////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 23 de diciembre de 2010

CINCO DÍAS TARDE, CLARÍN POR FIN NOS DESTRUYÓ OTRO BLOG.


Nueva victoria del individuo contra la corporación…



EL SER VS. LA NADA





Ayer por fin despuès de cinco días Clarín blogs detectó y destruyó nuestro blog-pertrecho Tortas y Tertulias con el cual los bombardeamos y sitiamos desde el último viernes a las 18.30, (ver Volvimos, vimos y vencimos).
Cinco días durante los cuales publicitamos allá los posts que publicábamos acá, con sus correspondientes links de allí para aquí, desangrándolo de lectores mientras tanto.
Nuestro primer bombardeo sorpresivo fue el 18 de noviembre, comenzó a las 16.30, y duró 36 minutos hasta que por fin consiguieron destruir los tres blogs que entonces usamos para la ofensiva (ver Sitio sitiado).
Esta vez usamos un solo blog, pero el momento exacto.
Esta vez comenzamos la ofensiva a las 18.30 horas de un día viernes, cuando encima los festejos de fin de año suelen debitlitar aún más las tropas mercenarias del enemigo, siempre de por sí más frágiles pues pelean apenas por dinero.
No estaban, o estaban y dormían, o se habían ido temprano, seguramente lo creyeron todo bajo control,  desataron las navidades y abandonaron sus puestos, cuando entonces apareció El Martiyo copándoles en menos de un minuto 12 de los 16 espacios de su cartelera central con reclamos que incluían desde Papel Prensa y la verdad sobre los hijos de la Noble, hasta los archivos del Martillo y una colaboración que le quedaron debiendo a nuestro editor desde el año 98 del siglo pasado.
Lo copamos todo y les dijimos de todo y no pudieron pararnos, porque no estaban, o estaban dormidos, o borrachos o de fiesta…
Por un momento nos recordó aquél año nuevo lunar del pueblo vietnamita en 1968 cuando un ataque masivo sorprendió en todo el país a las tropas norteamericanas durmiendo su resaca… y allí comenzó la derrota que tanta más derrota les costó aceptar…
Esta vez nos bastó un solo blog, y el momento exacto.
Entramos, los bombardeamos, los sitiamos y los ocupamos, y durante cinco días, nos paseamos como dueños por territorio enemigo.
Volvimos, vimos y vencimos.
No podemos precisar cuánta derrota más les tomará admitir la derrota, pero la victoria ya es nuestra.
¿Desidia?, ¿impericia?, ¿impotencia?, ¿indiferencia?… Recién ayer, cinco días despuès de la invasión, consiguieron por fin colgarnos el cartelito this blog has been archived or supended… los muy cipayos.
Cinco días sin reacción.
Cinco días Clarín blogs a merced del Martiyo, y esto no es una metáfora, ni una imagen, sino una descripción de los hechos: información.
Cinco días.
Cada tanto borraban algún post recién publicado, pero no nos clausuraban el blog. No durante cinco días hasta que por fin se avivaron, se animaron, se decidieron, o qué importa ya, si para entonces Goliath llevaba cinco días a merced de David.
No sabemos cuánta más derrota les tomará admitir la derrota, pero quizás los bloguers de Clarín ya saben de la fragilidad de ese soporte –sin contar el creciente desprestigio de la marca -, y han comenzado a emigrar. Ayer por la tarde, en hora pico, hacia las cinco o seis, cuando la cartelera de Clarín blogs –normalmente, según nuestra propia experiencia- rebosa de posts; 12 de 16 espacios aparecían rellenados apenas por spams en inglés vendiendo artículos electrónicos como suele suceder en los horas más calmas de la madrugada..
Algo está pasando… o ya pasó.
Ahora mismo, nosotros o cualquiera,  podría abrir uno o infinitos blogs, preparar otro ataque en varios posts, y descargarlo cuando se le de la gana, copándoles la cartelera, diciéndoles de todo, y Clarín sencillamente no podría evitarlo… a no ser, claro, clausurando el servicio para el público en general, o blindarlo de filtros que lo harían igualmente inhabitable.
Hemos vencido.
Sin infringir ninguna ley, sin usar ninguna fuerza, a puro ingenio y libertad según imponen los paradigmas de la nueva era.Se terminó el tiempo de las corporaciones, es la hora del individuo: el hombre ha vuelto.
Ahí, sobre todo, la victoria.
No es la de Assange contra el imperio, ni la del Martiyo contra Clarín, sino la del individuo contra las corporaciones, la del ingenio sobre la fuerza, la de la libertad sobre el miedo, la del ser sobre la nada…
No queremos dejar sin trabajo a los muchachos de Clarín blogs, ni queremos siquiera enloquecerlos bajo bombardeos sorpresivos pero contínuos hasta destruirlos del todo. La virtualidad, ya lo ven, permite tales épicas.
Queremos que Clarín nos devuelva los archivos confiscados cuando clausuraron El Martillo, y queremos que expliciten, en sus condiciones de apertura -tal cual hacen otras comunidades-, el proyecto de país que de verdad proponen y persiguen, y a partir del cual son admitidos o clausurados los blogs de su comunidad. Que digan la verdad, queremos.
Tales son nuestras condiciones para una paz virtual, o sea, en este caso, concreta.
Caso contrario, seguiremos aguzando nuestro ingenio para volver a sorprenderlos, entrarles, bombardearlos, sitiarlos, ocuparlos... y vaya uno saber qué más se nos ocurra en la contienda...
Insistimos: cuando El Martiyo dice que no se rinde, no guapea: informa.





Ahora la corneta...