////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 27 de diciembre de 2010

LOS CHISTES DE PERÓN... o la revolución a dedo...

Los chistes de Perón


Si alguna vez los argentinos consiguiésemos el nirvana tangible de una divisa estable, esa nueva moneda debería llevar impresa, en sus dos caras sin ceca, las imágenes yuxtapuestas de Borges y Perón; como el yin y el yang de una Argentina sola, que en su doble anverso, grabara así la riqueza de nuestras más hondas contradicciones, unidas entonces por las solas banderas de la gracia de la inteligencia, la agudeza de la sensibilidad, y la sabiduría siempre que revela el humor. Por ello aquí El Martillo, en un gesto estético histórico -pero histórico por estético-, reúne, funde, en un mismo marco, en idéntico formato, a este dueto imposible, y sin embargo… Esperamos que así como los peronistas disfrutan de Los chistes de Borges, así la otra Argentina disfrute de Los chistes de Perón, quien supo tener, indiscutido, el sentido de la risa que es propio de los grandes. Y que nos hace mejores.

Se acababan los 60 y se agitaba la Argentina allá en Madrid. Los peronistas iban y venían de Buenos Aires a Puerta de Hierro con las bendiciones -o no- del general. Allí se definían políticas, estrategias, planes de lucha... En una reuniòn de aquellas, entonces, un grupo de estos peregrinos y el general, deciden redactar una proclama. Perón allí toma su máquina de escribir y comienza a tipear con sus dos dedos índices. Uno de los presentes, mecanógrafo de competición, le sugiere que lo deje escribir a él, quien toma la posta y con todos sus dedos le imprime al documento una velocidad de aplauso.
Perón, admirado, comenta:
-- ¡Lo que hubiera hecho yo con los diez dedos, si con dos nada más armé el despelote que armé!