////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

sábado, 13 de noviembre de 2010

"Palabras de amor"... porque El Martiyo también tiene un corazón...

PALABRAS DE AMOR


Reponemos aquí nuestra sección asaz romántica ya desde su título, y en la cual pretendemos reunir, verso a verso, golpe a golpe, martillazo a martillazo, nuestros pensamientos, reflexiones y dudas acerca de un tema que desde Eva y Adán hasta nuestros días -lo cual no es poco-, carece de solución.
No nos proponemos –moderamos nuestra vanidad- encontrar nosotros, aquì, esa solución.
Pero tampoco vamos a permitir que nos acusen jamás de haber celebrado el problema.
Sean siempre bienvenidos.
Y siempre valientes, claro.


* * *


AMOR ES NUNCA ENTENDER LO QUE DECÍS




A veces sobran las palabras...



Más sabido que el himno nacional es que las mujeres se casan creyendo que el hombre va a cambiar, y el hombre no cambia; y que los hombres se casan creyendo que la mujer no cambiará, y la mujer cambia.
Y no menos sabido es que los hombres son capaces de mentir amor para conseguir sexo, y que las mujeres son capaces de mentir sexo para conseguir amor.
El lógico resultado es que todo es mentira.
Es mentira que ellos van a cambiar, es mentira que ellas no cambiarán, es mentira el amor que decimos y el sexo que nos dan. Y como todo es mentira, el amor, así, resulta en una gran confusión.
Sin embargo, investigaciones propias de El Martiyo, nos permiten arriesgar que  todo acaso se reduce, una vez más, como buenos monos parlantes que somos, a un problema de lenguaje. Simplemente no nos entendemos.
La palabra felicidad, que para la mujer puede significar matrimonio, casa, niños, alegría del hogar dulce hogar; para el hombre, en cambio, suele significar libertad, aventura, viajes, mujeres, amigos, copas, amigos y más mujeres…
Así también la palabra diversión, que para la mujer puede significar salir, pasear, shopping, cena, show y dancing… para el hombre bien puede reducirse a la final en directo de la Champion Ligue
Así más aún la terrible palabra sexo, que para la mujer puede significar ternura, calidez, o acaso rélax… para el hombre puede significa orgía, películas porno, dos por el precio de una y viva la pepa…
Así a su vez la palabra rélax, que para la mujer puede significar siete días de vacaciones en la otra punta del mundo, con aéreo y all inclusive, más dos excursiones diarias y actividades nocturnas programadas… para el hombre, tal vez, signifca apenas domir hasta cualquier hora, y estar al pedo el resto del día…
No queremos extendernos demasiado, creemos que son tiempos de textos breves y extrema síntesis; la enumeración de esta suerte de accidentes podrìa ser tan magnífica como la lengua castellana…
Decìmos apenas que todo esa gran confusiòn que llamamos amor sin ninguna propiedad, está originada y sustentada, una vez más, en un problema de lenguaje.
Aaaah, si los monos no hablásemos!... ni del dolor sabríamos, ni del amor nos doleríamos.



Y a veces nos quedamos sin palabras...