////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL MARTIYO CONTRA CLARÍN: UNA BATALLA APARTE



LOS 36 MINUTOS QUE CONMOVIERON A CLARÍN


Nosotros no nos sentimos solos ni frágiles...


Entre el humo y el estruendo de las bombas de esta guerra del Martiyo contra Clarín, es importante recordar que apenas en octubre ellos nos destacaban como el blog de la semana, no sólo otorgándonos una ventana propia en la página principal de Clarín blogs, sino también en el portal principal del diario, con link directo hacia nosotros, y todos los chiches de sus condecoraciones. En menos de un mes nos cerraban y nos expulsaban de su comunidad. ¿Raro no?
Más allá de razones y detalles, queda claro que Clarín nos distingue en el exacto sentido de la palabra. No somos, para ellos, un blog cualquiera.
Y nosotros les correspondemos, y les decimos: no son ustedes, para nosotros, un monopolio mediático cualquiera.
Clarín (y cuando decimos Clarín decimos todo: el medio, el monopolio, sus dueños, sus socios, La Nación, el Barton Group, el Goldman Sachs, la mugre de Papel prensa, la sombra de los hijos de la Noble, todo, bah), Clarín, decíamos, tiene dos clases de enemigo: los no identificados, y los otros. Nosotros ya estamos entre los otros, y, creemos, nos lo hemos ganado con trabajo.
Durante dos años en la comunidad de Clarín les dimos con lo que teníamos a mano, y ellos un día por fin nos distinguieron …  Primero nos destacaron, y al ver que no aflojamos ni para apretar mejor, inmediatamente nos prohibieron.
Y nosotros, a su vez, el otro día, como réplica, los bombardeamos. 
Tal y como registra la crónica que publicamos el último jueves –Sitio sitiado-, esa misma tarde, a las 16.30 en punto. El Martiyo -encubierto en tres blogs fantasmas-, atacó Clarín blogs copando su cartelera central por 36 heroicos minutos infinitos para ellos.
36 minutos durante los cuales el normal funcionamiento del site fue detenido, congelado por más de media hora con diez de sus trece ventanas copadas por nuestras proclamas contra Clarín, en rojo y en mayúsculas, contra Magnetto y la Noble, en defensa del Martillo, anunciando El Martiyo, denunciando la censura, la prepotencia, el robo de material, y una vez más, la franca hipocresía de un Grupo que se pretende el Vaticano de la Libre Expresión, y que nos cerró ya siete blogs por pensar distinto.

 Y ellos parecen muy nerviosos.

Travesuras aparte, el ataque tuvo varios objetivos serios, no sólo reclamar el material que nos robaron, y la reapertura del Martillo, sino, y sobre todo, demostrarle a Clarín que la prepotencia de volumen no garantiza la impunidad, y que no hay elefante que no pueda enloquecer ante un zorrito.
Tal vez los muchachos de Clarín blogs pretendían resolver el problema reventando cada uno de los blogs que teníamos o abrimos… Pero con dos años en dicha comunidad, El Martiyo sabe que esos muchachos tienen muchísimos problemas que no pueden resolver. Y ahora uno más: nosotros.
Concientes entonces de que no somos para Clarín un blog cualquiera, decidimos inaugurar esta específica: El Martiyo contra Clarín, para ordenar allí, los avatares de esta contienda comenzada hace mucho, pero entrada hace poco en su fase más cruda, prometiendo recrudecer mucho más todavía, y lo que es mejor y más sabroso: sin final a la vista… Porque cuando El Martiyo dice que no se rinde, nada más informa, no guapea. .
Desde luego sabemos que por la misma puerta accede también el enemigo… los invitamos abiertamente, entonces:
-- Muchachos de Clarín, pasen y vean, aquí podrán leer siempre sobre nuestras estrategias y procedimientos, secretos y planes, sólo que siempre en forma de “crónica”, o sea: después de sucedidos los sucesos. Ejemplo: una vez que les explote la bomba en la cara, nosotros les contaremos dónde la pusimos.
No somos pícaros,  ni la vamos de nada.
Ustedes vinieron por nosotros… y nosotros algo tenemos que darles, ¿no les parece?…
Por hoy y para comenzar, reproducimos a continuación el texto del último post del último blog con que los atacamos el otro día, y  con el cual rubricamos el bombardeo dejándoles en pocas líneas una puerta abierta para negociar, y una velada amenaza, que muy velada que digamos, tampoco nos pareció.
Aquí entonces, amigo lector, en El Martiyo contra Clarín, a partir de hoy, todas las noticias y apostillas de una guerra que ellos daban por terminada, y mirá vos… no terminó. Se equivocaron otra vez.


 Panorámica real del monopolio que sin temblar enfrentamos


* * *

LA PROCLAMA
(Contexto):

A las 16,30 comenzó el bombardeo, a las 16.36, Clarín había paralizado el sistema. Este fue el último post que allí quedó sobre los otros diez nuestros, y  por 30 minutos más hasta que lograron borrarnos completamente y normalizar el servicio. Fueron en total 36 minutos que conmovieron a Clarín.... pública, no merafóricamente.

(Título expuesto en la cartelera):

POR HOY PARAMOS… TAL VEZ ESTE POST NO ALCANCE LA CARTELERA… PERO LOS NÚMEROS SON INFINITOS, CLARÍN… DEVUELVAN El Martillo O AGUÁNTENSE El Martiyo… (Clarín blogs: tal vez les interese leer este post antes de destruírlo) Y A TODOS LOS BLOGUERS DE LA COMUNIDAD: ¡CUIDADO: ESTÁN EN MANOS DE CLARÍN, O SEA… Magnetto, la Noble, el coronel Gallino, Videla… brrrr… EL MARTILLO: EL BLOG QUE CLARÍN NO SE BANCÓ.


(Texto del post):

LA INFINITUD DE LOS NÚMEROS

"Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada".
Juán Perón

Es una oferta. Ustedes no tienen cómo pararnos. Cualquier anónimo tiene derecho a abrir su blog, así como ustedes tienen todo el derecho a cerrárselo inmediatamente si no les gusta. Pero inmediatamente después, no inmediatamente antes.
Porque ya vieron que existen unos pocos minutos de zona gris, de tierra de nadie de verdad libre, y que, por lo tanto,  puede coparles cualquiera...
Entre los blogs que nos destruyeron, estaba Josefina, atrapada por la pasión, una novela cuyos derechos están registrados a nombre del autor, y no de ustedes. Hasta donde pudimos averiguar por ahora, allí también entraron en una zona gris.
"Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada".
Por hoy nos vamos.  Esto fue sólo una demostración de que no olvidamos. Queremos el material que nos confiscaron, y El Marillo. A cambio les ofrecemos no hablar más de Clarín blogs y su funcionamiento. El Grupo y lo demás, están fuera de negociación.
Ahora si pueden rompernos El Siete, si les divierte.
Total los números son infinitos... Clarín
El Martiyo