////// Año VIIIº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

lunes, 15 de noviembre de 2010

EUROPA EN GUERRA: ANGELA MERKEL PREPARA SU PROPIA NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS...


Nuestra sección Europa en guerra se distingue de todas nuestras otras secciones o "etiquetas", porque configura, en sí, una profecía. Ya mucho antes de El Martillo, El Martiyo anunciaba una guerra en Europa, una guerra que ya comenzó. Con el fin de reconstruir  dicha profecía, republicamos estos posts... Quien quiere oir que oiga. 

* * *


Primero fueron por los cristales, pero como yo no soy cristal…



EL REGRESO DE LOS CAMISAS PARDAS



Europa hoy. 


Dejé Europa después en marzo de 2005 despuès de cuatro años de vivir en Atenas. Recuerdo que unos días antes, por despedirme con un puchero, compré en un mercado de Kifisia una especie de batata dulce de 500 gramos por la cual pagué dos euros. En ese momento dos euros eran así como cinco dólares y con cinco dólares, en ese momento, podías almorzar en la Argentina y en casi todo el mundo, menos en Europa, donde por el precio de un almuerzo, te daban nada más que una batata cruda. Recuerdo haber mirado al verdulero y decirle en resignado español: la guerra está cerca. El verdulero me sonrió sin entender. Tal vez hoy me entienda..
Hoy, octubre del 2010, la guerra en Europa ya está comenzada aunque mucho no parece, así como toda gran inundación al principio parece sólo una lluvia que ya parará.
¿Cuándo empezó la Segunda Guerra Mundial? ¿Cuándo Hitler invadió Polonia, la noche de los Cuchillos Largos, la de los Cristales Rotos, o el día que terminó la Primera y el odio siguió sin paz?..
Angela Merkel, la canciller alemana, despuès de pelearse con Sarkozy por deportar gitanos a lo nazi -pero más todavía porque allí nomás delante de todos en Bruselas  Sarkozy la delató contando que ella le había dicho que pensaba hacer lo  mismo-, ahora ella, surfeando como puede la ola utraderechista que azota las urnas de toda Europa, dijo públicamente que la sociedad multicultural que venían soñando, era ya un fracaso.  “Este intento falló, completamente falló”
Como lo dijo en el más retorcido alemán, El Martiyo lo traduce al más puro castellano: la culpa de todo lo que nos pasa la tienen todos estos musulmanes, gitanos, sudacos  y negros de mierda, dejémonos de fantasías zurditas”.  Y lo dijo en un encuentro con los jóvenes de su partido, que allí nomás aplaudieron a rabiar.
Alentada, tal vez, instó a los inmigrantes a “hacer algo más por integrarse a la sociedad alemana”, y demandó que por lo menos “aprendieran la lengua”. Los jóvenes presentes aplaudieron aún más rabiosos.
Arrastrada quizá por el éxito fácil, la Merkel entonces se largó a explicar:
“A comienzos de los años ’60 convocamos a los trabajadores extranjeros a venir a Alemania y ahora viven en nuestro país. Nos engañamos a nosotros mismos diciéndonos que no se van a quedar, que en algún momento se irán, pero ésta no es la realidad”.

Angela Merkel: se cuelgan de Alemania.

No, Angela no se volvió loca, ni Adolfo tampoco… son meras encarnaciones de sus pueblos insanos.
En los últimos meses los partidos populistas de derecha impidieron la elección de gobiernos con mayorías parlamentarias propias en tres países de la Unión Europea: Bélgica, Holanda y Suecia. Tres países hasta ayer nomás modelos de progresismo, libertad y tolerancia, hoy giran brutalmente a la derecha porque ven al Islam, por ejemplo,  “como nuestra mayor amenaza extranjera desde la Segunda Guerra Mundial", según repite chocho consigo mismo Jimmie Akesson, presidente de los demócratas suecos, de 31 años.
No, Angela no se volvió loca…
Los partidos populistas de derecha forman parte de gobiernos de coalición en Italia y Suiza desde hace años, y tienen escaños en los parlamentos de Finlandia, Austria, Dinamarca y Noruega.
El Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen –hombre que llegó a estar incluso a la derecha de sí mismo- se alzó con el 9 por ciento de los votos en las últimas regionales francesas, gracias a su fuerte campaña antiislámica.
La Liga del Norte italiana ganó el control de las regiones de Venecia y el Piamonte. Durante la campaña, graciosos, sus activistas regalaban jaboncitos “para lavarse después de tocar un inmigrante".
Angela no está loca, Europa sí.
Vaciados por años de consumo inútil, terminado en pesadilla el sueño del euro, reducido a nido de víboras la nueva Unión Europea, en caída libre sus tasas de natalidad, y en manos de líderes sin respuestas más que para avivar el fuego en el que empiezan a arder; Europa entró en guerra.
Al igual que aquél verdulero de Kifisiá, pocos lo advierten porque recién comienza y las guerras son así, como llos volcanes: los vemos estallar cuando escupen su fuego, no cuando empiezan a latir. Que es cuando nace el estallido.


Jóvenes alemanes sueñan con una gran, gran nación...