////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 9 de diciembre de 2010

PARTES DE GUERRA. INTERNAUTAS ANÓNIMOS ATACAN VISA Y MASTERCARD (y vamos por más, ssshhh)...

Por un universo sin dueños...


LA ARMADA INVISIBLE





Ayer nomás declarábamos La guerra de los mundos cuando en simultáneo a nuestro post –lo anunciábamos allí-, hackers anónimos comenzaban el ataque contra las páginas de MasterCard y Visa en protesta por la detención de Assange y el bloqueo de sus cuenta, pero sobre todo, porque el escándalo Wikileaks también dejó al descubierto que el universo virtual que habitamos todos, es propiedad de unos pocos… o así tales pocos lo creían, o lo pretendían.
Cuando estalló esta guerra.
“La infoguerra” la bautiza ya el sitio Hackivistas del grupo Anonymous, comandante del ataque contra esas dos grandes de la usura que ayer como era de esperar se pusieron inmediatamente del lado enemigo.
Hoy en su página, Anonymous no sólo te da todas las instrucciones para que disfrutes de tu propio ataque vos también (será justicia, quedáte tranquilo), sino que dice, en negro sobre blanco: “Wikileaks está siendo atacado por todos los medios posibles”, y luego de enumerar algunos traidores –Amazón Everydns, los EE.UU, PayPai, eBay-, se pregunta por qué el zorro de Assange confiaba su site a plataformas enemigas. Y explica:
“Wikileaks tiene asegurado el escándolo de los cables a través de los cinco periódicos, no es realmente urgente mantener la web activa, podría haberlo hecho en servidores seguros fuera de los Estados Unidos.- Wikileaks está jugando doble partida: mostrar que los servicios mayoristas de la red están dominados por los poderes establecidos. Y ahora, cuando ya ha demostrado que no se puede confiar en Amazón, PayPal, Everydns.com o Faceboook, Wikileaks ha pedido ayuda a los hackers del mundo entero. Y ya tiene más de 250 mirrors oficiales. En hacktivistas hemos contribuido con el nuestro”. Y por fin cierra y declara: “La infoguerra ha comenzado y nosotros ya hemos elegido el bando”.
Las aguas se abrieron, lo decíamos ayer.
Lo que el monstruoso Clarín le hizo hace poco al Martillo, bien podríamos presentarlo hoy como un leading-case de lo que ahora todos estos monstruos le hacen a Wikileaks
En una escala menor pero suficiente –y absoluta para nosotros-, experimentamos la clausura repentina de nuestro blog por Clarín, y el destierro inmediato de su comunidad, con la confiscación, de paso, de todo sus archivos.
Hoy lucimos aquella cicatriz como una medalla, y gracias a dicho destierro fuimos admitidos sin más en la gloriosa comunidad de Blogger en Acción, donde el flujo de internautas duplicó y hasta triplicó nuestras entradas… Si hasta se lo agradecimos puntualmente a los muchachos de Clarín, así como les agradeció el Che Guevara a los norteamericanos la invasión a Bahía de los Cochinos: era la victoria que nos faltaba.
Pero el episodio nos demostró hasta qué punto en este nuevo universo que habitamos, no somos dueños de nada, ni libres tampoco.
Tu blog no es tuyo, los archivos archivados en tu blog no son tuyos tampoco, tu correo electrónico no es tuyo, tu Factbook no es tu Factbook, nada de lo que tenemos es nuestro de pronto… y de pronto nuestra subsistencia depende de lo bien que según “ellos” nos portemos.
No más de un millar o menos de colocernos cerdos que sin explicarnos por qué redujeron nuestro universo en un negocio de ellos, y así ellos deciden tu existencia, cuánto vivirás y cuándo morirás.
Esa es la guerra desatada, peleamos por eso: por lo que nos pertenece, por nuestro espacio vital, y por nuestra libertad.
El nuevo universo es de todos, no le pertenece a nadie, ni aquí nadie es más que nadie.
En el nuevo universo ningún ejército vale más que un hombre, y cualquier hombre vale lo mismo que un ejército.