////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

miércoles, 16 de febrero de 2011

CLARÍN Y LA NACION SIEMPRE FIRMES JUNTO AL PUEBLO (norteamericano)



Ilegalmente un avión militar norteamericanco pretendió entrar drogas y armas a la Argentina, y Clarín y La Nación, autoproclamaos “los principales diarios” del país, critican al gobierno nacional por defender nuestra soberanía.
Acorraldados, desesperados, ya sin pudores, se llevan la patria puesta.



LOS MISERABLES



Desesperados por salvar de la justicia a sus dueños –media docena de personas-, los principales diarios, Clarín y La Nación, en su ciego enfrentamiento con el gobierno que los descubre, se llevan el país puesto... con todos nosotros adentro, más bien.
El extrañisimo episodio -cada día más extraño- del avión militar norteamericano que la semana pasada pretendió ingresar al país material no declarado -y aún no aclarado-, con resistencia a la autoridad por parte de los marines, y otros etcéteras de esos que sólo pueden terminar bien en una serie escrita por ellos; representa, por lo menos, una irregularidad diplomática que el gobierno de Estados Unidos no consigue todavía explicar, entre pedidos de disculpas, aclaraciones que oscurecen, y graciosos comunicados según los cuáles el gobierno argentino “sobredimensiona” el episodio. (Despuès de todo,  en muchos otros países hacen los que se les da la gana, entran armas y drogas todos los días, y nadie les dice nada).  
Porque parece que dentro de la valija sobre la cual durante seis horas se mantuvo sentado un marine –turnándose entre ellos-, y que al final hubo que abrir con un alicate –porque nadie de pronto tenía la llave-, adentro, parece, había medicamentos vencidos, sustancias psicoactivas, estimulantes, en fin… Además de armas que no figuraban en la declaración previa… o sea… un desastre, bah, una nueva burrada internacional de la vencida diplomacia norteamericana; que una vez más tiene mucho que explicar. La Argentina no es un estado de la Unión.
Sin embargo ante el hecho legalmente inaceptable, Clarín y La Nación no ven más que una provocación del gobierno argentino contra los Estados Unidos,
Era de esperar, sí, pero no podíamos dejar de marcar -porque lo advertimos hace mucho- la creciente desesperación con que lo hacen. Ya no hay sutileza, imaginación, respeto por el lector, ni por ellos mismos, nada… cautivos se inmolan, es espantoso... 
Ayer Ricardo Roa, en Clarín, bajo el decidido título Un golpe de efecto, reducía todo el episodio a una operación mediática montada por el gobierno. No explicaba si los marines que se resistieron a las autoridades argentinas, y la admnistración Obama en general, sabían que era todo una joda para Tinelli… “El gobierno ha logrado convertir un incidente que pudo ser resuelto sin escándalo en una crisis diplomática con Estados Unidos”, dice para comenzar, así, sin coma ninguna, y punto seguido establece: “Y cuesta creer que haya sido por impericia”.
A partir de allí Roa acomoda los hechos a su hipótesis, y así resuelve la tesis que le mandaron demostrar.
No importa nada si el avión militar norteamericano pretendía entrar lo que se le daba la gana al país sin explicarle nada a nadie; ni tampoco era grave que los marines a cargo de la carga se resistieron por la fuerza a cumplir con las leyes locales, ni que el cargamento del que hablamos fueran medicamentos vencidos, armas, y otras drogas no declaradas en las lista de ingreso… nada de eso importa nada, no para Roa, para Clarín.
La Nación igual, peor aún. La Nación ayer subrayaba con disgusto que durante una inauguración el domingo la presidenta hablara de “defender la soberanía nacional” tan luego en medio de este incómodo episodio con la madre patria que los parió…
Hoy ya Inmorales Solá directamente justifica el contrabando, y más aún, su contenido, y nos explica –gracias Joaquín- que “la morfina es una droga habitual entre las fuerzas militares norteamericanas, cuya aplicación en los heridos puede verse hasta en las películas”. Lo que no nos explica, en cambio –qué pena, Joaquín- es hacia qué combate se dirigían tales futuros heridos de tan misterioso contingente militar extranjero… Pero bueno, eso tampoco importa, lo que importa, ¡horror de horrores!, es que el canciller Timerman, según Inmorales Solá, “maltrató a los diplomáticos norteamericanos” que se resistían a cumpmlir con nuestra leyes… ¡A los diplomáticos norteamericanos!, no a cualquiera…
Eso es lo qué importa. Qué dirán de nosotros, o peor aún: ¡¿qué será de nosotros si ofendemos a los Estados Unidos no dejándoles hacer lo que se les de la gana?!...
Las leyes Argentinas, el país, la soberanía nacional, nosotros, bah, no importan nada para los principales diarios… Y es entendible, ellos tienen otros problemas…
Hoy sin ir más lejos la justicia rechazó tres recursos presentados por la defensa de los hermanos Herrera Noble, quienes ahora pretendían se declarasen inconstitucionales las leyes que a ellos no les gustan.
En fin.
Estela Carlotto, esta mañana por radio, le recordaba a quien correspondiése, que estos crímenes son de lesa humanidad, y que por lo tanto no prescriben nunca… o sea: si te toca la cárcel, te toca y chau…
En esa desesperación, claro, los principales diarios se llevan la patria puesta, es entendible.

Los militares gobernaban, los norteamericanos más, 
Clarín crecía, y su dueña encontraba niños en cajitas.
Bien lo dice el título: "TOTAL NORMALIDAD"