////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 7 de febrero de 2011

OBAMA: EL HOMBRE LIQUIDO y LOS ARDIENTES DESIERTOS DE ARABIA



Regímenes amigos caen, pueblos enemigos se levantan…



PÓLVORA AL SOL


Cuatrocientos muertos después, como un general ya derrotado que mueve en soledad ejércitos vencidos. Barak Obama, dedito en alto, se apura a respaldar al pueblo egipcio en contra de una dictadura que hasta ahora desde Washington hacían de todo por sostener… (De arranque financiarla)..
Cuando de pronto, más rápido que Clark Kent, sin quenadie vea dónde ni cómo, allí Barak cambia las botas, la capa y la camiseta, y tranformado ya en  El hombre líquido, hace uso de su extraordinario poder para adoptar al instante la forma del recipiente que lo contiene; y al frente del pueblo egipicio (en realidad detrás, pero es que lleva una vuelta menos), exige enérgico “rápidos cambios” cuatrocientos muertos despuès de comenzados los cambios... Tarde pero seguro.
Aunque ojalá fueran así de simples las aventuras de nuestro superhéroe, pero no, como e las buenas series de su tierra, para deleite de su público mundial, siempre algo se lo complica todo.
Sediento de multitudes que lo vuelvan a querer, parecía fácil ponerse en contra de Mubarak, y chau. Pero el sencillo ajedrez es en sí un juego muy complicado, más aún el ajedrez internaciona del Medio Oriente. Porque al lado estaba Israel, enseguida a los gritos.
Shimon Peres, su presidente, según rubrica la agencia Reuters, dijo sentir “un gran respeto” por Mubarak, y consideró a Obama, así nomás, “un traidor”. 
Traidor, le dijo, sí. Públicamente. O sea...
Y hay más. Porque mientras tanto en la región también se incendian otros regímenes no exactamente democráticos pero sí muy caros a los Estados Unidos (caros en todo sentido); Yemen, Omán, Túnez y Jordania, estallan por simpatía en revueltas populares desde que empezó el año, y cada día más inspirados y envalentonados por sus hermanos egipcios del Islam…
O sea...
Los analistas y sus genéricos hacen bien en preguntarse qué hará Obama cuando despuesto por fin Mubarak el resto de los pueblos de la región quieran también su pedazo de la torta de la democracia esa que tanto celebran los gringos... Y entonces,  cuando dichos pueblos por fin manifiesten, libremente ya, sina taduras ni presiones, sus ancestrales espíritus antijudíos -magnificados y ya mancomunados-, nos preguntamos todos: ¿Seguirá alentando  la democracia y la liberad y todo eso, El hombre líquido?... O bien, como hacían sus predecesores, distraerá el espíritu belicoso de todos esos pueblo con interminables guerras civiles made in Usa?...
Por ahora Obama -sin poder aún siquiera con sus propios Estados Unidos-, cada vez más solo y siempre tarde, pero todavía sentado en su sillón eléctrico de Washignton, nada más levanta su dedito y reparte consejos como si no le hicieran falta.
Mientras tanto ese mundo árabe que los Estados Unidos llenaron de pólvora durante los últimos 50 años, ha comenzado a incendiarse… exactamente como reguero de pólvora.  
Sin embargo la mala noticia no es esa, no...
La mala noticia es que los bomberos vienen de lejos y van caminando, no llevan agua, y sus viejas mangueras están perforadas por todos lados.
Con su diplomacia reducida a burlesque desde los cables de Wikileaks; con sus tropas diezmadas por la locura al cabo de veinte años de vagar para nada por desiertos ajenos; con un frente interno que se resuelve a escopetazos en cualquier evento; sin poder sostener no ya una dictadura lejana, sino apenas una posición política propia por más de 24 horas; El Martiyo también –sin ser analista ni genérico- se pregunta con sincera curiosidad cómo hará esta vez El Hombre Líquido para quedar bien con todo el mundo, cuando justamente por querer quedar bien con todo el mundo, ya todo el mundo se lo quiere comer .
Sobre todo ese mundo árabe, que ellos llenaron de pólvora, y que ahora…