////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

viernes, 29 de abril de 2011

LOS CHISTES DE BORGES... ¡uno con El Martiyo!...

Los chistes de Borges

 
Cuando le preguntan a María Kodama qué es lo que más extraña de Borges, ella no duda en responder: “su sentido del humor”. Uno de los hombres más divertidos de la historia del hombre, sin embargo, decidió pasearse por su siglo disfrazado de viejo aburrido, sin romances rimbombantes ni escándalos de vodeville, con su traje siempre gris, su bastón y su ceguera, su hablar lerdo y trabado, y su genio camuflado de sabio que no sabe. No es arbitrario pensar que esa sola caracterización, única y total, fuera su más secreta y grande broma.

Con el orgullo correspondiente, digo que esta historia la vivimos Borges y yo.
Feria del Libro, 1984, Borges presenta una nueva edición de la Enciclopedia Espasa Calpe en uno de sus stands, y allí confiesa, recuerdo,  que ante la clásica pregunta qué libro se llevaría a una isla desierta, él siempre responde: una enciclopedia.
Como era de esperar, el stand desborda, pero este cronista, por cronista, consigue la primera fila, y espera el final para acercársele. Y el final llega, y allí quedamos entonces, frente a frente, por una vez en la vida, Borges y yo... y le pregunto lo único que se me ocurre:
-- ¿Qué siente cuando encuentra su nombre en las enciclopedias?
Por un instante, Borges parece mirarme. Y me dice:
--  Ciertamente… las ediciones de las enciclpedias acaban distinguiéndose por sus errores.

* * *