////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

martes, 9 de noviembre de 2010

EL MARTIYO: ESAS RARAS DIMENSIONES NUEVAS...

Entre la reconstrucción y la destrucción

Como era de esperar, y esperábamos, la nueva casa trajo nuevas visitas, y aunque parezca metafísicamente imposible, de pronto hay lectores de El Martiyo que lógicamente no conocen El Martillo. 
Aquellos que nos vienen siguiendo,  ya saben de dónde venimos, qué hacemos, y hacia dónde vamos… (mejor ni recordarlo).
Los nuevos lectores que ahora entran al Martiyo, en cambio, se encuentran de cara ¡con un clon!, y luego, a poco de andar, ya descubren El Martillo -el otro, el mismo-, y claro, allí ya quedan omprensiblemente desconcertados, flotando de pronto en una rara doble dimensión virtual, por un instante confusos, acaso mareados o divertidos y perdidos como al cabo de un buen saque de oxígeno puro…
Para ese lector, para el otro y para nosotros, nos proponemos reconstruír acá, en El Martiyo, todo lo que allá, en El Martillo, destruye Clarín por su propia ineficiencia, por mala leche, y por la ya pública decadencia del Grupo entero y de cada un de sus productos, en este caso, Clarín blogs.
Cada loco con su tema, El Martiyo pretende el cultivo de variados géneros desde el etéreo aforismo, hasta el relato breve de las Memorias de un mercenario, o la clásica crónica, la acuarela, el chiste, incluso el brulote, y hasta esos textos aún más breves y calientes que nosotros llamamos Crónicas y Blues, y que a simple vista pueden parecer poemas. Ni siquiera la novela no es ajena, allí está nuestro  blog Josefina, atrapada por la pasión, libro que la editorial Nowtilus de España vende a más de 20 euros por todo el mundo, y que El Martillo aquí te regala con este solo click...
Una rápida visita, en cambio, a la primera página del Martillo, premite observar, a la derecha de la pantalla, la extensa lista de categorías que fuimos elaborando desde nuestro día cero el 4 de octubre de 2008. Muchas de esas categorías contenían ya más de una págína de posteos archivados. Clarín lo destruyó todo con sus reformas y mejores a principios de este año.
Por eso nos clonamos, por eso nos fuimos, por eso a la vez nos quedamos, y por eso también reconstruiremos aquí lo que ellos rompen allí. Para romperlos a ellos por aquí y por allí.
Siempre en contra de aburrir, no vamos a explicar ahora cómo haremos dicho trabajo. El lector lo recibirá, y sólo esperamos que lo disfrute como un buen saque de oxígeno puro.

Todos los martillos El Martiyo.