////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 25 de noviembre de 2010

OTRO POST QUE CLARÍN NO SE BANCÓ: PAPEL PRENSA: TREMENDAS REVELACIONES EN REUNIÓN INEXISTENTE

 Allá por junio de este año, El Martillo, en la comunidad de Clárín blogs, publicaba este post que ahora rescatamos de los vestigios de la batalla, y que reponemos aquí, proque más allá de los hechos que le dieran orígen, la verdad de sus hitoria no la borra nadie por mucho que nos prohiban.  


* * *



BOMBEROS EN LLAMAS



La Nación y Clarín por las calles de La Verdad.


“Lo malo no es que me hayas mentido, sino que no podré creerte nunca más”.
Immanuel Kant.

“Se puede engañar a una persona toda la vida, o a todo el mundo un día, pero a todo el mundo toda la vida, es imposible”
Winston Churchill


Un bombero con tendencias pirómanas, nunca será un buen bombero. Ni siquiera un buen incendiario. Su controvertida naturaleza, desbarata su provenir.
Tal sería el caso, por ejemplo, de un medio periodístico, cuyo negocio fundamental es la credibilidad (porque antes o después, lector que no te cree, lector que no te compra), y que, sin embargo, por su propia naturaleza perversa, no puede parar de mentir. Por eso tal medio nunca será un buen medio, ni siquiera un buen perverso. Será apenas, por ejemplo, lo que son hoy Clarín o La Nación: un montón de incertidumbres más o menos bien envueltas. Y es lógico: se pretenden La Verdad, pero por su propia naturaleza de origen, se ven obligados a mentir.
Porque la naturaleza de estos dos grupos, como es público ya, es una naturaleza de origen bastardo. Vejatoria, podríamos decir.
Pues aboliendo de un soplo brutal toda la prosapia que mutuamente se pretenden los Mitre y la Herrera de Noble, surgió por fin a la luz la verdadera historia de la empresa Papel Prensa, que los une, los funde y los confunde a los dos grupos, en un mismo crimen repleto de crímenes.

Esto lo publicaron ellos, no 678.



Pocas semanas atrás, en la última reunión de accionistas de la mencionada empresa Papel Prensa, se presentaron sin invitación el señor José Pirillo, exdueño del diario La Razón (como tal socio entonces de Papel Prensa), y la señora Lidia Papaleo viuda de Graiver, quien fuera secuestrada en 1977, y torturada durante meses hasta que por fin accedió a venderles la empresa de su marido muerto, al Grupo Clarín, a La Nación, y al Estado, representado entonces por la Junta Militar genocida.
Respiramos un segundo.
Pirillo, además, contó que al llegar a Papel Prensa en 1977, lo recibió Héctor Magneto de Clarín, en su carácter allí de gerente general, y rápidamente le explicó la tramoya a partir de la cual se habían quedado con todo. Estupefacto, claro, el señor Pirillo le reconoció a Magneto su condición de gerente general, pero le dijo que él, como dueño, prefería hablar directamente con la señora de Noble. Allí Magneto se puso tan nervioso, que para enrostrarle a Pirillo el alcance de su pistola, le contó que los hijos adoptados de la señora, los había gestionado él mismo ante Videla.
Respiramos dos segundos.
Luego la viuda de Graiver, después de 34 años de silencio y soledad, amenazada eternamente por los poderosos que la habían despojado, y sin amparo nunca de ningún gobierno hasta hoy, ahora por fin pudo hablar y contar de qué manera y hasta qué punto la habían torturado, y cómo cada tanto la sacaban de su encierro encapuchada y la llevaban ante Magnetto, quién allí le explicaba la “conveniencia” de vender en vez de morir...
No respiramos más.
Los relatos y las revelaciones de ambos son mucho más extensos y escandalosos, pero están en la red, el portal El Argentino.com, por ejemplo, las reproduce. Desde luego, nada publicaron al respecto Clarín y Nación.
Se trata de revelaciones que demostrarían sin eufemismos ni atenuantes la complicidad de ambos grupos –o sea: de los Mitre, Magneto y la Noble- con Videla y sus Chicago Killers; y confirmarían además la apropiación ilegal de los hijos de la señora por la propia confesión de su intermediario y apoderado; y también el origen delictivo del actual patrimonio de todos estos, y... Bah, hechos y revelaciones que frenarían las rotativas de cualquier diario serio en cualquier país por menos serio que éste fuera. Pero Clarín y La Nación no publicaron nada. Ni una palabra.
Nada sucedió en dicha dramática reunión de accionistas, que tampoco ocurrió jamás. Nadie allí dijo nada, nadie fue acusado de nada, nadie reveló ningún delito, ningún crimen, nada. No hubo tal reunión, sencillamente. Es otra maniobra del gobierno contra la libertad prensa.que son ellos dos y sólo ellos dos…  
Así son Clarín y La Nación: bomberos incendiarios que venden la verdad sin parar de mentir... (También por eso antes que nadie se queman ellos solos).
Y a propósito de la verdad, hoy nos dice el periódico(*) que la Cámara Federal rechazó la recusación hecha por los abogados de los hermanos Noble Herrera contra la jueza a cargo, y que por lo tanto el cotejo de ADN sigue su marcha sin obstáculos rumbo a la noble verdad de verdad.
Falta poco.
Entonces por fin sabremos si miente Pirillo o Magneto, la Noble o la Graiver... y a quién desde entonces ya no podremos creerle nunca más.



Cobos, Mitre, Magnetto, y sus tres sombras siniestras...



(*) Debido a la destrucción del Martillo por Clarín, no podemos precisar la fecha de publicación de este post, pero según nuestros archivos, es de mediados de junio, y seguramente refiere una noticia inmediatamente previa a la fuga de la señora de Noble con sus hijos, que repenteninametne se ausentaron del país. Sin embargo hoy, 25 de noviembre, oímos por radio muy estusiasmada a Estela de Carlotto augurando buenas noticias pronto... así sea. Por lo demas, como vemos, jóvenes estudiantes de periodismo, novatos y aprendices: nada pierde vigencia cuando se refieren los crímenes de  Clarín y La Náción... Son crímenes imborrables.