////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 18 de noviembre de 2010

Destellos Apócrifos: lo que nunca dicen que dijeron...

Destellos Apócrifos

 






Como bien nos informaba en su prólogo a los Evangelios Apócrifos Jorge Luis Borges (que si supiera que lo citamos en este contexto, nos cagaría a bastonazos), el vocablo “apócrifo”, que hoy vale por “falso”, originariamente significaba en realidad  “secreto, vedado al vulgo”.
Así también -llevado por un raro brote antropológico o algo así-, El Martiyo creyó creer alguna vez que todas esas frases, lugares comunes, refranes populares, y tantas otras boludeces consideradas en general anónimas, tienen, secretamente, vedados al vulgo, sus verdaderos creadores…
Y puestos a creer, ya que estamos, cualquier cosa, El Martiyo creyó creer también que  conoce o intuye a dichos autores, y así inauguramos, y hoy reponemos y oponemos, a nuestros geniales Destellos Ajenos,  estos Destellos Apócrifos, que no por no ser geniales, dejan de ser menos apócrifos.
Estas es otra de las secciones recuperadas de El Martillo, blog clausurado por el Grupo Clarín el 11 de noviembre de 2010, no por recurrir a lenguaje vulgar o sexo explícito, sino -y jamás nos aburriremos de repetirlo- por hacer uso de la libertad de expresión por las cuales ellos tanto se desgarran las vestiduras.
Adelantamos aquí seis, para no retrasar seis más.


“No es rico el que más tiene, sino el que menos precisa” (George Soros).


“La mitad de lo que me dicen ya no lo escucho” Vicent Van Gogh


“No sé si casarme o comprarme un perro”, Stevie Wonders.


Los reyes son los padres”. Carlos de Inglaterra, príncipe se Gales.


“Si esta boca hablara…” Stephen Hawking. 

“No sé si casarme o comprarme un perro”. Lassie.

* * *