado otro paquetito de ajuste que incluye desde luego recortes al gasto público y más impuestos contra la población, pero también la venta de inmuebles estatales, que, seguramente, comprarán los nuevos dueños del país, y por lo tanto, de lo que tiene adentro…Por suerte para los griegos, entre la Acrópolis, el Partenón, y los incontable templos de sus incontables islas, aún les queda mucho por entregar, no faltará quien se lo quede todo a cambio de esa deuda que nunca supieron que habían contraído…
Así se entiende mejor por qué tanto se resistieron los irlandeses y por qué tanto se resisten los portugueses a recibir tal ayuda de sus hermanos de la unión… porque todos esos conceptos fueron vaciados de contenido –síntoma propio de las guerras-, o peor aún: porque significan todo lo contrario de lo que dicen… la ayuda no es sino la estocada final de una fina faena; los hermanos son ángeles con pico de pájaro, y la unión era una trampa… 
En Portugal de momento optaron por eliminar el mensajero de las malas noticias y echaron al primer ministro José Sòcrates con la cicuta de un plan de ajuste que antes o despuès deberán tragarse igual…
Enceguecidos por el pánico mientras el agua no para de subir, siempre hay por allí alguno que se pregunta cómo hicieron los argentinos para resolver la misma crisis… pero nadie se anima a recordarle que la Argentina tiene recursos propios y una moneda propia también, no se puede devaluar la divisa ajena, ni sacar trigo del mármol o petróleo de los museos…
La solución es simple, el problema es uno solo.
El Banco Europeo –en sustancia integrado por capitales franco-germanos-, está dispuesto a quedarse con todo, y de paso manejar políticamente, disfrazados de la Unión Europea, sus provincias unidas. Ese no es el problema.
El problema es explicarles esta sencilla operación -prácticamente inmobiliaria-, a todos esos pueblos de todos esos países ayer emboscados y hoy subastados… No queremos imponer el flashback, pero tampoco repetirnos. En Europa se termina otra vez, y La rabia de las capitales, adevertimos sobre esta dificultad. Sobre todo, decíamos allí, porque son esos  mismísimos embaucadores quienes ahora tienen que explicárselos… Es como si el tipo que te robó la rueda de auxilio viene a pedirte que le devuelvas el auto.
El Hijo de Atocha, José Luis Zapatero, ya se bajó de la pelea en un gesto de autocrítica que acaso alumbre con la absoluta brevedad de un relámpago toda su pálida gestión. Pero nadie que lo suceda cambiará el rumbo de las cosas. El 80% de la deuda externa española, es de los bancos Alemanes, que por supuesto quieren su auto de vuelta.
Ya no hay civiles.
Y mientras aumenta la desocupación, y la ultraderecha avanza a paso democrático en Suecia, Noruega, Italia, Francia, Alemania (y más o menos en toda Europa); el mundo árabe se incendia lleno de pólvora, y desde luego la gente sale de allí corriendo. En la isla de Lampedussa, hoy, son 5.000 habitantes y hay 20.000 refugiados norafricanos que no paran de llover…
Por suerte la OTAN ha decidido llevar la paz y ya empezó a bombardear la zona.
Se habla mucho de Libia, se olvida el desastre de Japón, no queda casi tiempo ni espacio para las rebeliones y los muertos de Yemen, Siria, Cisjordania, Gaza, Egipto, Líbano, Omán, Barhein, Iraq, Israel, Afganistán, en fin... ¡ni hablar de Costa de Marfil!...
Borges nos hacía notar que en todo el Coran no aparece un solo camello, como demostración de su obvia presencia.
En ninguno de los discursos de ninguno de los líderes responsables de la intervención armada a Libia –ni por supuesto en la resolución del Consejo de Seguridad que la detona-, aparece la palabra petróleo. Sin embargo ayer, para alivio de ese occidente que se reseca, los diarios nos informan que los rebeldes libios, con todo el apoyo de la OTAN –claro-, lograron controlar el puerto de Brega y restablecer el flujo de crudo hacia Europa…
Que muchos de tales rebeldes libios, sean hombres de Al Qaeda, resulta sin duda una incomodidad para esta coalición libertaria, que sólo busca la democracia y el bien común en cada bombardeo… pero bueno, ¿no fueron socios del mismísimo Bin Laden contra los soviéticos en Afganistán?... Amores de estudiantes, hoy una promesa, mañana una traición
Lo importante, lo esencial -parafraseando al Principito en su tautología-, es inaudible al oído: el petróleo.
Reducida una vez más al saqueo que fue la marca de su historia, Europa no puede producir su energía, se niega a pagarla, pero se anima robarla, y allí va de nuevo…
En  nombre de la Democracia.
Es inevitable que no sólo Putin –marcando de paso sus diferencias- abuse de la analogía con las fatídicas Cruzadas que atronaron  el Medio Oriente en nombre del Cristo… En inevitable recordar a Roma exportando su imperio por la espada y la cruz y la sola excusa del progreso, la civilización, las cloacas… Es imposible pensar en Napoleón cuando se mira a Sarkozy, así como daría risa comparar a Camerun con Churchill, las cosas no fueron por ahí… Sin embargo ninguno de todos le encontró otra vuelta a Europa sino el saqueo externo, ni siquiera las excusas mejoraron mucho con el tiempo…
Sólo que esta vez enfrentan un mundo desconocido, un mundo cuyos nuevos paradigmas aún son extraños para todos… entre ellos, las redes sociales, que pusieron un negro en la Casa Blanca y detonaron la primavera árabe. Ya nadie controla a las multitudes, ya no hay masas. Es la suma de los individuos la que decide y sale y hace tronar el escarmiento. En cada uno va el todos, y nadie maneja a nadie. De pronto las sólidas masas del ayer, son hoy un líquido inasible mucho más poderoso que el mismísimo poder. Es otro mundo.
Y esa gente del Islam que por fin se rebeló despuès de tanto,  no volverá bajo sus camas cuando Obama o Sarkozy lo digan. Esa gente son tan luego los pueblos sometidos durante tantos años por las dictaduras que ese mismo Occidente de Obama y Sarkozy alentaban, armaban y financiaban.
La verdad es que los dueños de la OTAN soñaban con un Kadafi eterno, un mundo árabe dormido para siempre, y esos contratos petroleros que ni los reyes magos de tan generosos… pero la gente, ¡siempre la gente!, salió a la calle sin que nadie la llame, y…
Si eso que aún llamamos Occidente no se apura a sofocar o controlar su principal fuente de crudo barato; antes que después Europa, con todo su poderío militar, se volverá sobre sí misma, y una vez más, sin respuesta nadie, unos y otros se culparán por el fracaso hasta el odio final … Entonces por su propia naturaleza la necesidad llevará a la desesperación y…
El principio de ese final ya está en marcha. Y hace mucho que venimos anunciándolo, y desde entonces muchos nos dicen que exageramos. Pero cada vez menos. Basta mirar Europa y sumar sin ilusiones milagrosas los factores de su presente. La realidad nos encaja una razón que no queremos. Las cosas no van bien, y lo peor es que van muy rápido.
Tan luego estos días El Martiyo Plus entrega su serie La Triple Guerra del Final, que nos demuestra -con estadísticas de ellos, de las Naciones Unidas-, el callejón sin salida por donde avanzan sus sociedades mientras envejecen sin morirse y se extinguen sin nacer…
Si El Martiyo supiera cómo evitarlo, no lo advertiría y nada más.  
Pero tal y como van las cosas, sólo nos queda decir: “quien quiera oír que oiga”.
Y lo decimos sin esperanza.

 Siempre hubo una excusa...

* * *