////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 20 de noviembre de 2010

POR DECIR ESTAS COSAS NOS DISTINGUIÓ CLARÍN PROHIBIÉNDONOS...

* Hacia fines de julio de este año, publicábamos esto en El Martillo. En menos de tres meses nos cerraban, lógico.



¡Un viejo entretenimiento del diario La Nación!


EL QUE NO ANUNCIA SE DENUNCIA



El periodismo es un negocio de extorsión, la prensa libre no existe,
y estamos todos rodeados”.
(El Martillo, 10/11/08)



Hace ya casi dos años -el 10 de noviembre de 2008-, advertíamos en El Martillo –bajo el título Una puta inmaculada-, lo que hoy descubre o confirma la empresa YPF en solicitada pública a nivel nacional: el periodismo es un negocio de extorsión, la prensa libre no existe, y estamos todos rodeados.
Hoy la empresa YPF –historia de la Argentina- denuncia en forma pública nada menos que al diario La Nación –otra historia de la Argentina-, y exactamente por “extorsión”.
En una solicitada aparecida en la maryoría de los matutinos de hoy –no en La Nación, más bien-, la empresa YPF cuenta que “el pasado 26 de mayo, y luego el 22 de junio, Julio Saguier -presidente de La Nación S.A- envió sendas cartas al vicepresidente de YPF reclamando publicidad de la compañía para su diario. Acusaba a la dirección de la empresa de 'discriminación', 'amenaza a la libertad de prensa' y genera 'riesgo institucional' simplemente por no haber puesto publicidad".
Entendemos que esta gente de YPF que está en otra cosa se sorprenda, pero se trata de procedimientos habituales del periodismo industrial, ya lo decíamos entonces: o anuncian, o los denuncian.
Pero sucede también que es por demás frecuente, en la hisotira universal de la extorsión, que a veces el extorsionado se harte, o no tenga nada que ocultar, y prenda, como se dice, el ventilador.
Porque agrega YPF en su solicitada:
"El editorial (de La Nación) del domingo último 'Capitalismo de Amigos' se inscribe en esa línea y es un claro ejemplo de cómo el diario denigra a quienes no le son fieles avisadores”.
Y más.
“Se dice allí que la inversión petrolera de YPF cayó desde la incorporación de un grupo local. Falso. De acuerdo a información pública, el año 2008 fue el de mayor inversión de la ultima década: 2.150 millones de dólares, lo que duplicó el resultado neto de la compañía en ese mismo año". 
 En fin… el lector que esté interesado en el texto completo, no tendrá problema en encontrarlo en la mayoría de los matutinos (no en La Nación, ja, más bien, ni en Clarín, obvio).
De cualquier forma, debe considerárselo apenas una anécdota más de los grandes medios, no sólo del diario La nación, si bien se trate èste de un decano en estas tipo prácticas, no olvidemos que así su mítico fundador llegó a presidente y todo.
Lo importante sí, lo esencial, dirìamos, es recordar siempre que el periodismo de los grandes medios, el periodismo industrial –como nos gusta llamarlo (y marcamos el copyright)- es exactamente eso: una industria, no una causa, ni una cruzada de mártires voluntarios. Para nada. Es un negocio, un inmenso negocio que produce mucho dinero y por lo tanto poder. Un extraño negocio de extorsión sin embargo impoluto, eso es.
Una pena que los directivos de YPF no lean El Martillo… nosotros lo avisamos hace tanto...

Cobos, Mitre y Magnetto: juntitos-juntitos



N. de la R; Hoy, seis meses después, admitimos  ignorar qué camino siguió la denuncia de YPF; pero en cambio seguimos a diario el camino que sigue La Nación.